Herederos del ocaso, 2º entrega de la Trilogía Crónicas Ibéricas de Club Caníbal

Herederos del ocaso, 2º entrega de la Trilogía Crónicas Ibéricas de Club Caníbal

En la imagen los actores Vito Sanz, Juan Vinuesa y Font García “Herederos del Ocaso” 2ª entrega de Crónicas Ibéricas de Club Caníbal, con dramaturgia y dirección de Chiqui Carabante

 

Por Luis Muñoz Díez

 

Herederos del Ocaso, es la segunda entrega de la Trilogía Crónicas Ibéricas de Club Caníbal, escrita y dirigida, como la primera –Desde aquí veo sucia la plaza– y la tercera – Algún día todo esto será tuyo-, por Chiqui Carabante. Las tres piezas que componen Crónicas Ibéricas, se han ido estrenando con el tiempo que marcaba la creación de cada nueva pieza. Sus estrenos y sus continuas reposiciones de cada una de las piezas, han estado acompañadas siempre por el éxito. Por la asiduidad que han vuelto a la cartelera, y la extraordinaria acogida que despiertan en el público, se puede considerar el trabajo de Club Caníbal, un clásico en la cartelera.

En esta ocasión Naves del Español, nos permite ver la trilogía completa en su escenario, con el doble aliciente de que podemos disfrutar de los mismos actores de su estreno Font García, Vito Sanz y Juan Vinuesa, que unen su condición de grandes cómicos con lo cuajados que tienen sus personajes, así como de la importante labor del músico y maestro de ruidos y efectos varios, Pablo Peña.

Por si alguien no conoce las creaciones del Club Caníbal, les diré sin detenerme en exceso que su teatro es heredero de la picaresca. Un género que en estos lares no se ha dejado de escribir y representar, en una comunión de talento y reconocimiento de lo que se representa, haciendo el malabar de reírnos, no solo, de nosotros mismos, también de nuestro sacrosanto imaginario, con nuestra más espontanea carcajada.

En la imagen los actores Vito Sanz y Font García, en este caso de niño con capacidades especiales y su madre. “Herederos del Ocaso” Crónicas Ibéricas de Club Caníbal, con dramaturgia y dirección de Chiqui Carabante

En la imagen los actores Vito Sanz y Font García, en este caso de niño con capacidades especiales y su madre. “Herederos del Ocaso” Crónicas Ibéricas de Club Caníbal, con dramaturgia y dirección de Chiqui Carabante.

Lograr esa carcajada, con continuidad es posible porque el público se identifica sin fisuras con lo que se representa. Chiqui Carabantes maneja de manera diestra la picaresca, sus estructuras en forma son impecables, pero une un talento muy especial para montar un espectacular circo de tres pistas, que no permito un momento de respiro para el espectador.

Si en Desde aquí veo sucia la plaza, tomaba como pretexto la tradición real de un pueblo donde consideran un “bien cultural”, lanzar una cabra desde el campanario, y ponderar la rasante del vuelo, ante la protesta de ese “ente” que no acabamos de entender, nombrado como “en Bruselas”

En Herederos del Ocaso se basa de nuevo en un hecho tan cierto como hilarante, ante el escándalo que supuso que se hiciera público que, el equipo de baloncesto que se alzó con la medalla de Oro, representado al deporte español en las paraolímpicas. Excepto dos de los componentes del equipo, no se cumplía con la condición de especiales, el resto habían acudido con certificados falsos que acreditaban sus minusvalías facilitados por miembros del comité paraolímpico.

En imagen Vito Sanz, en este caso como esposa de Juan Alegria -Juan Vinuesa-, y su hijo -Font García-. “Herederos del Ocaso" Crónicas Ibéricas de Club Caníbal, con dramaturgia y dirección de Chiqui Carabante

En imagen Vito Sanz, en este caso como esposa de Juan Alegria -Juan Vinuesa-, y su hijo -Font García-. “Herederos del Ocaso” Crónicas Ibéricas de Club Caníbal, con dramaturgia y dirección de Chiqui Carabante

El tema olímpico es un tema controvertido de por si, por los maletines que se intercambian entre los que deciden el lugar elegido para albergar la competición y los beneficiados por esa elección, sin contemplar el consumo de sustancias que administran los responsables a los atletas, que tan lejos queda de la salud, y del significado de la sana competición deportiva.

La pieza se centra en el fichaje de Juan Alegría, que vive enrocado en sus méritos de vencedor de algún campeonato provincial. Un ejemplo de lo que se es, lo que creemos que somos, y lo que nos empeñamos que vean en nosotros los demás, aún sabiendo que no es cierto.

La pieza da pie para la materialización de personajes como los responsables del deporte, sus corruptelas, algún pariente lejano de la monarquía, y los deportistas con minusvalía madres, y la mujer de Juan Alegría. Todas y todos encarnados por Font GarcíaVito Sanz y Juan Vinuesa, con sus ambiciones y sus precios. El oro lo doblega todo, y a todos. Siempre hay una fisura por donde se cuela la justificación de haberlo admitido por fuerza mayor, que redima nuestra moral intachable, para entrar en la ponzoñosa corruptela.

La función es luminosa, y como apuntaba más arriba, la acción a tres pistas, y el encadenado hilarante de la trama, y sus historias, nos hace reír hasta la carcajada.

El pobre Juan Alegría –Juan Vinuesa-, acaba en el banquillo. Los que han propiciado la situación le culpan a él, y solo a él, del fraude. Pero Juan Alegría en un momento de luz entiende que su vida ha sido tan mediocre, porque es cierto que no tiene muchas capacidades, una forma de asumirse, pero para eso está la federación y la ciencia, para que olvide todo, incluso su frustrante mediocridad, porque el carrusel sigue girando, aunque sean otros los que ocupen las cabinas.

No me queda más que decir, que es un trabajo excelente, felicitar a los responsables, y animar a quien no lo conozca, que se asista a una representación, comprobará que es un acto glorioso.

Juan Alegria -Juan Vinuesa-, acaba sentado en el banquillo, Vito Sanz el del comité que le compro, y el primo divino de la familia Reak -Font García-. “Herederos del Ocaso"

Juan Alegria -Juan Vinuesa-, acaba sentado en el banquillo, Font García -el miembro de comité que le compro, y Vito Sanz -el primo divino de la familia Real. “Herederos del Ocaso” Crónicas Ibéricas de Club Caníbal, con dramaturgia y dirección de Chiqui Carabante

Herederos del Ocaso, estará hasta el 10 de octubre en Las Naves del Español, más información sobre las otras dos piezas que forma La trilogía Crónicas Ibéricas, fechas horarios y compra de entradas AQUÍ.

Dirección y dramaturgia: Chiqui Carabante Con Font García, Juan Vinuesa y Vito Sanz Música en directo: Pablo Peña Diseño de espacio escénico: Walter Arias Diseño de vestuario: Salvador Carabante Diseño de iluminación: Nerea Castresana

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *