SITGES 2021: De máscaras y enigmas.

SITGES 2021: De máscaras y enigmas.

Por Nacho Cabana.

Radicalidad es lo que busca el espectador de la sección Noves Visions del Festival de cine de Sitges. Y en esta edición 2021 la ha encontrado en 2551.01 de Norbert Pfanfeenbichler, programada en acertado programa doble con la ya comentada en estas páginas Gaia. Se trata, la que ahora nos ocupa, de una película de poco más de una hora que, agárrense, reformula El chico de Charles Chaplin situando su argumento en un mundo apocalíptico, iluminado con abundantes luces estroboscópicas, grabado casi en su totalidad en alcantarillas y pasos subterráneos y protagonizado por actores que llevan máscaras que parecen compradas en el equivalente austríaco de Fiestas Paco. 

El asombroso acierto de su director es que con todo ello crea una sucesión de impactantes composiciones (me quedo con las Barbies obedeciendo las órdenes del muñeco de ventrílocuo) por la que hace avanzar las referencias al original de Chaplin, renunciado también a los diálogos en lo que puede aspirar desde ya a ser el remake más insólito de la historia del cine (con permiso de Sueñan los androides de Ion de Sosa). 

2551.01 hace de la necesidad virtud, integra las carencias de producción en su discurso audiovisual, modifica la textura y etalonaje prácticamente en cada plano, apabulla con la banda sonora y nos hace esperar com fervor el siguiente capítulo de su experimento titulado: Orgy of the damned. 

También hay máscaras, que esta vez parecen compradas en el Ale-hop, en Medusa, debut de la brasileña Anita Rocha da Silveira, otra de las películas vistas en Novas Visiones. 

Las patrullas vecinales religiosas que dan palizas a las muchachas descarriadas para luego subir los videos de estas a internet y conseguir likes, la deriva autoritaria de Brasil, la chica educada en un ambiente liberal que de repente se ve obligada a vivir entre fanáticos religiosos, la bizarra utilización de las redes sociales para hacer proxenetismo evangélico, el deseo de libertad y su represión, la homofobia, los mitos latinoamericanos populares contemporáneos que llenan horas y mentes… 

Todos estos interesantes temas son sucesivamente enunciados y abandonados rápidamente por Anita Rocha da Silveira que se revela incapaz de desarrollar mínimamente ninguno de ellos, ahogando demasiado pronto sus largometraje en una sucesión interminable de lugares comunes de cortometrajista a la que solo el trabajo del operador de foto salva del amateurismo. 

Tampoco es demasiado acertada, aunque sí más entretenida, Bloodthirsty de Amelia Moses, una película que hubiera ganado con algo más de presupuesto, mejores actores y algo más de humor en el desarrollo de la historia de esta vegana que convertida en hombre lobo por razones que podrían haber sido más… radicales. 

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial. Acaba de publicar en México su nueva novela VERANO DE KALASHNIKOVS (Harper Collins). Su nueva serie, MATADERO, este año en Antena 3 y Amazon Prime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.