Poder y ficción. Aforismos.

Poder y ficción. Aforismos.

El tiempo es el factor que media entre poder y ficción. La ficción es por antonomasia la que no recorre el camino de la realidad. No tiene pues, en relación a esta, un recorrido temporal.

El poder se mueve entre realidad y deseo. Es, cuando no se tiene, una ficción del deseo y cuando se posee, el mayor deseo de realidad.

El mayor contenedor de realidad es el poder, que permite por antonomasia modificarla, esto es, rehacerla, volver sobre ella.

No hay vuelta de hoja en la ficción. Siempre traza círculos que nunca se desarrollan. La ficción es, por definición, lo inconcluso, incluso lo que nunca se llega a realizar.

El dinero es una de las formas del tiempo. Quien tiene dinero compra tiempo. El poder compra -y vende- ficción. Es más, la fagocita, la regurgita y la ingiere constantemente.

Tiempo, poder, ficción y dinero son las formas elementales de la mayor parte de las sociedades humanas.

Las ficciones del poder suelen ser repetitivas y dotadas de claroscuro. Son repetitivas puesto que la ficción es inconclusa. Tienen claroscuros porque el poder se opaca a intervalos para no saturar la realidad.

La realidad requiere de su contraparte, la ficción, para poder sobrellevarse sobre nuestros humanos hombros.

El deseo es la ficción que no se ha objetivado. La ficción subjetiva. O la forma que tiene la ficción de salir adelante.

La realidad es el poder silvestre, natural. El poder es la más nítida y certera representación de la realidad.

Nunca exijas al poder que se acomode. El poder no se acomoda porque está cómodo. Cómodo en su compra-venta de ficción nuda y casta.

Porque la ficción, en tanto que inconclusa, anda desnuda, siempre esperando que terminen de vestirla, pero, al no tener recorrido temporal, no puede ser preñada (origen del tiempo).

Así pues a la ficción le sobra el tiempo, mientras que el poder anda buscándolo siempre. En ese contrabalanceo nace el dinero que es, ante todo, un símbolo.

Si el poder consume ficción, generando dinero, ¿despertará a tiempo de su sueño?

El poder sueña siempre de forma autorreferencial, egotista, siempre más poder es lo que busca.

Y acaba por encontrar, siempre.

Autor

José Zurriaga
Soy José Zurriaga. Nací y pasé mi infancia en Bilbao, el bachillerato y la Universidad en Barcelona y he pasado la mayor parte de mi vida laboral en Madrid. Esta triangulación de las Españas seguramente me define. Durante mucho tiempo me consideré ciudadano barcelonés, ahora cada vez me voy haciendo más madrileño aunque con resabios coquetos de aroma catalán. Siempre he trabajado a sueldo del Estado y por ello me considero incurso en las contradicciones que transitan entre lo público y lo privado. Esta sensación no deja de acompañarme en mi vida estrictamente privada, personal, siendo adepto a una curiosa forma de transparencia mental, en mis ensoñaciones más vívidas. Me han publicado poco y mal, lo que no deja de ofrecerme algún consuelo al pensar que he sufrido algo menos de lo que quizá me correspondiese, en una vida ideal, de las sempiternas soberbia y orgullo. Resido muy gustosamente en este continente-isla virtual que es Tarántula, que me acoge y me transporta de aquí para allá, en Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *