Selu Nieto ha escrito y dirigido Dolores para Teatro A La Plancha

Selu Nieto ha escrito y dirigido Dolores para Teatro A La Plancha

Selu Nieto ha escrito y dirigido Dolores para Teatro A La Plancha. En el escenario le acompaña Esther Alonso Foto Gente Bastarda

 

Por Luis Muñoz Díez

 

Dolores. Con las alas del amor salté la tapia, es una pieza escrita y dirigida por Selu Niero para su compañía Teatro A La Plancha, en ella representa una distopía que fecha en un futuro tan próximo como es el verano de 2024. El escenario que acoge la función lo ocupa un chamizo informe construido con láminas de chapa. Un hombre duerme sobre unas maletas apiladas, que por lo que parece usa de mesa, rodeado de papeles amarillentos y de una calavera, teniendo por asiento en una taza de bater. Una mujer vestida con una especie de camisón blanco muy sucio, hace una escalera de ruidos de menor a mayor, para que el hombre despierte, sin éxito alguno. Mientras mueve y remueve los objetos para que suenen, anda con torpeza con un pie calzado, y el otro descalzo.

Cuando logra despertar al hombre, inician una conversación tan disparatada como irónica, por la que sabremos que se llaman Pepi y Pepe, que ella es actriz y él actor, autor y director de su propia compañía.

Los datos suficientes para conocer la condición de soñadores irredentos de ambos. Vivir a la intemperie lo nombraran, estar en un espacio para realizar una residencia artística, y muy agradecidos a un empresario que a modo de mecenas les ha invitado a vivir en la calle, por tanto tiempo como quieran estar.

A la ruina que sufren y, a la que han arrastrado a la familia de Pepi, es por haberse gastado los ahorros de la madre de la artista, en una escenografía en la que se puede representar igual un Shakespeare que un Valle Inclán, y no es otra cosa, que el montón de planchas de metal que hasta ese momento creíamos su techo.

PepiEsther Alonso-  apremia a Pepe –Selu Nieto-, para que acabe la obra que lleva escribiendo desde hace 13 años en su particular residencia artística. La actriz ha perdido toda esperanza de levantar cabeza, lamenta el dinero tan mal invertido que les prestó su madre, pronto nos enteraremos de que en su compañía se llama La madre de la Pepi, en honor a su madre, pero cada vez que oye la palabra Teatro, se le enciende una luz roja de peligro, y suena una sirena como alarma.

Selu Nieto representa a el hombre inasequible al desaliento, que le gusta dormir porque en sueños traspasa paredes. Dolores escrita y dirigida por Selu Nieto para Teatro A La Plancha. Foto Gente Bastarda

Selu Nieto representa a un hombre inasequible al desaliento, que le gusta dormir porque en sueños traspasa paredes. Selu Nieto escribe y dirige Dolores para Teatro A La Plancha. Foto Gente Bastarda

El trabajo teatral es un constante tallar en humo, y no hace falta llegar a la precaria y simbólica situación de la pareja de cómicos, para saber que la suerte de los cómicos o “teatreros” corre en paralelo con la realidad, y digo que corre en un paralelo sin llegar a producirse un choque frontal, porque todo cómico que realmente lo sea, con un leve estímulo de un “igual si hay suerte… podría caber la remota posibilidad de que si todo cambiara… que le hará no cejar en su empeño hasta que la muerte le pille en ese afán.

Detrás del aspecto imposible Pepi y Pepa, se esconden toneladas de ternura en estado puro, que los actores Esther Alonso y Selu Nieto transmiten sin usura por cada poro de su piel. En un cambio de registro que pasa de la mayor desazón a la ilusión ante un simple rayo de luz, de niños a adultos, de actores fracasados cuando no actúan, a triunfales cuando recitan a los clásicos, de ser una mujer desengañada, y un hombre que le responde siempre con una sonrisa ante la impotente e innegable realidad que Pepi le nombra, y todo, lo crean y lo recrean en décimas de segundos.

Ante la total decepción Pepi. Pepe creará su ultima quimera que, no será otra cosa que una representación en la que el público llenará la platea del teatro, devolviéndolos con sus aplausos lo que ya no son, y quizá nunca fueron, aunque aforasen como triunfal pareja artística todos los teatros de la provincia de Ajarofe.

Teatro A La Plancha indaga en la respuesta ante la adversidad, en la capacidad de crear un cobijo ante la inclemencia de los hechos. Con Dolores, señalan los sueños que posiblemente podemos creer ilusos de los dos cómicos, simplemente porque no se cumplieron. Pero Pepi y Pepe son un espejo en que nos podemos mirar todos. Cual es el espacio que resta entre lo que dimos por hecho que seriamos, y lo que en realidad somos, posiblemente no nos guste la respuesta. Ilusión y desencanto son las dos caras de una misma moneda, que en la mayoría de las veces lanzamos en nuestro propio ombligo.

En la imagen la actriz Esther Alonso, que ha perdido la vocación y le suena una sirena de peligro cuando oye la palabra Teatro. Selu Nieto escribe y dirige Dolores para Teatro A La Plancha Foto Gente Bastarda

En la imagen la actriz Esther Alonso, que ha perdido la vocación y le suena una sirena de peligro cuando oye la palabra Teatro. Selu Nieto escribe y dirige Dolores para Teatro A La Plancha. Foto Gente Bastarda

El chamizo de chapa, que de entrada creemos residencia de los personajes, se debe al diseño y ambientación del siempre acertado Alessio Meloni, y será una caja de sorpresas para subrayar como literalmente se une el suelo al paso a Pepi y Pepe, como ayudante ha contado con Elliot Kane Cubells, y  David Cubells, que es el responsable de su buena articulación porque es él, quien lo ha materializado.

Escenografía y actores están iluminados con un trabajo acorde y muy cuidado de Alberto Hernández de las Heras. El vestuario y el maquillaje son una verdadera obra de arte que, como la calavera parecen recién extraídos de un enterramiento. El diseño de maquillaje es de Gema Flores, y del vestuario Paloma De Alba, ayudada por Guillermo Espinosa. Del espacio sonoro se ha encargado Daniel Jumillas, imagino que con su alarma de peligro incluida, cuando se oye la palabra Teatro.

Todos estos “teatreros” como Pepi y Pepe, contribuyen al impecable funcionamiento de la puesta en escena dirigida por Selu Nieto, que revalida el merecido prestigio de Teatro A La Plancha. 

En la imagen el actor Selu Nieto y la actriz Esther Alonso, que ponen toneladas de ternura a Pepi y Pepe, dos teatreros irredentos. Selu Nieto escribe y dirige Dolores para Teatro a la Planca Foto Gente Bastarda

En la imagen el actor Selu Nieto y la actriz Esther Alonso, que ponen toneladas de ternura a Pepi y Pepe, dos teatreros irredentos Selu Nieto escribe y dirige Dolores para Teatro a la Planca. Foto Gente Bastarda

 

Dolores estará en cartel en la Sala Teatro Cuarta Pared de Madrid, más información de fechas horario y compra de entradas aquí.

 

Reparto: Esther Alonso y Selu Nieto Texto y dirección: Selu Nieto Ayte. Dirección: Susana Hernández Diseño de escenografía: Alessio Meloni (AAPEE) Ayudante de escenografía: Elliot Kane Cubells Realización escenografía: David Cubells Ambientación de escenografía: Alessio Meloni, Elliot Kan, Martina Meloni Diseño vestuario y confección: Paloma De Alba Espacio sonoro: Daniel Jumillas Ayudante de vestuario: Guillermo Espinosa Diseño iluminación: Alberto Hernández de las Heras Técnico en gira: Guillermo Jiménez Aguilar Diseño maquillaje: Gema Flores Diseño gráfico: Jose Fernández Fotografía: Gente Bastarda Foto fija: Salva Gil (GNP) y Florentino Yamuza (CIRAE) Prensa: Noletia Distribución: Teresa Velázquez Una producción de Teatro A La Plancha con la colaboración de: Teatro Central, Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Junta de Andalucía, Gestora de Nuevos Proyectos Teatrales (GNP) y Casa Chejov Madrid

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *