Praga, de Javier de Dios, el lugar donde fuimos inmortales

Praga, de Javier de Dios, el lugar donde fuimos inmortales

Praga, titula Javier de Dios una obra protagonizada por Beni y Jaime, una pareja estable desde hace veinte años, que invita a cenar a Susana, su amiga con mayúsculas. Aparte de los tres personajes, la función tiene otras protagonistas: unas copas de cristal de Bohemia que la pareja compró en la ciudad de Praga cuando estrenaban amor. El cristal es un material duro y resistente, con un fácil punto de rotura sin retorno, como lo tiene el amor y la amistad, y la vida.

El primer contacto que tuve con Praga fue su lectura, leer teatro es quedarse a mitad de camino, porque el teatro se escribe para ser representado, y su lectura puede ser una prueba peligrosa -que en este caso pasa con brío de campeón Javier De Dios. La construcción de la obra no tiene fisuras, escrita con un lenguaje primorosamente fiel al real, conozco a muchos hombres y a muchas mujeres que hablan como Beni, Jaime o Susana.

praga_16_web

Susana G. Burgos y Juanma López, son Susana y Jaime, una pareja con secreto Jaime en “Praga” de Javier De Dios.  Foto de Javier Naval

Praga es una obra ambiciosa porque hay leña, mecha para encenderla, fuego y queda rescoldo. Una obra en la que los personajes hablan sin usura, se desnudan sin pudor con el arma de la palabra, tan olvidada a veces en el teatro.

Al final de la función los personajes aceptarán que no son los mismos y eso es bueno, porque nadie se baña dos veces en el mismo río. El problema es nombrado con añoranza por Beni, cuando dice “Nos hemos comprendido siempre con solo mirarnos…” Cuanta verdad hay en esa frase hecha y cuanto hay de suposición. Y si es verdad, ¿cuándo dejaron de entenderse y empezó a nutrirse la convivencia de malentendidos, dando por sentadas cosas que nunca se dijeron?

Javier De Dios, como director es completamente fiel a su obra, y los actores dicen sus diálogos con una precisión matemática. Julián L. Montero, Juanma López y Susana G. Burgos, son los mismos actores que estrenaron la obra y su trabajo es meticulosamente perfecto. Encarnan tres prototipos reconocibles: Susana es Susana, la amiga cañón que no para y quiere que se sepa, Jaime y Beni, son una pareja de libro, uno mas culto y el otro mas creativo.

Si decía que el autor hace hablar a los actores en un lenguaje conocido, la dirección y la interpretación podrían hacer pensar que Julián y Juanma son pareja y Susana es su amiga. Y esto tiene un valor inestimable, porque la alquimia del teatro solo se da cuando te crees firmemente lo que estás sintiendo.

praga_12_web

Julián L. Montero y Juanma López son Beni y Jaime en “Praga” de Javier De Dios. Foto de Javier Naval

Resaltar el trabajo de alguno de los actores sería como intentar tasar si vale más el rey de Oros, el de Copas o el de Espadas, están simplemente perfectos.

Sin duda Praga tiene hoy mas vigencia que cuando se estrenó, porque cuanto más nos alejamos del logro que supuso la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, se ha ido asumiendo como normal el derecho, y ahora pesan también sus servidumbres.

Parejas que han paseado su amor con gallardía a contracorriente las ha habido siempre, y ese valor casi épico les daba un carácter indisoluble, pero con la normalización el amor por encima de todo y contra todos, de alguna manera se ha diluido en un cotidiano idéntico al del resto de las parejas, como “con quién cenamos en Navidad”, divorcios, gananciales… pero si algo marca el matrimonio es su función de procreación, y los hijos, se quiera o no, son el primer indicio de no estar completo por contar solo con el otro.

En la necesidad de tener hijos está el deseo de continuidad, de responder al tiempo que inexorable pasa sin delicadeza, y pasa recordándonos en el espejo que ya no tenemos 20, 30, 40, 50, y en esa suave y pertinaz insinuación nos desazona al pensar en la soledad y en el vacío de la muerte, quizá por eso nos aferramos a los recuerdos de felicidad y con quién los hemos vivimos, conscientes o inconscientes de que si se rompe nuestra particular cristalería de bohemia jamás se podrán unir los pedazos de amor.

Si tenéis ocasión, asistir con Susana a la cena que invitan Beni y Jaime. No perdáis la oportunidad, Javier de Dios ha sabido hablar de cosas muy serias en un tono de comedia, sin esquivar la parte oscura que todos tenemos.

12193794_1073440109362694_5955989638289080429_n

Cartel de Pragra

Titulo Praga / Texto y dirección: Javier De Dios / Elenco: Julián L. Montero, Juanma López y Susana G. Burgos / Ayudante de dirección: Sagra García Vázquez

En cartel desde el 6 de noviembre, de 2015 en La Nao 8 Teatro -Madrid- viernes y sábados a las 22:30 horas

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *