Sucedió alguna vez

Sucedió alguna vez

Eróstrato incendió el templo de Artemisa en Éfeso (una de las siete maravillas del mundo) para que su nombre pasara a la posteridad.

Lo consiguió.

¿Qué tenemos si ponemos en la balanza a un lado “Eróstrato” y al otro “el templo de Artemisa”? Dos nombres que pesan lo mismo.

El pasado, si bien remoto, no pesa más que por el peso de los legajos que contienen su historia. Así pasará con nosotros, y eso si hay suerte.

El futuro es un imponderable, y por tanto, flatus vocis. No pesa nada, o casi nada.

¿Y el presente? El presente nos oprime, nos agobia y nos inunda de su verborreica prosodia que tanto llena las bocas de tantos y tantos predicadores del signo de los tiempos.

Sabemos que vivimos pero no vivimos para saber, desgraciadamente. Lo único que nos salvaría sería una gran ola que anegara todo a su paso y dejara a unos cuantos supervivientes preocupados sólo de sí mismos.

Pero como eso seguramente no va a pasar tenemos que lidiar con el peso del presente sobre nuestras cabezas y hundiendo nuestros hombros y nuestros pechos. En un lodazal. El lodazal del conformismo y la vacuidad.

La nada es el contenido más habitual del presente. Casi siempre acompañada de naderías. Y la vida humana se caracteriza por sobrenadar o chapotear en ese lodazal. De nada nos sirven la inteligencia, supuesta, o el valor, que se supone.

Somos meros hocicos y bocas boqueantes que capturan la nada envuelta en porquería y nos la comemos. Sí, la deglutimos y digerimos y defecamos y vuelta al lodazal y vuelta a empezar.

Nada nos va a salvar. Tenedlo presente. El destino de los hombres es vivir en la crueldad y la inmundicia mientras tengamos que seguir cultivando los campos y arar la tierra. Es el destino al que nos ató el Neolítico y de ahí no salimos.

Pero el excedente, mal repartido, tiene por virtud generar la raza de los artistas, ese polvillo que cubre a ratos la superficie del lodazal. Y los artistas vienen y deambulan un instante y caen y se levantan y vuelven a levantarse.

Para señalar la luna con el dedo y lograr así el milagro estúpido de que les miren el dedo. Y si alguien mira el dedo ya está perdido porque ha elevado, por un instante repito, por encima del lodazal, una imagen o un sonido.

Y ese sonido, palabra o música, y esa imagen, condensan todo aquello en lo que creen los humanos, muy a pesar suyo. El pasado y el futuro.

Y vuelta a empezar.

Autor

José Zurriaga
Soy José Zurriaga. Nací y pasé mi infancia en Bilbao, el bachillerato y la Universidad en Barcelona y he pasado la mayor parte de mi vida laboral en Madrid. Esta triangulación de las Españas seguramente me define. Durante mucho tiempo me consideré ciudadano barcelonés, ahora cada vez me voy haciendo más madrileño aunque con resabios coquetos de aroma catalán. Siempre he trabajado a sueldo del Estado y por ello me considero incurso en las contradicciones que transitan entre lo público y lo privado. Esta sensación no deja de acompañarme en mi vida estrictamente privada, personal, siendo adepto a una curiosa forma de transparencia mental, en mis ensoñaciones más vívidas. Me han publicado poco y mal, lo que no deja de ofrecerme algún consuelo al pensar que he sufrido algo menos de lo que quizá me correspondiese, en una vida ideal, de las sempiternas soberbia y orgullo. Resido muy gustosamente en este continente-isla virtual que es Tarántula, que me acoge y me transporta de aquí para allá, en Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *