Javier Divisa: Diario de un Paranoico III

Javier Divisa: Diario de un Paranoico III

5 abril 2014

– Me gusta hablar contigo. Tienes conversación, se nota tu sufrimiento, eres ideal y me encanta que no quieras follar en la primera cita.

– Bueno, me alivié antes de venir.

– Ves, eres detallista.

8 abril 2014

Ir a un librería, solicitar un libro que no existe, como ” Barrigas Infames y Descomposición Social del Niño Kafkiano ” , que te digan que no, pedir que te pasen inmediatamente con el jefe superior, montar el pollo porque te parece inaudito que no lo tengan, tranquilizar al de seguridad, ponerte mu loco, llorar. Como performance no tendría precio. Tomad nota.

9 abril 2014

Llegar a casa esta noche y encontrarte a Marujita Díaz en el salón con unas hojas de parra en las tetas y una copa de chardonnay alzando el dedo meñique y que te diga: he esperado este momento 40 años, esta canción de Marifé es para ti. Decir tres veces ” mainstream hypster ” y que desaparezca el embrujo. Cenar tu pizza tarradellas y tu chinobirra , como Dios, viendo el partido.

10 abril 2014

Estaba atravesando un buen momento literario, que quiere decir que lo estaba pasando de puta madre con vosotros, con amigos y lectores, incluso estaba pasando una gran racha empresarial en Divisa, y la burocracia siempre acaba llamando a tu puerta. Por favor, que nadie me hable de exenciones, condonaciones y negociaciones fiscales. Solo calor y mucha gente por aquí a la que quiero.

11 abril 2014

He dicho tres veces ” La mujer es lo más bonito que ha inventado Dios ” y me ha salido una carnet de puticlub, un peine en el bolsillo , el bisoñé José María Iñigo, una canción de Chiquetete, un paquete de winston, una riñonera, una orden de alejamiento y un larios con coca-cola. Ahora estoy con Massiel, igual follamos.

12 abril 2014

La limpiadora me dice , “Está recién fregado, ten cuidado” pero ha querido decir “vete haciendo el Chiquito como si estuvieras en un campo de minas desde el ascensor a la puerta, cabrón, siempre eres el mismo”. A continuación hemos llorado bajito los dos.

14 abril 2014

– Así que es usted Victoria de Suecia.

– Sí.

– No te jode, y yo soy Empate de Portugal y aquí mi prima Derrota de Austria.

Beauty , beauty, pero como una regional preferente de un Al Pacino corrupto. Guapo, guapo, cuando se levanta y se mira al espejo y sonríe con autosuficiencia de dinero , poder y viagra; se ajusta un poco el paquete en el slip y se abrocha el cinturón casi a la altura de los pezones. Sonríe, el incisivo es de hijoputa y los paletos son de paleto, pero lleva unas rayban verdes de aviador y un armani de seda de 1875 euros. Fuma marlboro, tose y echa humo por la nariz, y por la boca, y por las orejas. Parece una cerilla con bigote moderno, de hipster pretencioso del mediterráneo. Lo que lleva en el pelo podría ser aceite de oliva o gomina de garnier fructis stop caída, porque tiene el cabello frondoso de un efebo de la edad media y lleva el traje holgado por el puto colesterol, o el mal de amores, o es que siempre va perdiendo la calma por la cocaína, y fuma justo como si lo fueran a ejecutar en la silla eléctrica en los cinco minutos posteriores. Llora ante el nazareno; hace un humor tan evidente como zafio y ególatra. Corruptus in extremis, Un día fue presidente de la República de Carichoni.

Decir “y luego dicen que hay crisis” cuando veis una terraza llena de gente es de mala educación. Por favor, haced por que yo no oiga esa frase. Ayer fueron unas 27 veces. Prefiero que me digáis que el programa de Rosa Díez son ponys de colores, cupcakes, muacs, té verde, jiñar bien , activia para todos y una loca del coño por cada tres habitantes.

Señores de 65 comprando en el outlet de Skunkfunk. Dan ganas de decirles: qué, ahora vamos de camping abertzale , bonita riñonera; su padre no se hizo tres años de guerra civil en los pirineos pa esto ; una buena guayabera y unos buenas zapatillas de esparto, cojones, no una camiseta que dice Stay Alive y una gorrita verde pistacho con estrellitas, no , así no.

La vida es como una caja de limones, unos se hacen un gin-tonic y otros te lo exprimen en los ojos.

Prenda de pantalón y chaqueta de nylon muy común en los futbolistas, los yonquis, el universo choni, los gordos, las folclóricas con bigote, los abuelos andantes, los paseantes de perros, gente con algún tipo de retraso mental por leve que sea, los peñistas y a su vez base fundamental de la sociedad cani: el puto chándal.

Solo hay una persona que lo usa dignamente: Diego Pablo Simeone.

Para el resto de la humanidad debería estar prohibido.

15 abril 2014

Hoy hemos estado en Montalbán , 6, que es como pasar un rato en el infierno. Luces mortecinas, calor, materiales ignífugos. Me quedo con una reflexión acerca de la generación progresiva de la culpa. En Hacienda la culpa la tienen siempre los de arriba ; entienden muy bien al contribuyente, pero son decisiones de la escala superior jerárquica del trabajador que te está explicando y así sucesivamente. Y no pueden hacer nada, sopesan. Tal como está el país, dicen, qué poco negocian y qué poco financian. La burocracia es una máquina gigantesca manejada por pigmeos, decía Balzac. Y los pigmeos son seres humanos que se van exonerando de responsabilidad en la gestión uno tras otro, hasta llegar al pigmeo jefe, que es el del ser humano es maravilloso de Coca-cola y le gustan los gordos, los maricas, los cojos. Y el 115 y el 303, caray. Ése la mete sin vaselina. Es un pigmeo como un italiano en Formentera, cuando te das cuenta, tras hacerte cuatro carantoñas y decirte ti amo, te ha violado.

Le dices a tu novia que el pelo rubio que tienes en la chaqueta es de tu madre y no se lo cree, pero a continuación se lee el Cosmopolitan y sí se cree que puede adelgazar 14 kilos en cuatro días. Entonces, igual tenemos los dos que buscar un señor que nos de un besito en la frente. O nos purifique, y nos lo creemos.

Sorprender a tu mujer en el aniversario de boda con Mari Carmen y sus muñecos y siete enanos disfrazados de Batman saltando por tu salón. Llorar mucho, calmarla, tirar a un enano por el balcón, decirle que se te ha ido de las manos, que pensabas que era gracioso. Acabar borracho con Mari Carmen diciéndote que todavía se siente viva e imitándote a doña Rogelia. Acabar en su casa con olor a pajarería acurrucados los dos. Recibir la llamada de una abogada. Llorar. Firmar. Llorar. Borracho otra vez. Mari Carmen llamándote cari y gordi por teléfono. El precipicio.

16 abril 2014

Dando una idea al mundo editorial, sería brillante hacer una recopilación de whatsapp enviados a la ex en grado etílico evolución “bye bye dignidad me follo al pato donald” a las 6 de la mañana. Tipo: stoy ko , zin ti no vivo, ron son mis lágrimas por tu fuga, love, love, SOS, help me, sé k q estas ahí, snifff darling.

Visto 6.27. Sin respuesta. Se folla al pato donald.

Me voy a la vida bucólica y pastoril de la naturaleza agreste y salvaje. Espero no aburrirme mucho sin locas del coño. Las buscaré entre los parajes de aquellos dominios, y si no hubiera lugar habré de naufragar entre vino, literatura y esparcimientos no sexuales con el perro. En un momento dado, cuando el mundo campestre me vaya colmando las necesidades cubiertas iré al bar del pueblo más cercano y pegaré una buena hostia en la barra para solicitar un tercio de mahou. Les conozco, entienden bien esa jerga tabernaria, y es una forma de hacerte respetar. Seré el forastero. Si algo sale mal y vengo herido no es más que porque una loca del coño me ha mirado tres veces por la curiosidad de mi aspecto de poeta bribón o quien sabe si porque quiere beneficios lúbricos. Entones igual su Juanito me pone la cara como un Kandinsky. Creo que vuelvo el sábado. Llegaré con churretones y docilidad. Disfrutad, chaval@s.

Autor

Javier Divisa
Javier Divisa. Mercader a tiempo parcial y escritor a intervalos fragmentarios. Autor de la novela Tres Hombres para Tres Ciudades, su segunda obra vio luz bajo el título Valientes Idiotas. Desarrolla su cáustica y rigor literario en reseñas literarias para Eñe y Revista Cultural Tarántula. Ejerce como articulista y cronista en CTXT y compagina la literatura con el business de la moda. Ha ganado algunos premios narrativos, todos sin la pertinente dotación económica, aunque eso es algo que podría lograr un mono con lobectomía cerebral. También ha sido incluido en diversas antologías de jóvenes autores de libros que están enterrados hace años en el cementerio de Père-Lachaise y no leyó nadie. Actualmente muere en Madrid, escribe varias veces todos los días a lapsos de quince minutos y nunca aparenta estar feliz en Facebook. Su tercera novela se llama Magdalena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *