Happy Pony -Devuélveme mi máscara- Amor y odio entre hermanos

Happy Pony -Devuélveme mi máscara- Amor y odio entre hermanos

En la imagen de Santi Alvira los actores Antonio Curros y Ferran Plana, dos hermanos para Happy Pony Devuélveme mi máscara 

 

Por Luis Muñoz Díez

 

Happy Pony Devuélveme mi máscara, es una pieza corta, que nos presenta Caja Negra – Producciones, el texto lo firman Elo Sjøgren, y Ferran Plana, y está dirigida por el primero.

La propuesta es el rencuentro de dos hermanastros, que se criaron como hermanos, pero la separación de sus padres conllevó la suya. Ninguno de los hermanos fue feliz, ni cuando convivieron, ni cuando se separaron. La obra marca una diferencia de edad al mayor lo interpreta el actor Antonio Curros, y al pequeño Ferran Plana.

Al mayor le acaban de premiar como “hombre del futuro”, el pequeño vive directamente en la calle, el mayor vivió en apariencia una vida más adaptada a las normas sociales, pero guarda un secreto de lo que ocurrió en su infancia que lo tiene cautivo de por vida. El estado de marginalidad en el que ha vivido el pequeño es evidente, su madre era alcohólica, sin ocultación alguna.

La dramaturgia de Elo Sjøgren y Ferran Plana está conformada por la sorpresa, por lo que es complicado escribir de la obra sin desvelar nada. En el giro inesperado está su acierto, porque realmente sorprende. El director Elo Sjøgren ha marcado unos momentos en que deja paralizados a los personajes, para que el espectador descanse unos segundos de la visceral interpretación de Ferran Plana y Antonio Curros, y de la densidad de la historia.

Los actores Antonio Curros y Ferran Plana, son un los ingredientes perfectos para representar la atracón y el rechazo que sienten los dos hermanos.

Los actores Antonio Curros y Ferran Plana, son un los ingredientes perfectos para representar la atracón y el rechazo que sienten los dos hermanos. ©Santi Alvira

El hermano mayor representa el triunfo social, y el pequeño el fracaso en toda regla. A sus 27 años ha elegido vivir directamente en la calle, pero los hermanos viven el mismo desarraigo, que se inocula cuando la infancia no ha sido un momento de seguridades y recreo. La diferencia de los hermanos únicamente está en la forma. El mayor viste ropa impecable de marca, y el pequeño se viste únicamente para combatir las inclemencias del tiempo.

La obra sugiere más que cuenta, aunque lo que cuenta es suficiente, imagino que la pieza crecerá, limando aristas para que sea más cristalina.

La interpretación es muy emocional, por lo que guardan, pero muy física en la práctica. Al punto de entender el rechazo del hermano mayor a ser tocado y abrazado por su hermano pequeño.

 

En su infancia jugaban a un juego en que se fundían para ser un guerrero con cuatro brazos, para combatir al dragón. El monstruo para vencer representaba a sus propios padres. El sello de unión lo materializaban con un beso en la boca, un beso sin connotación erótica alguna, que ahora el hermano pequeño quiere repetir, ante el mayor de los rechazos de su hermano mayor.

Físicamente el hermano pequeño avasalla al mayor, y no porque el actor Antonio Carrus, sea pequeño, pero su actitud, el vestuario y caracterización de Ferran Plana hacen su trabajo.

Físicamente el hermano pequeño avasalla al mayor, y no porque el actor Antonio Carrus sea pequeño, pero su actitud, y la caracterización de Ferran Plana, hacen su trabajo ©Santi Alvira

La insistencia del pequeño llega al acoso en lo físico, un acoso real, porque al actor Ferran Plana le acompaña un físico sólido, que le permite materialmente hacerse un llavero con su hermano mayor, no porque el actor Antonio Curros sea pequeño, sino porque Ferran es como un armario ropero, por lo que este se siente perturbado, no solo porque su presencia le despierta un recuerdo indeseable, también porque se siente intimidado físicamente.

La química de la atracción y el rechazo entre los actores funciona. Ferran Plana compone un personaje inquietante, por su forma avasalladora de comportarse. Un personaje que, a pesar de su juventud, anda de vuelta y llega a escandalizar a su hermano mayor, por su total falta de pudor a la hora de expresarse, quizá porque él, ha tenido que blindar su recuerdo para poder sobrevivir sin dolor.

El actor Antonio Curros logra un momento importante emocionalmente, cuando su personaje se sincera ante su hermano pequeño, en una postura humillante por el contexto.

Ferran Plana, inquieta desde que aparece por primera vez en el escenario, lo que es un logro porque Happy Pony Devuélveme mi máscara-, va de inquietar, y sorprender.

Cartel de Happy Pony -Devuélveme mi máscara

Cartel de Happy Pony -Devuélveme mi máscara ©Santi Alvira

Happy Pony Devuélveme mi máscara– se puede ver en OFF Latina, más información de fechas, horarios y compra de entradas pinchando aquí.

Texto Elo Sjøgren y Ferran Plana Dirección Elo Sjøgren Intérpretes Antonio Curros y Ferran Plana Espacio lumínico y sonoro Antonio Carmona Caja Negra – Producciones

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *