“Viaje a Surtsey”, lo que pudo ser y no fue.

“Viaje a Surtsey”, lo que pudo ser y no fue.

La historia de Viaje a Surtsey parte de una premisa bastante simple y muy clara, presentándonos a dos amigos de la infancia a los que el tiempo y sus inquietudes personales les han ido distanciando irremediablemente, mal que les pese. Tras unos cuantos años sin tener contacto entre ellos, y ahora que comienzan a peinar algunas canas, intentan ponerle remedio decidiendo ir a pasar unos días de acampada a la montaña (los siempre impresionantes Pirineos), una costumbre que según nos cuentan solían hacer en su juventud, y que deciden “actualizar” llevando consigo a sus hijos adolescentes y a un perro tuerto.

foto-viaje-a-surtsey-2-079[1]

Viaje a Surtsey, de Miguel Ángel Pérez y Javier Asenjo

Hasta aquí ningún problema, partes de la base de que la película ha sido dirigida por dos directores noveles y no pretende ser ambiciosa en su argumento, sino que se persigue dar mayor importancia a sus contenidos y a su desarrollo. Tal es así que leyendo la propia sinopsis del film, sus creadores la describen como “una comedia moderna sobre la amistad, la superación, la relación entre padres e hijos y las pequeñas y grandes aventuras que afrontamos a lo largo de la vida”. Y aquí sí que encontramos el primer inconveniente para poder valorar positivamente la película. De hecho, si algo queda claro tras visionar Viaje a Surtsey, es que está película no se quedará en tu retina demasiado tiempo, pues tan solo se limita a contarte sin la fuerza deseable la vida de unos personajes no especialmente interesantes y bastante estereotipados, con los que difícilmente conseguirá el espectador involucrarse. Es más, quizás sentirás un cierto sabor agridulce ya que probablemente pienses que tuviste la ocasión de haber asistido a un proyecto realmente interesante que nunca terminó de cuadrar, ni mucho menos triunfar en sus pretensiones. ¿A qué es debido esto? Pues en mi opinión, en  su inmensa mayoría al carácter marcadamente novicio de sus creadores, cuya realización peca desde el primer momento de un regusto ciertamente amateur, lo que puede suponer un problema pues aunque en todo momento denotas el espíritu bienintencionado de los debutantes Miguel Ángel Pérez y Javier Asenjo (guionistas y directores) a la hora de rodar la película, no terminan de conseguir cumplir los objetivos que te da la sensación planteaban abordar. No obstante, en honor a la verdad, se debe reconocer que según avanza la trama, los realizadores consiguen evolucionar desde un realmente flojo comienzo hasta un final relativamente entrañable.

Sin embargo, no es este el único inconveniente con el que me encuentro para recomendar Viaje a Surtsey, pues si no consigues identificarte con los personajes no es tan solo responsabilidad directa de los realizadores, sino a las en ocasiones poco creíbles interpretaciones de sus actores (solo se salva Raúl Fernández de Pablo, que está correcto). En pocas palabras, en el apartado interpretativo nos encontramos con otro objetivo incumplido, pues resulta obvio que en todo momento se busca que el espectador se identifique con los personajes. Nada más lejos de la realidad.

surtsey2[1]

Viaje a Surtsey, de Miguel Ángel Pérez y Javier Asenjo

Pero no todo es negativo, pues a mi juicio resulta bastante loable el realismo que adquiere la película en bastantes tramos, que agradeces ya que le otorga un cierto halo de originalidad que te motiva a seguir viéndola y darle una oportunidad. Aunque nunca termine de convencerte, por momentos, la estructura narrativa poco convencional de su desarrollo te transmite ese desconcierto que es la vida en realidad, en donde nunca sabes a ciencia cierta que ocurrirá después y en donde los hechos que te ocurren no tienen que significar forzosamente un resultado en concreto. Con esto no digo que el final de un giro inesperado, tampoco es el objetivo, sino que desde el yo interno que todos tenemos, en contadas ocasiones durante el metraje te vienen a la mente sensaciones y recuerdos de cosas pasadas que no salieron como esperábamos o promesas que nos hicimos a nosotros mismos que acabaron siendo  incumplidas. Circunstancias que en uno u otro momento todos afrontamos y que no siempre se desenvuelven como esperábamos ocurrieran. Ya solo por haber conseguido transmitir este sentimiento y esta reflexión, podemos destacar que Viaje a Surtsey no es en nada un total despropósito, sin embargo tampoco debemos obviar las notables deficiencias (en su dirección guión e interpretación) con las que nos encontramos.

En definitiva, aunque cuenta con algún acierto, no se puede catalogar a Viaje a Surtsey como una película acertada, pues no cumple con sus propósitos y muestra quizás demasiadas carencias que no olvidemos son importantísimas a la hora de poder apreciar cualquier película.

Viaje a Surtsey, de Miguel Ángel Pérez y Javier Asenjo, se estrenó en España el 27 de septiembre de 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.