La luz y el color del impresionismo: capturando el instante

La luz y el color del impresionismo: capturando el instante

El Museo Thyssen y la Fundación Mapfre nos ofrecen una doble retrospectiva con casi 200 obras impresionistas.

A finales del siglo XIX, un grupo de artistas decidieron romper con las reglas impuestas por la Real Academia Francesa de Bellas Artes, marcando así la diferencia con el conservadurismo del arte académico. Esto supuso un punto de partida para lo que pasaría a llamarse arte contemporáneo. Edgar Degas, Claude Monet, Berthe Morisot, Camille Pissarro, Auguste Renoir y Alfred Sisley fueron los principales representantes de este innovador arte plástico: el impresionismo. Para ellos no existían los detalles minuciosos en un paisaje, tan sólo las formas. Utilizaban colores primarios como el cyan, el magenta y el amarillo; y colores complementarios como el naranja, el verde y el violeta. Sus trazos consistían en pinceladas cortas que daban una tremenda impresión de realidad a sus pinturas.

Los impresionistas eligieron la pintura al aire libre, plein air, y los temas de la vida cotidiana. Sus pinturas pretendían captar el mundo de forma directa, espontánea, el instante de lo que veían y, para ello, se centraron en uno de los elementos característicos que aparece en todas sus obras: la luz. Esa luz que tiende a difuminar los contornos y refleja los colores de los objetos circundantes en las zonas de penumbra.

El Museo Thyssen-Bornemisza presenta la exposición Impresionismo y aire libre. De Corot a Van Gogh’. Una muestra que recoge alrededor de 100 obras en un marco cronológico que abarca desde 1780 hasta 1900, aproximadamente. Un período que comprende los inicios del paisaje al aire libre con artistas como Pierre-Henri de Valenciennes y Thomas Jones, a artistas como Turner, Constable, Corot, Rousseau, CourbetDaubigny y todos los grandes maestros del impresionismo, hasta llegar al cambio de siglo con Van Gogh o Cézanne, entre otros muchos.

Por su parte, la Fundación Mapfre completa esta retrospectiva con ‘Impresionistas y postimpresionistas. El nacimiento del arte moderno. Obras maestras del Musée d’Orsay’. Un recorrido por las diversas corrientes que enlazaron con las vanguardias del siglo XX. Paul Gauguin, Paul Cézanne, Van Gogh y Toulouse-Lautrec son algunos de los que, partiendo del impresionismo, recuperaron la importancia del dibujo y la preocupación de captar no sólo la luz sino también la expresividad de las cosas y de las personas iluminadas. Es el postimpresionismo.

El interés por la construcción de la forma, el dibujo y la expresividad de los objetos y personas. La concepción del cuadro a base de cuerpos rigurosamente geométricos (Cézanne). Contraste de colores para definir y distender los planos y las formas. La utilización de colores puros con gran carga emotiva (Toulouse-Lautrec) y modulados (Gauguin). Interés por lo exótico (Gauguin) y los bajos fondos (Toulouse-Lautrec). Creaciones imaginativas a base de pinceladas cursivas que tratan de expresar el desconsuelo y la angustia interior (Toulouse-Lautrec)… Son algunas de las características del postimpresionismo con los autores que mejor las representaban.

La exposición dedica un lugar especial a Cézanne como nexo de unión entre el impresionismo y el postimpresionismo. Siempre se interesó por el sentido constructivo que imponía la propia naturaleza y por la necesaria construcción de esa mirada sobre los objetos que se propusiera pintar. ‘La señora Cézanne’, dos impresionantes bodegones –Bodegón con cebollas y Manzanas y naranjas– o varias obras de paisajes provenzales son muestras de los diferentes aspectos de su composición, que abre camino al cubismo, convirtiéndose así en el padre de las primeras vanguardias.

Por su parte, Toulouse-Lautrec nos refleja el ambiente de los salones nocturnos: bailarinas, cantantes y prostitutas son sus modelos (La payasa Cha-U-Kao, 1895). En su técnica, el dibujo, la captación del movimiento y la carga irónica y caricaturesca son esenciales. Fue el impulsor del cartel.

Dos exposiciones que introducen al visitante en el mundo de la luz, el color y las formas de las obras de los artistas más representativos del impresionismo y el postimpresionismo. La mejor manera de conocer a estos legendarios autores, a través de sus obras.

‘Impresionismo y aire libre. De Corot a Van Gogh’

Fecha: del 5 de febrero al 12 de mayo

Lugar: Museo Thyssen-Bornemisza

Precio: 10 €. Reducida: 6 €

Horarios: de M a D, de 10 a 18.30h. S, de 10 a 20.30h.

‘Impresionistas y postimpresionistas. El nacimiento del arte moderno. Obras maestras del Musée d’Orsay’

Fecha: del 2 de febrero al 5 de mayo

Lugar: Fundación Mapfre (Sala Recoletos)

Precio: Gratuita

Horarios: L, de 14 a 20h. De M a S, de 10 a 20h. D y Fest, de 11 a 19h.

Autor

Avatar
Alegre, transparente (quizá demasiado), sencilla y complicada al mismo tiempo, con carácter y muchos, muchos defectos. Mi filosofía de vida se basa en tener serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo y sabiduría para poder diferenciarlas...

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *