“Refugio”, de Leticia Pascual

“Refugio”, de Leticia Pascual

En el programa de mano de la función “Refugio”, bajo el título dice: “Una obra de teatro inspirada en el imaginario de tres actrices”, pero la dramaturgia la firma Leticia Pascual.

En el  imaginario de todos se alberga, tener la oportunidad de poder dejar muy claros los malentendidos que quedaron pendientes y nos marcaron, que sin aviso, a veces se hacen presente, y se resienten como una deuda pendiente. En esos momentos se desearía tener un careo con los interesados, para decir: No, estabais equivocados y si pensáis eso, es porque no tenías todos los datos, os engañaron.

“Refugio” es una función de teatro y en la ficción hay que poner motivos muy claros, tanto en el hecho que propicia un reencuentro, como en las razones y las consecuencias de lo ocurrido,  para mantener una historia y el interés del espectador.

En la vida real las aclaraciones de los malos entendidos son más abstractas y abrirían un debate que casi es deseable que nunca se dé la oportunidad de aclarar nada, no se vaya a despertar algún rencor desconocido o dormido.

994136_854555997906173_2432798983397531017_n-366x517Nada descubro si escribo que la reunión está propiciada por la muerte de una amiga común, que murió ahogada en el rio que hay precisamente junto al refugio que da nombre a la función. La autora nos presenta a Sara y Laura, dos de las tres amigas  que acudirán a la cita, entrando al único decorado de la función el refugio, cargando  con una corona de muerto, que nos hace pensar que vienen directamente del funeral, pero pronto sabremos que este reencuentro se produce veinte años después del suceso, y lo sabremos antes de que se incorpore el tercer personaje que es Andrea.

En “Refugio” se debe de ver más a las adolescentes que fueron, y lo que queda de ellas, que a las mujeres que son y eso justifica la reunión.  Sería totalmente improbable que tres mujeres adultas, se reunieran para pasar la noche en el lugar en que su amiga se ahogó, dado que sería un trago amargo que sumado a otros que les habría brindado la vida, tratarían sin duda de evitar.

Las tres han elaborado su historia de lo ocurrido, en que el único hecho real es que su amiga se ahogó en el río. La causa, la parte de culpa que cada una se atribuye, no son más que lucubraciones personales que nada tienen que ver con la realidad.

Para mi ese es uno de los valores más sólido de “Refugio”, conocer lo muy engañados que podemos vivir. El recuerdo suele ser tan caprichoso como  incierto, con el agravante de que con nosotros mismos podemos llegar a ser el juez mas inflexible, cegados por la falsa premisa de que si bien para nosotros mismos somos importantes, nos engañarnos pensando que lo somos en la misma medida para los demás. En eso nos sobrevaloramos, pensando que podemos hacer mucho daño, cuando la realidad no es así,  olvidando  que los demás cuentan con su propio albedrío.

refugio_2

Leticia Pascual y Ángela Villar en “Refugio”

Laura,  está delgada y a punto de la anorexia obsesionada por lo que se come y a punto de casarse, odia a Andrea, porque la oyó gritar y piensa que su amiga murió en el empeño de ayudarla. Andrea es dolorosamente cínica, porque esconde la creencia de que la muerte de su amiga fue por salvarla a ella.

Sara, parece vestida como el día que murió su amiga, con un vestido de flores y calzado  deportivo,  es la única que continúa en el pueblo y que sabe la verdad. Ahora se pone a la puerta de las discotecas “poligoneras” y hace que se la follen chavales, porque obsesivamente quiere tener un hijo.

¿Por qué tiene ese deseo desesperado Sara de tener un hijo?  ¿Es cierta la culpa que Laura achaca a Andrea? o ¿Andrea tuvo alguna culpa, aunque involuntaria en la muerte de su amiga? Solo os adelanto, que tanto Laura como Andrea están totalmente equivocadas, y para saber el porqué y por qué Sara quiere tener un hijo, os recomiendo que vayáis a ver la función.

Refugio.

Sandra Almendros, Ángela Villar y Leticia Pascual en “Refugio”

“Refugio” es una propuesta muy honesta, con un texto bien hilvanada por Leticia Pascual, y cuenta con una interpretación muy armónica de tres personajes diferentes, en lo que María García de Oteyza,  que firma la dirección tendrá mucho que ver.

Sandra Almendros, compone con todo acierto el personaje de Sara, la chica que nunca salió del pueblo, se aferra a la adolescencia y vive de, y para él recuerdo de su amiga muerta. Leticia Pascual, pone voz y gesto a Laura, quizá al personaje más difícil por esa antipatía que sentimos ante la debilidad cuando crea causas como la anorexia. Una antipatía basada en la mera razón de que alcanzamos a saber que les ocurre, y Pascual, sale más que airosa del reto, Ángela Villar es Andrea, un personaje de cínico e inquieto, que permite a la actriz lucirse y si una actriz se luce es porque sabe hacer su trabajo.

Lo lógico es que después de la catarsis del reencuentro, Sara, Laura y Andrea salgan con una página pasada a un hecho que les marcó, pero igual que estoy seguro de que Laura y Andrea se irán libres de mucho peso, no tengo tan claro que para Sara sea un punto y aparte, los lugares nos atrapan de una forma que ni nosotros mismos somos conscientes.

Titulo: Refugio” /  Autor  Leticia Pascual / Interpretes: Sandra Almendros, Leticia Pascual y Ángela Villar / Dirección: María García de Oteyza / Producción: Compañía Las Refugiadas.

Sala La Puerta Estrecha

Fechas:  Los miércoles y jueves del 3 al 25 de septiembre de 2014 a las 21:00h

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *