Jack, de Edward Berger

Jack, de Edward Berger

Hay un renacer del cine alemán del que nos llegan películas muy interesantes últimamente, como si la semilla de Rainer Werner Fassbinder, que se fue abruptamente de ese mundo en el cénit de su carrera, hubiera echado sólidas raíces. Siguen los veteranos, como Werner Herzog o Wim Wenders, pero a la Wehrmatch germánica se le añaden nuevos soldados. Good bye Lenin, La vida de los otros, El hundimiento, La ola o En un lugar de África son algunas de esas joyas salidas de la maquinaría cinematográfica alemana en los últimos años.

En "Jack" hay una madre que desatiende a sus hijos por irresponsabilidad.

En “Jack” hay una madre que desatiende a sus hijos por irresponsabilidad.

Jack, dirigida por Edward Berger, desatiende el consejo de Alfred Hitchcock de no rodar jamás con niños, animales y con Charles Laughton. Sus protagonistas, Jack y Manuel, son dos niños de diez y seis años respectivamente, y todo gira en torno a esa infancia desvalida que debe madurar y tomar responsabilidades porque la madre que los engendró ha abdicado por completo de su rol.

A la fuerza Jack se comportará como un adulto para cuidar de su hermano pequeño.

A la fuerza Jack se comportará como un adulto para cuidar de su hermano pequeño.

La película se abre con una secuencia esclarecedora: Jack (Ivo Pietzcker), despierta a su hermanito Manuel (Georg Arms), le prepara el desayuno, lo viste y lo lleva consigo al colegio; ni rastro de un adulto en ese piso. En otra secuencia significativa Jack irrumpe en el dormitorio de su joven madre Sanna (Luise Heyen) e interrumpe su coito con uno de sus ocasionales amantes para pedirle un bocadillo: una forma de reclamar su atención. Sanna, la madre no ha madurado ni madurará; amante de la juerga, lo suyo no son las responsabilidades maternas con sus hijos, a pesar de que cuando está con ellos derrocha cariño; por el contrario Jack, su hijo, asume el rol de adulto, de cabeza de familia en ese grupo disfuncional. Y a pesar de ello los dos niños adoran a Sanna, para ellos no hay mejor madre que ella que  no se preocupa en absoluto de ellos y es un desastre en todos los sentidos.

La interpretación de Ivo Pietzcker sobrecoge.

La interpretación de Ivo Pietzcker sobrecoge.

No es un tema nuevo en el cine, pero nunca se había tratado con niños de tan corta edad que respondan tan bien delante de la cámara. Cada vez hay más desvalimiento entre esos dos hermanos absolutamente huérfanos que, en las últimas secuencias de la película, vagabundean por las calles de Berlín, duermen en donde pueden y comen lo que sustraen en los bares, porque simplemente su madre se olvidó de ellos y ni siquiera les dejó al alcance de la mano las llaves para abrir la puerta de su casa.

Narrada desde el punto de vista de Jack, con la cámara a la altura de sus ojos, en la película de Edward Berger hay adultos que se comportan como niños y niños que no tienen otra opción de comportarse como adultos. Una muy buena película con dos muy buenos actores que no llegan al metro cincuenta, señor Hitchcock.

Autor

José Luis Muñoz
Es uno de los más prolíficos, premiados y consolidados cultivadores de la literatura negrocriminal española y uno de sus miembros fundacionales por su vinculación a la Semana Negra de Gijón desde su primera edición. Treinta y siete novelas publicadas, de géneros tan diversos como el fantástico, erótico, histórico y policial, cinco libros de relatos y un buen número de galardones (Tigre Juan, Azorín, Café Gijón, La Sonrisa Vertical, Camilo José Cela, Ángel Guerra…) le avalan. Es el autor de "Barcelona negra", "El mal absoluto", "La caraqueña del Maní", "La Frontera Sur", "La pérdida del Paraíso", "Ciudad en llamas" y "El secreto del náufrago" entre otras. Su últimas novelas publicadas son "Te arrastrarás sobre tu vientre" (El Humo del Escritor, 2014), "Marero" (Ediciones Contrabando, 2015), "Ascenso y caída de Humberto da Silva" (Editorial Carena, 2016), "El hijo del diablo" (Editorial Serbal, 2016) y "Cazadores en la nieve" (Editorial Versátil, 2016).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *