Løre, de Cate Shortland

Løre, de Cate Shortland

La Alemania nazi vista desde los ojos de una joven nazi. Dicho así suena un tanto duro y redundante, pero es la síntesis perfecta de tan brillante film.

Desde hace décadas el mundo del celuloide (por no hablar del literario) ha sido pródigo en eso de presentarnos a nazis como protagonistas que, para bien o para mal, han acabado incluso convirtiéndose en parte de la memoria cinematográfica para el gran público, véase Edward Norton en la piel de Derek Vinyard, ese joven neonazi con una esvástica tatuada en el pecho en American History X (Tony Kaye, 1998), o un Ian McKellen rememorando su pasado en las SS a un joven Brad Renfro en Verano de corrupción (Bryan Singer, 1998). Y esta vez la protagonista será quien nos convierta en cómplices de su propia visión, una inocente mirada desmoronamiento de la Alemania nazi.

El segundo largometraje de la australiana Cate Shortland es un viaje a través de un país desolado tras la Segunda Guerra Mundial en la que Løre (Saskia Rosendahl), hija de un oficial nazi y educada bajo los preceptos del nazismo, deberá iniciar una larga travesía junto a sus cuatro hermanos para llegar a casa de su abuela tras el encarcelamiento de sus padres por parte de los Aliados. Al poco de iniciar su periplo, se toparán con Thomas (Kai-Peter Malina), un joven judío que les prestará ayuda en cierto momento decisivo y por quien la protagonista empezará a sentir un extraño sentimiento a caballo entre la atracción y el rechazo.

lore-saskia-rosendahl-kai-malina[1]

Lore Saskia Rosendahl y Kai Malina en Løre, de Cate Shortland

Compuesta por un conjunto de brillantes escenas que nos transportan a la posguerra alemana y sin escatimar a la hora de resolver las mismas con cierto toque de crudeza para aportar un necesario dramatismo a la historia, la película de Shortland es una adaptación de una de las historias que componen The Dark Room (novela de Rachel Seiffert publicada en 2001), además de una clara visión del holocausto desde el punto de vista de los vencidos. El cierto aire de suspense que no hace otra cosa que aumentar dramatismo al resultado final, su excelente fotografía y grandes interpretaciones llevadas a cabo por pequeños actores (desde la protagonista al resto de niños que se ponen en la piel de sus hermanos), convierten Løre en una grata sorpresa, la misma que se llevarán aquellos que esperen ver la enésima película sobre nazis y que, en su lugar, descubrirán este pequeño regalo, un regalo personificado en la joven Hanneløre, cuyo personaje seguramente será recordado con el paso de los tiempos. Un humilde tesoro cinematográfico altamente recomendable.

 Løre (2012), de Cate Shortland se estrenó en España el 13 de noviembre de 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *