La última aventura de Robin Hood, de Richard Glatzer y Wash Westmoreland

La última aventura de Robin Hood, de Richard Glatzer y Wash Westmoreland

POSTERThe Big Love es el nombre con el que se conoce la biografía publicada por Florence Aadland en 1961, en la que, siendo amarillista a más no poder, daba todos los detalles de la supuesta relación que su hija adolescente, Beverly Aadland, había mantenido con Errol Flynn hasta el momento de la muerte del eterno galán. La trágica decadencia del protagonista de Robin de los bosques (Michael Curtiz & William Keighley, 1938), playboy por naturaleza, alcohólico y con varias acusaciones de violación de menores planeando sobre su cabeza, queda plasmada a la perfección en el tercer largometraje realizado por el dúo Richard Glatzer & Wash Westmoreland.

Partiendo del citado escrito de Aadland para llevar a cabo la construcción de esta biografía/ficción, nos llega con un año de retraso un telefilm demasiado justo en cuanto a su resultado final. Jugoso (aunque muy comedido) retrato de la vertiente más oscura de la época dorada de Hollywood, cabe pensar qué habría sido de La última aventura de Robin Hood sin la participación de dos nombres de la talla de Kevin Kline y Susan Sarandon. Una vez más, pues, estamos ante una producción que logra salir a flote gracias a la labor actoral de quienes en ella participan. Kline transmutado en un perfecto Flynn y una Sarandon chirriando un poco en lo histriónico y que encarna a una figura siempre presente en el mundo del espectáculo, aquella cuyo lema es “todo por la fama”. Y es que mucho se ha hablado sobre la veracidad de la historia romántica vivida entre Errol Flynn durante el final de su carrera y Beverly Aadland en el inicio de la suya (un inicio que no fue a más y que se quedó en cuatro únicos papeles cinematográficos): una historia de amor que parecía no ser tan secreta, con un trasfondo tan turbio como el mero hecho de que la joven promesa contaba con tan sólo 15 años en el momento en que Flynn y ella intimaron (véase aquello que Flynn entendía por “intimar”) por primera vez.

The Last Of Robin Hood

Susan Sarandon y Kevin Kline en “La última aventura de Robin Hood” de Richard Glatzer y Wash Westmoreland

Sin atreverse a ahondar en el pozo de miseria que supondría la etapa final del actor tasmano, Glatzer & Westmoreland caminan de forma harmoniosa a través de las relaciones entre la posesiva madre, una nada inocente jovencita y un actor venido a menos y drogadicto. Lo que podría haber sido un tour de force interpretativo que pusiera el dedo en la llaga, tal y como hizo en su día la publicación de The Big Love, se queda en un edulcorado retrato más propio del nivel de los obsoletos y rancios telefilms biográficos realizados por el grupo Mediaset, que de una producción con sello ‘Made in Hollywood’. Insinúa mucho pero como si no quisiera que se notase que lo hace, otorgándole ese carácter impersonal tan propio de muchos biopics hechos con la excusa de mostrar la vida de una estrella sin ahondar mucho en la verdad. Y qué decir de Dakota Fanning, ex niña prodigio convertida en una cara bonita con dotes interpretativas pésimas. Mucho ruido y pocas nueces en un film salvado por lo que quiere atreverse a decir y no por lo que cuenta, pues acaba diciendo más el propio actor en sus memorias publicadas poco después de su fallecimiento en 1959, Errol Flynn: Aventuras de un vividor (T & B Editores, 2011), aquellas en las que se autodenomina como “El Diablo de Tasmania” y en las que, entre otras lindezas, hablaba de su gusto por el whisky, la cocaína y su obsesión por el sexo.-

La última aventura de Robin Hood” (2013), de  Richard Glatzer y Wash Westmoreland, se estrenó la 1ª semana de diciembre de 2014, directamente y  versión  doblada en el portal:  Películas de Cine online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *