Mandela, del mito al hombre (Long walk to freedom)

Mandela, del mito al hombre (Long walk to freedom)

El recientemente fallecido Nelson Mandela ha sido, sin lugar a duda, uno de los personajes más influyentes y venerados del pasado siglo XX y comienzos del XXI, convertido por meritos propios en un auténtico símbolo internacional de la dignidad y la tolerancia. Esto ha derivado en que su figura haya sido retratada en el cine en varias ocasiones, por lo general basadas en momentos puntuales (aunque significativos) de su larga trayectoria como luchador en contra del Apartheid, entre las que probablemente destaque la interpretación de Morgan Freeman (todos sabíamos que antes o después encarnaría a Mandela) en Invictus de Clint Eastwood.

26531

Idris Elba en “Mandela, del mito al hombre” de Justin Chadwick

Basándose en su autobiografía escrita en 1995, el punto que diferencia a Mandela, del mito al hombre sobre estas películas, es que da un paso más allá planteando un proyecto de mayor envergadura reflejando casi toda la destacada vida del ex-presidente sudafricano. Sin embargo, aún reconociendo la ardua tarea que supone abarcar en un sentido amplio 50 años de la vida de Mandela, puede decirse que esto precisamente supone uno de los principales problemas sufridos por la película. De hecho, se pretende recoger tantos momentos relevantes que finalmente parecen más bien episodios mal enlazados que no terminan de cuajar, ni otorgarle la relevancia que probablemente tenían. Por otro lado, en mi opinión no se ha sabido conjugar los aspectos más íntimos, con los públicos (de sobra conocidos), retratando de forma acelerada e impersonal varios puntos importantes sin ahondar demasiado en el recorrido personal del héroe sudafricano, especialmente según avanza el metraje y va creciendo su relevancia sociopolítica. El guión y la realización, además, resulta quizás excesivamente convencional y previsible (a veces parece un documental), sin buscar salirse de lo preestablecido en cualquier biopic al uso, con escenas bastante desgastadas (secuencias de niños corriendo a cámara lenta alrededor de Mandela, éste bailando danzas tribales junto a sus seguidores o frases memorables insertadas con una banda sonora de fondo que persigue la magnificencia), que aunque parecen pretender alcanzar la trascendencia cinematográfica, no terminan de conseguirla.

26532

Naomie Harris es Winnie Mandela en “Mandela, del mito al hombre” de Justin Chadwick

Sin embargo, dejando de lado sus evidentes fallos, Mandela, del mito al hombre cuenta con aspectos muy positivos que invitan a su visionado. Como primer punto, la historia que nos relata (obviando que este mejor o peor contada) es innegablemente interesante y homenajea a un hombre al que se le debe merecida pleitesía. Para el recuerdo es la escena en la que Mandela pronuncia el trascendental discurso televisivo que sirvió para detener una auténtica guerra en las calles y en el que evidenció una total ausencia de rencor y rechazo al odio, abogando por la integración social demostrando que su prioridad se encaminaba hacia la reconciliación nacional. Y por otro lado, las más que excelentes interpretaciones de todo su reparto. A destacar obligatoriamente a Idris Elba, quien a pesar de que físicamente parece más un boxeador o un atleta (sobre todo al principio parece más Huracán Carter o Muhammad Alí que Mandela) y que cuenta con un maquillaje que según se hace más necesario para envejecerle resulta aún más horrible, realiza una interpretación impresionante. De hecho, Elba se configura como el auténtico punto fuerte del filme, superando holgadamente el reto de representar a una figura tan icónica como Mandela bordando una actuación memorable. Asimismo, aunque parece haber pasado más desapercibida, también estimo que se debe mencionar a Naomie Harris, que se pone en la piel de Winnie Mandela con total acierto, su segunda mujer con la que estuvo casado durante todo su encarcelamiento. Es el apasionante trabajo de estos dos actores, conjuntamente con la relevancia del personaje, lo que consigue que el espectador se implique en una película probablemente carente de emoción en su realización y extremadamente plana en su apartado cinematográfico.

Mandela del mito al hombre, Justin Chadwick, se estrena en España el 17 de enero de 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *