Rosa María Sardá y Ramón Madaula en «Dubte» de John Patrick Shanley.

Rosa María Sardá y Ramón Madaula en «Dubte» de John Patrick Shanley.

Doubt (2005) es una obra teatral que bebe del teatro de Mamet, especialmente de Oleanna (1992) y Speed-the-plow (1998). No tanto por su temática (con la primera tendría algo que ver, nada con la segunda) sino por el juego dramático que proponen al espectador. Se trata en los tres casos de textos en los que el autor juega con las convicciones del público implicándolo en los intercambios de poder que los personajes mantienen sobre el escenario. Lo que parece indiscutible y evidente en una escena, se pone en entredicho o directamente se contradice en la siguiente con la intención de que la audiencia vaya cambiando su juicio sobre el hecho que desencadenó el conflicto; piense que es mentira lo que antes juzgó verdad, y auténtico lo que se le vendió como impostura. Y dude cada vez más de lo que sucedió realmente, de lo que ha provocado la acción, quedando al final de la representación todas las preguntas esperando una respuesta que, a la postre, dependerá del criterio de cada receptor.

Rosa María Sardá, Ramón Madaula, Nora Navas y Mar Ulldemolins © David Ruano

La duda es, pues, algo común en los tres textos y el fin único del que nos ocupa, más que los supuestos abusos sexuales que desencadenan el drama. Con un sermón del Padre Flynn al respecto se inicia la función y con un diálogo acerca de la duda se cierra. Entre medias, una construcción dramática y de personajes impecable en las que cada frase, cada situación, cada escena está colocada en el único sitio posible. Es todo tan perfecto, Patrick Shanley está tan seguro de que su texto es imbatible que se descuida a la hora de ocultar al espectador la aritmética de su construcción. Dicho de otra forma, los mecanismos que generan la duda en los personajes se exponen de manera tan clara, están tan a la vista que no resulta excesivamente complicado adivinar qué es lo que va a pasar después. En los textos de Mamet  el juego lógico es igual de certero pero se oculta detrás de los personajes y el drama, mientras que aquí son los personajes los que se ocultan detrás del andamiaje narrativo.

Ramón Madaula caracterizado para Dubte en un magnífico retrato de David Ruano

He tenido, al acabar la representación, la misma sensación que tuve al ver la adaptación cinematográfica que el mismo autor dirigió en 2008 con Meryl Streep, Philip Seymour Hoffman y Amy Adams, que le valió el Óscar a la mejor secundaria a Viola Davis por una única escena. No puedo implicarme emocionalmente en la trama porque me doy cuenta lo que pretenden hacer conmigo a cada paso (y que conste que me encanta ser manipulado desde lo alto de un escenario o una pantalla)

La puesta en escena que hace Silvia Munt del texto (estrenada en el pasado Festival Grec y ahora ya en su segunda temporada en el Poliorama) subraya, y es un acierto, la jerarquización dentro del seno de la iglesia, alineando a las monjas siempre por debajo de los sacerdotes aunque manejando con habilidad la manipulación femenina. También le permite a Rosa María Sardá algunos rasgos humorísticos que, lejos de romper el drama, le otorgan un poco de oxígeno. La actriz, ni que decir tiene, se mueve a sus anchas bajo los hábitos de la hermana Aloysius Beauvier controlando con una sola mirada a los demás actores en escena. Ramón Madaula, que cada vez me recuerda más a Jose María Pou cuando tenía su edad, le da la réplica con presencia y autoridad que es lo que su sacerdote reclama. Los dos monólogos-sermón que tiene, los declama con la contundencia que requiere el saber que contienen en su interior el mensaje final de la obra, esto es, una reflexión sobre el silencio de dios cuando las dudas empiezan a bloquear la capacidad de reacción. Mar Ulldemolins, en el personaje más funcional de la obra, mantiene el tipo frente a los dos “grandes de la escena” que tiene al lado y sabe dotar de humanidad y encanto a su profesora de historia y religiosa demasiado apasionada.

Rosa María Sardá, caracterizada para «Dubte» en otro magnífico retrato de David Ruano

Más discutible es la contratación de Nora Novas para el papel que le dio el óscar a Viola Davis. No es que la protagonista de Pa negre (2010) de Agustí Villaronga esté mal, es realmente difícil estarlo en un rol que es un caramelo para el lucimiento de la actriz que lo interprete, sino que es de raza blanca cuando uno de los elementos que conjuga Patrick Shanley en la creación del personaje ausente en la obra (el niño supuestamente emborrachado por el sacerdote para abusar de él) es que pertenece a la raza negra. Entiendo lo difícil que es todavía en España encontrar una actriz de color que garantice una buena interpretación y que además hable sin acento subsahariano o latinoamericano pero su aparición como Mrs. Muller desconcierta y busca la indulgencia del espectador.

La escenografía  de Carles Alfaro, el vestuario de Berta Riera y la iluminación de Kiko Planas se conjugan para que dé la impresión de que las monjas aparecen y desaparecen confundiéndose con el fondo negro.

 Todo demasiado autoconsciente de su acierto y éxito.

 

DUBTE (DUDA) de John Patrick Shanley.

Dirigido por Silvia Munt.

Con Rosa María Sardá, Ramón Madaula, Nora Navas y Mar Ulldemolins.

En el Teatro Poliorama de Barcelona hasta el  9 de junio de 2013

Duración aprox. 1h 30 min.
De miércoles a viernes, 21 h; sábado, 18 h y 21 h; domingo, 18 h.
Precios de 20 a 28€. el 9 de Junio.

*Nacho Cabana es guionista de cine y televisión y ha participado en las series “Colegio Mayor”, “Médico de Familia”, “Compañeros”, “Policías en el corazón de la calle” al tiempo que gano el Premio Ciudad de Irún dos veces en diez años en 1993 por el cuento “Los que comen sopa” y en 2003 por la novela “Momentos Robados” y escribo los guiones de los largometrajes No debes estar aquí (2002), dirigido por Jacobo Rispa y Proyecto dos (2008), dirigido por Guillermo Groizard.

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial. Acaba de publicar en México su nueva novela VERANO DE KALASHNIKOVS (Harper Collins). Su nueva serie, MATADERO, este año en Antena 3 y Amazon Prime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.