“Vivir es fácil con los ojos cerrados”, de David Trueba, dulzura y melancolía con amargo trasfondo.

“Vivir es fácil con los ojos cerrados”, de David Trueba, dulzura y melancolía con amargo trasfondo.

David Trueba entrelaza en esta pequeña y enternecedora película la vida de tres personajes en busca de su momento. Mientras un profesor, que enseña inglés con la música de Los Beatles, ansia su encuentro con Lennon, dos jóvenes deciden huir de sus respectivas vidas en busca de su lugar en el mundo.

Nos encontramos en 1966, cuando John Lennon viaja a Almería para participar en el rodaje de “Cómo gané la guerra”, de Richard Lester, casi como una huida hacia un futuro diferente tras las crisis de su banda y el temor a un inminente divorcio. El contexto nacional no puede contrastar más con la estética del grupo: una España gris, con miedo, con la guerra aún en el recuerdo y con una banda sonora radiofónica controlada por el clero y el Estado. Mientras tanto, el telediario informa de momentos claves como son el baño de Manuel Fraga en Palomares.

Javier Cámara, un maestro gritando Help!

Javier Cámara, un maestro gritando Help!

La necesidad de cambio vital, de búsqueda de un nuevo rumbo, es el sentido de esta historia que cuenta con la búsqueda de un encuentro con Lennon como impecable “macguffin”. El lograrlo o no pierde importancia ante los diferentes personajes que Antonio, un humilde maestro de Albacete, se va encontrando en su camino. Entre sus intenciones figura la de pedirle que la banda incluya en sus álbumes la letra de las canciones, puesto que son su material imprescindible para sus clases de inglés. En su ruta se encuentra con Belén, una joven de 21 años, recluida por su familia, que ha decidido huir de esa difícil situación. Ambos se cruzarán con Juanjo, un adolescente que se ha fugado de casa tras otro enfrentamiento con su padre.

Javier Cámara da vida al maestro logrando una impecable interpretación a la altura de las expectativas. El joven Francesc Colomer, ya despojado de su papel protagonista en “Pan Negro”, consigue transmitir una naturalidad propia de otra época, algo parecido a la debutante Natalia de Molina. Son el trío protagonista de esta peculiar road-movie que es “Vivir es fácil…” y que está acompañado por interpretaciones de lujo en papeles secundarios. Jorge Sanz logra dar credibilidad a un personaje cuyas acciones son el único pero que se encuentra en la película siendo el padre en la ficción del joven Juanjo, mientras que Ariadna Gil interpreta a su madre.

Francesc Colomer y Natalia de Molina en "Vivir es fácil con los ojos cerrados"

Francesc Colomer y Natalia de Molina en un alto en el camino

La melancólica visión de los 60 se impone sobre el duro trasfondo de soledad de cada personaje. La trama, efectivamente, está plagada de lugares comunes, pero sin embargo logra superarse a si misma transmitiendo una vitalidad indiscutible. Sutilmente Trueba logra hacernos llegar además varios mensajes sobre la actualidad con los que sería conveniente reflexionar, como la necesaria solidaridad con los que nos rodean o la importancia de un sistema educativo que forje a una generación menos unipersonal y si más social.

Aparte de todo ese cariño con el que se trata la música de los Beatles, cabe destacar la referencia a Claudia Cardinale y la proyección en un pequeño cine de Almería de la película “El padre Manolo” del recientemente fallecido Manolo Escobar. Un doble homenaje que acompaña al de los desaparecidos cines de provincias y que precedieron al cierre de salas también en las capitales.

La película, entre otros, aparece dedicada a Juan Carrión, el auténtico maestro que acudió en su momento en busca de Lennon y que inspiró esta historia que ahora protagoniza Javier Cámara. ¿El mejor consejo? Olvidarse de todo lo leído y acudir al cine para dejarse conducir por la carretera hasta sentir el soplo del Mediterráneo a través de la pantalla.

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), de David Trueba, se estrena en España el 31 de octubre de 2013

Javier Cámara, Natalia de Molina y Francesc Colomer en un alto en el camino

Javier Cámara, Natalia de Molina y Francesc Colomer en “Vivir es fácil con los ojos cerrados”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *