Perlimplín -tragicomedia guiñolesca- Un Lorca en versión y dirección de Andrés Acevedo

Perlimplín -tragicomedia guiñolesca- Un Lorca en versión y dirección de Andrés Acevedo

En la imagen el elenco Marta Pons, Violeta del Campo, Borja Rodríguez, Isa Dugo, Jesús Redondo y Daimí Delgado en un momento de la representación de «Perlimplín -tragicomedia guiñolesca-«, a partir de “Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín”, de Federico García Lorca en versión y dirección de Andrés Acevedo Foto Adrián Justel

 

Por Luis Muñoz Díez

 

 

Don Perlimplíntragicomedia guiñolesca-, una obra basada en «Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín«, de Federico García Lorca en versión y con dirección de Andrés Acevedo 

La pieza corta, de cuatro cuadros, de la que parte Acevedo pertenece al teatro mas racional del autor. Todos los personajes de Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín, piensan, bien o mal, pero piensan antes de actuar a diferencia de los de otras piezas como Yerma o Bernarda Alba, en que los personajes viven a merced de sus pasiones.

En principio se puede pensar que Perimplín es un hombre sin luces, de hecho se le define como “monigote cincuentón y miedoso” al que se puede engañar y conformar con facilidad. Se casa con Belisa simplemente porque se lo aconseja su criada Marcolfa por una razón práctica, pero cuando están vistiendo de novia a Belisa, ve su cuerpo desnudo a través de una cerradura, y queda fascinado.

En el teatro de Lorca se juega con lo simbólico del surrealismo, y en esta pieza nos propone un Perimplín sin temor alguno al que dirán. No goza de su esposa la noche de bodas, ella sí, y no de un amante clandestino que sería suficiente, si no de cinco.

De los cinco balcones de la casa de Perimplín penden cinco cuerdas para escalar, por ellas subieron cinco hombres dejando su sombrero al pie de calle. Cada uno de ellos, de una raza y un continente diferente, que hicieron que Belisa disfrutase de una noche semejante a un cuento de las mil y una noches.

Lorca que conoce muy bien lo que puede coartar la opinión ajena las libertades personales, y lo plasma reiteradamente en su obra. A Perimplín  lo libera de obrar por «honor», negando la evidencia defenderá a Belisa, y buscará un bálsamo únicamente para su amor herido.

Daimí Delgado, Jesús Redondo, Borja Rodríguez, Marta Pons -abajo- Isa Dugo y Violeta del Campo

En la imagen Daimí Delgado, Jesús Redondo, Borja Rodríguez, Marta Pons -abajo- Isa Dugo y Violeta del Campo en «Perlimplín -tragicomedia guiñolesca-«. Foto Adrián Justel

Andrés Acevedo es un hombre de teatro con una sólida academia, en la que continua como docente en una indagación constante, por lo que son tan atractivos sus trabajos.

Nos permite dada la duración de la pieza, introducirnos en ella con un ritual de ensayo con las técnicas Suzuki y Viewpoints, que él trabaja e imparte. Cuando ya nos tiene alerta y cuadrados, con el único transito de ver cómo los actores cambian su ropa de ensayo por el vestuario de la obra, y después de una brevísima salida de escena. Vuelven a pisarla avanzando hacia en publico como un compacto grupo bufonesco, tan juntos unos con los otros, que semejan un cuerpo con varias cabezas empolvadas en blanco. A partir de ahí el bufón multicéfalo se desgajará para dar entidad a los personajes de la pieza de Lorca, aflojando la atmosfera como un aire de tarantela mediterránea.

Iremos a Cuba a los esponsales de Belinda y Perimplín, y el espacio sonoro nos estimulará con canciones de diversas procedencias durante un viaje que no cesará hasta el final de la representación.

La obra es directa y el mensaje llega integró al espectador. Perimplín sin reparar en moscas que le susurran simples problemas de la entrepierna, perpetra un plan para redimir su pena existencial de enamorado con el alma herida de amor, manejando los hilos de los que todos le creían incapaz.

Daimí Delgado, Marta Pons, Isa Dugo, Violeta de Campo y Jesús Redondo

En la imagen Daimí Delgado, Marta Pons, Isa Dugo, Violeta de Campo y Jesús Redondo en «Perlimplín -tragicomedia guiñolesca-» Foto Adrián Justel

El trabajo de dirección está bien medido y administrado, porque la función es muy rica en propuestas. Los actores son uno, en su trabajo de bufones para mantener alto el mágico vuelo de la representación. Son también un buen marco para acentuar el protagonismo de la bella Belisa Isa Dugo, del resuelto Perimplín Borja Rodriguez, a la bien intencionada criada Marcolfa Marta Pons, o la sabrosura cubana de la madre de la novia –Daimí Delgado-, que siente a su añoso yerno, como el timbre de una maquina registradora, que suena con cada entrada de dinero por la venta de otro cordero, de los muchos que posee, otro rasgo de racionalidad práctica de los personajes.

Aún contando solos espléndidos de cada actor, la grandeza del elenco está en la unidad generosa de su trabajo, siempre a favor de obra.

Perlimplín -tragicomedia guiñolesca- es un trabajo válido, y arriesgado porque Andrés materializa sin usura su fértil creatividad. El elenco de bufones es oro molido, formado por Violeta del Campo, Daimí Delgado, Isa Dugo, Marta Pons, Jesús Redondo y Borja Rodríguez.

Un trabajo inusual en la cartelera, por lo que si tienes oportunidad no te la pierdas, para disfrutar este tipo de montajes, no hay más que una oportunidad.

Elenco y director de Daimí Delgado, Jesús Redondo, Borja Rodríguez, Andrés Acevedo -director-, Marta Pons -abajo- Isa Dugo y Violeta del Campo

Elenco y director de «Perlimplín -tragicomedia guiñolesca-» Daimí Delgado, Jesús Redondo, Borja Rodríguez, Andrés Acevedo -director-, Marta Pons, -abajo- Isa Dugo y Violeta del Campo. Foto Adrián Justel

Perlimplíntragicomedia guiñolesca– es una producción de TeatroLABO Madrid, y se exhibe en su propia sala de manera alterna, más información AQUÍ.

Título Perlimplíntragicomedia guiñolesca-, a partir de «Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín«, de Federico García Lorca Versión y Dirección de Andrés Acevedo Elenco Violeta del Campo, Daimí Delgado, Isa Dugo, Marta Pons, Jesús Redondo y Borja Rodríguez.

Ayudantía de dirección Adrián Justel Diseño de sonido Jose Luis Sanz Iluminación Carlos Alzueta Vestuario La Compañía Audio visuales Ismael Moya y Adrián Justel Diseño gráfico Sergio Avargues y Jesús Redondo Producción TeatroLABMadrid

Autor

Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *