IN-EDIT. FILMS FROM THE BACKSTAGE. CRÓNICA 02

IN-EDIT. FILMS FROM THE BACKSTAGE.  CRÓNICA 02

Por NACHO CABANA

Orion: The Man Who Would Be King de Jeanie Finlay ha sido, junto a The Ecstasy of Wilko Johnson de Julien Temple la ganadora del premio a la mejor película internacional en la décimo tercera edición del Festival de Documental Musical In-edit que se acaba de clausurar en Barcelona. Orion es un documental muy estándar en sus formas (bustos parlantes, imágenes de archivo e imágenes actuales ilustrativas) que encuentra su valor en la historia que narra: el periplo vital de Jimmy Ellis, un hombre que cantaba igual que Elvis y que luchó toda su vida con la dicotomía de triunfar (o al menos vivir de la música) oculto tras una amplia variedad de antifaces para que la gente pensara que quizás era The King resucitado… o intentar ser él mismo. El drama estalla cuando él mismo tampoco tiene nada claro lo que es o lo que quiere ser. Finlay introduce una interesante denuncia acerca de lo tejemanejes de la industria discográfica y de cómo se ha ganado a pulso la década que ya lleva en decadencia. Una historia alucinante que podría haber dado lugar a una película que asumiera en sus formas el discurso sobre realidad e invención de los personajes pero quizás lo hubiera hecho a costa de un drama humano que por sí solo es suficiente para sostener su hora y media de duración.

El hombre que pudo ser The King

El hombre que pudo ser The King

El premio a la mejor película española fue para Rumba 3 de ida y vuelta, de Joan Capdevila y David Casademunt, una divertida inclusión en el mundo de la música popular de los 70, sus chaquetas y sex symbols imposibles. Volveremos sobre ella más adelante.

Nos tendrían que matar antes de dejar de tocar

Nos tendrían que matar antes de dejar de tocar

Si la afición por la música de su(s) protagonista(s) resulta fundamental a la hora de elegir y disfrutar una película u otra de las incluidas en las diferentes secciones del In-edit, el haber estado o no al tanto de los sucesos acaecidos los últimos años en Mali resulta crucial a la hora de valorar una película como They must kill us first: Mali music in exile. En ella, su directora, la británica Johanna Schwartz documenta cómo la alianza de los tuaregs del norte del país subsahariano con Al-Qaeda primero y la irrupción del ISS después afecta a varios músicos locales.

La dichanachera directora Johanna Schwartz

La dichanachera directora Johanna Schwartz

Mali es la cuna de los padres del blues y tiene una honda y fascinante tradición musical que el yihadismo se ha empeñado en destruir. Aunque la intervención del ejército francés y los cascos azules de la ONU mantienen en la actualidad el país en una tensa calma, el daño hecho a la población y su cultura es ya irreversible. Schwartz cuenta exactamente eso y nada más que eso. Hay impactantes imágenes rodadas por el ejército francés (el único del mundo que no permite la presencia de periodistas en sus filas y que cuenta con un departamento propio de filmación), profusión de testimonios recogidos sobre el terreno y un exhaustivo seguimiento de una banda que decide exiliarse en paralelo al de otras dos cantantes que optan por permanecer en el interior país mientras todo ocurre. Lo que sucede es que no hay más discurso que el ilustrativo ni más mirada que la periodística. La obsesión por tener unos personajes que guíen la narración convierte en previsible lo que no debería serlo.

El tren de las perfomances

El tren de las perfomances

Por último Station to station de Doug Aitken parte del curioso periplo de un viaje en tren de la costa Oeste a la Costa Este de EE.UU a lo largo de 24 días y diez paradas. En cada una de ellas tiene lugar un concierto o una perfomance de músicos como Patty Smith o Beck y se suben a bordo diferentes artistas que aprovechaban el trayecto para realizar variadas expresiones artísticas. El documental es una experimentación en sí mismo ya que no se limita a contar lo que pasó sino que está conformado por 62 films de un minuto que, por ello, llaman constantemente la atención del espectador acerca del transcurrir del propio tiempo fílmico a la vez que frustra sus expectativas de querer saber o disfrutar más de algunas de las expresiones artísticas que tuvieron lugar a bordo del tren.

See you soon

See you soon

Ha habido, como cada año en el certamen, documentales bizarros, experimentales, biográficos, clásicos, falsos, frenéticos… una variedad asombrosa teniendo en cuenta que todos ellos se inscriben en el subgénero musical. Algo de lo que deberían aprender otros certámenes de no ficción más generalistas en teoría y mucho más constreñidos en la práctica.

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial. Acaba de publicar en México su nueva novela VERANO DE KALASHNIKOVS (Harper Collins). Su nueva serie, MATADERO, este año en Antena 3 y Amazon Prime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.