“Quiero una alegría” de Jesús Ortega

“Quiero una alegría” de Jesús Ortega

Quiero una alegría” es una comedia muy negra escrita y dirigida por Jesús Ortega, en la que cuenta el afán de tres mujeres y un hombre, que le piden a la vida “una alegría”, y como la vida no parece que se dé por enterada, no se quedan de brazos cruzados. Y es que la suerte suele acudir cuando uno ya, va derecho a su encuentro.

La calamitosa situación que sufren los personajes y la forma de conseguir esa merecida “alegría”, es el juego que nos propone Jesús Ortega, en estos cuatro monólogos unidos por el avatar de un ingeniero de proyectos internacionales, que no acaba de encontrarse agusto con la secretaria que le han asignado.

Hay muchas veces que no hacemos lo que nos pide el cuerpo por miedo a que caiga sobre nosotros el molesto peso de la ley, o por el temor de que una vez conseguido el logro, nos asalte el no menos molesto complejo de culpa.  Ahí el autor acierta porque plantea y pone a hablar a unos personajes cargados de razones para hacer lo que hacen.  

945464_10151501465793892_800234592_nQuiero una alegría” es hija de un buen comienzo, y nace de un monólogo que junto a los textos de Juan Carlos Rubio, Emilio Williams, Carlos Be, Carles Harillo y Jesús Ortega formaban el espectáculo “Tres segundos“,  con el que Jesús Ortega debutó con éxito en la dramaturgia y la dirección.

Ortega retoma para “Quiero una alegría” su monólogo de la función “Tres segundos“, interpretado entonces y ahora por Miguel Ángel Calvo, sacando a escena en la nueva obra a las tres mujeres que citaba el personaje, que aportan su punto de vista, con lo que Rocío García Cano, Mayte Atarés, Merche Segura y Miguel Ángel Blanco, de uno en uno son dueños del escenario y con sus cuatro relatos completan la historia.

Hasta ahí lo que se debe contar, el resto es mejor que acudías al teatro para saber como cada uno de los cuatro personajes busca sus momentos de alegría.

Sin duda lo que une a estos tres personajes es la capacidad de tomar una decisión si las cosas no marchan. Es muy reconfortante encontrar cuatro personajes positivos y con cintura suficiente para esquivar los problemas, aunque la forma de salir de las situaciones no sean las mejor vistas.

Jesús Ortega ha escrito una comedia tan divertida como disparatada, pero aún sabiendo que todo lo que ocurre es una mera caricatura, y que las soluciones que apunta no son aplicables a la vida cotidiana. El autor dinamita la incalificable letanía  de “que desgraciadito que soy“, con la cansina deducción de “y pobrecito de mi, que no puedo hacer nada“. Poder se puede hacer siempre algo, y si elegimos quedarnos como estamos es simplemente porque preferimos esa opción a otra.

Los actores cumplen con brío su papel, cada personaje tiene diferente hondura y matiz. El de Marisa, la abogada que opta por irse de España a fregar en Suecia en casa de una componente de Abba es la menos reflexiva, y Rocío García Cano la interpreta con tino y frescura.

cartel-QUA-pantallaDespués se nos presenta a una mujer que se casó para toda la vida con un hombre y su sueldo. Tiene otra educación, mas taimada, mas reflexiva y ha tiempo para cansarse lo suficiente de su marido que no de su sueldo, y cuando toma su decisión lo hace tranquila, segura de que se entrega a “la alegría”. Mayte Atarés, borda un personaje fino y lleno de matices.

Las decisiones para tener una “alegría” de Chelo, son como las de un elefante en una chacharería o una demoledora de cascotes, y cuando se le pone a tiro el objeto deseo va a por ello.  Merche Segura hace una interpretación tan compacta de Chelo, que comprendes perfectamente que luego pase lo que pasa.

El ombligo de la función es el ingeniero de proyectos internacionales, recreado por Miguel Ángel Calvo, y si Ortega ha escrito un personaje con luz y muy jugoso, el actor hace una interpretación primorosamente pormenorizada, en la que cuenta todo el viacrucis que le lleva a tomar la decisión para tener una “alegría”, y el resultado es el de un trabajo redondo.

Un magnífico debut como autor en solitario para Jesús Ortega, del que hay que destacar el talento, no ya de saber crear cuatro personajes diferentes y brillantes, sino la habilidad de dotarlos a cada uno de un lenguaje diferente para expresarse.

La comedia ha sido siempre un buen medio para tocar los temas serios, y para mí que Jesús Ortega, con mucha gracia y optimismo nos lanza un guante que nos reta con nosotros mismos para encontrar nuestra propia “alegría”.

Quierounaalegria02Baja

Rocío García Cano, Mayte Atarés, Merche Segura y Miguel Ángel Calvo en “Quiero una alegría” de y rígida por Jesús Ortega

Título: “Quiero una alegría” / Autor y director: Jesús Ortega / Elenco: Rocío García Cano, Mayte Atarés, Merche Segura y Miguel Ángel Calvo.

Sala TÚ

Domingos 3, 10, 17, 24, 31 de mayo a las 19.30

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *