Ternura Negra, de Denise Despeyroux Un cuento gótico con moraleja

Ternura Negra, de Denise Despeyroux Un cuento gótico con moraleja

En la imagen dos actores con magia Denise y Joan Carles Suau, para Ternura Negra una obra escrita dirigida e interpretada por Denise Despeyroux

 

 

Por Luis Muñoz Díez

 

Ternura negra, de Denise Despeyroux renace para la escena en otoño de 2020, pero Paloma la actriz, que ensaya el personaje de María Estuardo, dirigida por Andreas, un autor que vive en una tienda de campaña junto al castillo de castillo de Tutbury al acecho de su fantasma.  Llevan siendo obra y personajes desde el año 2015, en que Ternura Negra participó la muestra Surge Madrid, y recaló en 2016 en la Sala Mirador, dando vida a Paloma la actriz, Ester Bellver.

Tuve la oportunidad de ver ese montaje donde Ester Beller decía y se actuaba con acierto, pero no sé por qué motivo al ser la propia autora la que se encarga de interpretar a Paloma la actriz, la pieza adquiere un tono cargado de misterioso, más gótico.

La vida de María Estuardo, que obsesiona Andreas el autor, y a Paloma la actriz, giró 365 grados en varias ocasiones de su vida. Hija única de Jacobo Estuardo, fue proclamada reina con seis meses, pero salió de Escocia rumbo a Francia, donde se caso con el delfín Francisco, llegó a ser reina de Francia durante poco tiempo porque enviudó.

En 1561 regresó a Escocia para ser reina, se enamoró de James Hepburn, pero con un mate de hielo se casó con su primo Enrique Estuardo, para poder optar ella, y su descendencia, a la corona de Inglaterra.

Una vez nacido el hijo legítimo, su marido Estuardo ya no era necesario, y el pobre murió asesinado. Todos señalaron, con razón, al amor hasta ahora platónico de la reina, James Hepburn, pero logró ser absuelto, y por fin María Estuardo, con sus deberes dinásticos hechos, se permitió caer en sus brazos y casarse con él, Paloma la actriz, que ensaya la vida de la soberana, se siente identificada con ese amor que supo esperar, como espera ella a su Hepburn particular .

Denise Despeyroux es Paloma la actriz, enamorada de Andreas, su particular James Hepburn, en Ternura Negra.

Denise Despeyroux es Paloma la actriz, enamorada de Andreas, su particular James Hepburn, en Ternura Negra.

Es curiosa la atracción que sienten autor y actriz, por un personaje con un destino tan siniestro, porque si bien su hijo fue Jacobo I de Inglaterra, y VI de Escocia, ella murió decapitada, con el laso beneplácito de su propio hijo, después de pasar 18 años de cautiverio.

Paloma sobrevive en una buhardilla llena de goteras, mientras cada día conecta por Skipe con la tienda de campaña instalada junto al castillo de Tutbury, donde Andreas espera conectar con el espíritu de la soberana, y confirmar una duda, si llegó a entrevistarse con su prima la reina Isabel, y lo que es más importante, confirmar si se negó a pedir clemencia para salvar su vida.

Paloma está entregada con pasión al proyecto, pero teme estar varada esperando un personaje que no acaba de cuajar, y un amor que no llega. Al elenco se une Hugo un joven que, ante el asombro de la actriz, no acaba de ver claro, por qué para interpretar a la cincuentona reina Isabel, se haya elegido a un joven de 18 años, que afirma ser un niño índigo, pero el vital compañero revitaliza su espera, y propicia el juego.

Su condición de niño índigo le lleva a recordar, reproduciendo hechos y palabras, pasajes de la historia como cuando fue asesinado el consejero italiano de la reina María, por mandato de su marido en connivencia de los nobles, pactando que el múltiple acuchillamiento fuera en presencia de la reina embarazada.

Si bien, los espíritus el autor los busca en Inglaterra, donde se materializarán será en la buhardilla. Andreas invocará a los regios espíritus en una estancia del castillo clausurada, porque se dice que, ocurren sucesos paranormales, y será aquí en la buhardilla y en Paloma, en quien se reencarne la reina María, e Isabel en Hugo.

Joan Carles Suau es Hugo el niño índigo llamado a interpretar a la reina Isabel I de Inglaterra en Ternura Negra.

Joan Carles Suau es Hugo el niño índigo, llamado a interpretar a la reina Isabel I de Inglaterra en Ternura Negra.

El suceso paranormal servirá para anclar la vida de Paloma, confesar a Andreas que le ama, rogándole que vuelva, de alguna manera ya no quiere ser María, reconociendo que las cosas se superponen, y unas no nos permiten ver a las otras, ocultando las que realmente importan.

El montaje está muy bien coordinado, y es digno de señalar, dados los recursos que se ponen en práctica. Andreas dialoga con Paloma desde una pantalla, Hugo el niño índigo, se nos presenta por primera vez como un holograma, que se pueden ver en Inglaterra y aquí, mientras él actor, está otro lugar esperando para hacer una audición.

Denise Despeyroux es la autora del texto, responsable de la dirección y firma la dirección del audiovisual, junto a Jorge Sánchez-Cabezudo, e interpreta a Paloma la actriz. No se puede negar que Denise es una mujer valiente, ni reconocer que está capacitada para lograr con éxito, un trabajo tan personal.

La función tiene una factura de calidad, conformada con la escenografía de Eduardo Moreno, el diseño de iluminación de Pedro Yagüe y Enrique Chueca Peña, el diseño de vestuario de Lupe Valero, y la música y diseño de sonido de Pablo Despeyroux.

La interrelación de los actores funciona como un reloj, aunque conviva la imagen desde la que interactúa Andreas interpretado por Fernando Cayo, con la actriz Paloma Denise Despeyroux, y Hugo el niño índigo, al que da vida Joan Carles Suau, sobre el escenario.

La magia del cuento gótico funciona, quizá porque en todo momento está implícito que se trata de un juego. La dramaturgia está bien nivelada, y cuando algo adquiere demasiado hierro, el diálogo de Paloma o Hugo ancla los pies de nuevo en tierra.

El buen trabajo actoral de Fernando Cayo y Joan Carles Suau ya lo conocía. Denise como actriz me ha sorprendido gratamente, tiene una voz hermosa e imprime a Paloma una mezcla de temblor y fortaleza, componiendo una estampa romántica de dama del bosque, perfecta para el cuento gótico que nos presenta.

Fernando Cayo es Andreas, el autor obsesionado establecer contacto con el espíritu de María Estuardo, en Ternura Negra.

Fernando Cayo es Andreas, el autor obsesionado establecer contacto con el espíritu de María Estuardo, en Ternura Negra.

Título Ternura Negra Escrita y dirigida por Denise Despeyroux Elenco Paloma Denise Despeyroux Andreas Fernando Cayo y Hugo Joan Carles Suau Diseño de escenografía: Eduardo Moreno Diseño de iluminación: Pedro Yagüe y Enrique Chueca Peña Diseño de vestuario: Lupe Valero Música y diseño de sonido: Pablo Despeyroux Producción ejecutiva: Carles Roca y Ana Guarnizo Ayudante de dirección: Máximo Huerta Ayudante de producción: Andrea Quevedo Diseño gráfico: Joan Carles Suau Fotografía: Sergio Parra Prensa: María Díaz Producción: Carne Viva y Vania Produccions.

Realización audiovisual: Dirección: Jorge Sánchez-Cabezudo, Denise Despeyroux Auxiliar de dirección: Alejo Serra Dirección de fotografía, cámara y edición: Daniel Sosa Sonido: David de los Ríos Producción: Carne viva Auxiliares de producción: Goyo Díaz Cifuentes, Beatriz Jaén.

Ternura negra se puede ver en el Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa -Madrid- más información de fechas horarios y compra de entradas aquí.

 

 

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *