Lluís Homar dirige Lo fingido verdadero de Lope de Vega para CNTC

Lluís Homar dirige Lo fingido verdadero de Lope de Vega para CNTC

Lluís Homar dirige «Lo fingido verdadero», de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

 

Por Luis Muñoz Díez

 

Lluís Homar dirige Lo fingido verdadero para la Compañía Nacional de Teatro Clásico, gracias a la existencia de la compañía, podemos ver sobre un escenario la obra de Lope, en la que hace una reflexión en forma y fondo sobre el Teatro nada menos que en 1608, siendo el autor, uno de los responsables de que las representaciones en las corralas por tema e ingenio fueran entendidas por todo tipo de público, por otra parte la pieza aborda un tema algo tramontano para este tiempo, como es la exaltación de la fe cristiana, como verdadera y única, perseguida en la Roma pagana.

La obra está dividida en tres jornadas, en la primera se ocupa de la lucha fratricida y eterna de los hombres por alcanzar el poder, y nos presenta a un Diocleciano soldado y hambriento, que pide pan a la joven Camila, esta no solo le da el pan, también le devela el falso augurio sin fundamento de que cuando mate a un jabalí, será coronado emperador, lo que hará que el soldado actúe a partir de ese momento con la falsa creencia, que le dará el salvoconducto para matar llegado el momento al rival que se interpone entre él, y el laurel de emperador, convencido de que únicamente cumple con su destino, ya escrito.

Luís Homar dirige "Lo fingido verdadero", de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

Muerto el emperador será la oportunidad para Diocleciano. Lluís Homar dirige «Lo fingido verdadero», de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

En la segunda jornada Diocleciano es ya, emperador. Sienta a su lado como igual a Maximiano, al que ha nombrado coemperador. A Camila por su acertado o forzado augurio la premia con la potestad de que no haya puerta alguna cerrada para ella en palacio.

En su deseo de celebrar el inicio de su reinado programa fastos, teatro y circo. La enumeración de fieras traidas de todos los rincones del mundo es tan fértil y prolija que, en con la mera descripción que hace ante el emperador el actor Álvaro de Juan, crea una de las escenas más sugerentes de la representación.

Luís Homar dirige "Lo fingido verdadero", de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

Lluís Homar dirige «Lo fingido verdadero», de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

Personalmente Diocleciano encarga una representación a Ginés, no quiere un drama que sería mal augurio para su reinado, ni una trama de mitológica tan lejana de lo humano, desea que se estrene una comedia que trate de engaños e intrigas. El cómico acepta el reto señalando uno de los mensajes de la pieza de Lope, en el símil de ficción y realidad, y reafirmando la inclinación del propio Lope por lo popular, y recalcando la creencia de que somos simples marionetas que manejan los hilos divinos.

La obra trata de un hombre que se enamora de una joven, encarnado por el mismo Ginés, enamorado también de la actriz, el galán pide la mano al padre de la joven. Una historia de amor y traiciones que vendrán luego, que como se puede apreciar coincide con la situación real, porque Ginés esta enamorado de la actriz Marcela, y ella a su vez bebe los vientos por Otavio, el actor que representa a su enamorado.

Luís Homar dirige "Lo fingido verdadero", de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

Lluís Homar dirige «Lo fingido verdadero», de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

En un momento la realidad se apoderará de la ficción, y Ginés es avisado de que Marcela su amada en la realidad y en la ficción, está a punto embarcar con Otavio su enamorado en la ficción y la realidad, rumbo a España. El cómico traicionado y sobrepasado, no dudará en pedir en medio de la representación al mismo Emperador que persiga y detenga a los enamorados. Los actores de la compañía temiendo por su integridad física le aseguran que nos es cierta la huida. Ginés fingirá que era un efecto de la obra, dejando convencido al Emperador de su talento para el fingimiento.

Diocleciano queda tan satisfecho con la representación, que a estancia de sus tribunos. Para la tercera jornada, invita a Ginés a representar una burla sobre la  conversión de un hombre a cristianismo, con el fin de reírse un rato, pero durante la representación el cómico oye la voz de la llamada de divina, e incluso un ángel baja del cielo para anunciar al converso la grandeza de Jesucristo como único Dios verdadero, con lo que lo fingido se hace verdadero de nuevo. Lo que provoca la condena a muerte del cómico por burlarse de Diocleciano, Maximiano, Camila y sus patricios que asistían a la representación, cegados para la fe verdadera, a pesar de haber visto con sus propios ojos el ángel bajado del cielo, por lo que se convierte Ginés es converso, y Mártir.

Luís Homar dirige "Lo fingido verdadero", de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

Lluís Homar dirige «Lo fingido verdadero», de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

Tan barroca trama Lluís Homar, la encara siguiendo la línea de no marcar con claridad ficción y realidad. Arrancando la representación con el reparto al completo vestido de forma atemporal por Pier Paolo Alvaro, presentándose ellos mismos por su nombre real, sobre un entarimado no muy alto diseñado como el resto de la escenografía por Jose Novoa, al que se accede por unas escaleras, el resto del escenario a lo alto y a lo ancho desnudo en negro, iluminado por Juan Gómez-Cornejo.

El montaje de la obra es muy estilizado, un acierto dada la cantidad de personaje que pasan por el escenario. Los actores serán espectadores durante toda la representación sentados en la primera fila y alrededor del escenario, como lo son en la ficción de las representaciones de Ginés, un personaje encarnado por Israel Elejalde, que será un espectador de excepción, como una suerte de director de escena a pie de escenario con su libreto en la mano, que será cómico dramaturgo, converso y mártir.

Luís Homar dirige "Lo fingido verdadero", de Lope de Vega para CNTC Foto Sergio Parra

Los actores Arturo Querejeta, Paco Pozo, Israel Elejalde, Miguel Huertas -Músico-, María Besant, Ignacio Jiménez, José Ramón Iglesias, Aisa Pérez, Verónica Roda, Álvaro de Juan, Silvia Acosta – con alas- Eva Trancón, Aina Sánchez, Montse Díez y Jorge Merino. Foto Sergio Parra

A Elejalde le acompañan en el escenario un solido elenco conformado por Silvia Acosta como Rosana, la sensual enamorada del emperador asesinado, Pinabelo y Fabio, María Besant, como Camila, la joven del augurio, Montse Díez, como Aurelio Caro y Léntulo, Miguel Huertas -Músico-, José Ramón Iglesias, será Celio, Curio y un Soldado, Ignacio Jiménez, como el actor Otavio enamorado, Álvaro de Juan, como Carino, Rotulio y un Criado enumerador de las prodigiosas vestías traídas para los fastos, Jorge Merino, como Fabricio, Felisardo y Sulpicio, Aisa Pérez como la actriz Marcela que causa estragos en Ginés y Octavio, Paco Pozo, como un regio Maximiano, Arturo Querejeta como incombustible emperador Diocleciano-, Verónica Ronda, como Lelio, Marcio y Músico 2-, Aina Sánchez, es Numeriano, Músico 1 y especialmente el ángel bajado del cielo, Eva Trancón, como Apro, un Capitán y Patricio deseoso de ver la burla a un converso, representada.

Un reparto coral en que todos los actores son fundamentales para el buen resultado de la representación, marcados con acierto por el director, y quiero señalar en positivo junto al bien enfocado trabajo de Lluís Homar, el de Vicente Fuentes responsable de voz y palabra, que hace que el hermoso verso de Lope de Vega, suene de una manera bien timbrada y uniforme.

Poner en escena una obra como El fingido verdadero, marcada en tres jornadas tan diferentes, con su mensaje evangélico, y su duración, era todo un reto, del que sale airoso Lluís Homar, por su rigor, como cada uno de los componentes del equipo artístico y técnico que han trabajado en el montaje, sería injusto señalar un trabajo por encima de otro, y los hay extraordinarios.

Parte del elenco de “Lo Fingido Verdadero” Montse Díez, Detrás, Arturo Querejeta, Paco Pozo, Eva Trancón, Silvia Acosta, Jorge Merino, Ignacio Jiménez, Aisa Pérez, José Ramón Iglesias, María Besant, Miguel Huertas, Álvaro de Juan y Verónica Ronda Foto Sergio Parra

Parte del elenco de “Lo Fingido Verdadero” Montse Díez, Detrás, Arturo Querejeta, Paco Pozo, Eva Trancón, Silvia Acosta, Jorge Merino, Ignacio Jiménez, Aisa Pérez, José Ramón Iglesias, María Besant, Miguel Huertas, Álvaro de Juan y Verónica Ronda Foto Sergio Parra

Lo fingido verdadero está programada del 6 de febrero al 27 de marzo de 2022, en el Teatro de la Comedia -Madrid- sede de Compañía Nacional de Teatro Clásico, más información AQUÍ.

Dirección Lluís Homar Dirección adjunta Oscar Valsecchi Reparto Silvia Acosta -Rosana Pinabelo y Fabio-, María Besant -Camila-, Montse Díez -Aurelio Caro y Léntulo-, Israel Elejalde -Ginés-, Miguel Huertas -Musico-, José Ramón Iglesias -Celio, Curio y un Soldado-, Ignacio Jiménez -Otavio y Cover de Ginés-, Álvaro de Juan -Carino, Rotulio y un Criado-, Jorge Merino -Fabricio, Felisardo y Sulpicio- Aisa Pérez -Marcela-, Paco Pozo -Maximiano-, Arturo Querejeta -Diocleciano-, Verónica Ronda -Lelio, Marcio y Músico 2- Aina Sánchez -Numeriano, Músico 1, Un ángel y cover de Otavio-,  Eva Trancón -Apro, un Capitan y Patricio-

Voz y palabra Vicente Fuentes Escenografía Jose Novoa Iluminación Juan Gómez-Cornejo Vestuario Pier Paolo Alvaro Música Xavier Albertí Ayudantes; de dirección Beatriz Argüello, de escenografía Pablo Chaves Maza de iluminación Pilar Valdelvira, y de vestuario Roger Portal Producción Compañía Nacional de Teatro Clásico

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

One comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.