La conspiración del silencio, dirigida por Giulio Ricciarelli

La conspiración del silencio, dirigida por Giulio Ricciarelli

La memoria histórica de la Alemania contemporánea tiene en su mismidad una lacra de la que aún, siete décadas después, no ha logrado deshacerse del todo: la vergüenza del nazismo. Imaginar lo que pudo sentir la sociedad alemana al descubrir la barbarie cometida por las tropas de Hitler, es algo que Giulio Ricciarelli ha logrado plasmar en su debut cinematográfico.

2961639

La conspiración del silencio, dirigida por Giulio Ricciarelli

Ganadora del Premio del Público y Mención Especial del Jurado en el Festival De Cinéma Européen des Arcs (denominado por algunos especialistas como el “Sundance europeo”), tenemos ante nuestros ojos una nueva muestra de cine histórico perfectamente ejecutado. Destapar la conspiración silenciosa existente en las instituciones alemanas, en la que participan muchos altos cargos de las mismas, con la finalidad de hacer caso omiso a los crímenes de guerra cometidos durante el Tercer Reich, será tarea complicada para el fiscal Johann Radmann (Alexander Fehling).

fotonoticia_20150119133318_800

La conspiración del silencio, dirigida por Giulio Ricciarelli

Una historia adornada con una subtrama amorosa que no aporta nada al verdadero leitmotiv de la misma, y a la que la Historia juega la mala pasada de convertir al espectador en conocedor previo del desenlace, convierten La conspiración del silencio en un correcto ejercicio cinematográfico, más cercano al telefilm que al largometraje realizado para ser exhibido en salas de cine. No por ello desmerecedor y poniendo énfasis en una banda sonora escogida a la perfección y una dirección de fotografía que destaca por encima del conjunto final, el resultado de este duro a la par que necesario drama histórico, nos recuerda que de vez en cuando nuestra memoria histórica merece ser labor de estudio y análisis. Y qué mejor manera de hacerlo que echando la vista atrás y sanando las heridas que algunos que no dejaron sangrar en su día.

Una de esas películas que todo buen amante del cine histórico (fundamentado) no debería perderse, amén de todos aquellos apasionados del cine con temática nazi, algo que bien podemos definir como un subgénero que nunca pasará de moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *