Gabriel Olivares dirige «Las hermanas de Manolete», de Alicia Montesquiu

Gabriel Olivares dirige «Las hermanas de Manolete», de Alicia Montesquiu

En la imagen las actrices Alicia Montesquiu, Alicia Cabrera y Ana Turpin, dos hermanas y una novia para “Las hermanas de Manolete” de Alicia Montesquiu, con dirección de Gabriel Olivares Fotos Javier Biosca

 

Por Luis Muñoz Díez

 

Las hermanas de Manolete, es un drama en clave de humor escrito por Alicia Montesquiu, con dirección de Gabriel Olivares. Sus protagonistas son tres mujeres unidas al nombre de Manolete, el tercer califa de córdoba, el torero que a los treinta años murió en la plaza de Linares un 29 de agosto de 1947, herido de muerte por un Miura de nombre Islero.

A partir de ahí el matador se vuelve mito, idealizado. Trabajando sin tregua a favor de la leyenda, se teje una cortina que oculte cualquier realidad que reste brillo al elegido. Para llorarle dos mujeres, su madre doña Angustias, y su novia Lupe Sino, que en un ejercicio de estilismo romántico popular, imaginó que murió de pena.

Alicia Montesquiu no pretende derribar el mito, pero sí poner luz de día, sobre las dos hermanas, la novia del matador, y su sacrosanta madre. Imagina un encuentro en que se verbalizan las intenciones y la identidad de las tres mujeres.

Para sorpresa del espectador las tres mujeres caminaron un sendero similar. Unas legitimadas en pos del triunfo de su hermano, y la otra por mera supervivencia. La vieja Europa con su tradición judeo cristiana ha amparado que el fin justifica los medios, y si el fin es noble, los medios para llegar a él, se consideran simples daños colaterales. Un hecho constatable en biografías de folclóricas, y de otros, que no se dedican al cante.

La autora y el director nos presentan el encuentro, para restar hiero al drama, como si se tratase de un rodaje cinematográfico. Incluso un director guía y corrige la interpretación, propiciando el juego onírico del delgado límite que separa lo vivido con lo imaginado.

En la imagen la autora y actriz Alicia Montesquiu -hermana mayor de Manolete- "Las hermanas de Manolete", dirigida por Gabriel Olivares

En la imagen la autora y actriz Alicia Montesquiu -hermana mayor de Manolete- en  «Las hermanas de Manolete», dirigida por Gabriel Olivares Fotos Nacho Peña

No quiero desvelar nada de la trama, porque mi intención es que acudan a una representación y la disfruten. Únicamente apuntaré que Lupe Sino no murió de pena. Era una mujer dura a la fuerza, que «vivió con pena» que es distinto. En sus últimos momentos recreó este encuentro, en que se muestra una Lupe generosa, con las ideas muy claras, como cuando un personaje escribe sus memorias conociendo el desenlace, en que todas las decisiones que tomó, eran las acertadas.

Ana Turpin se encarga con todo acierto de construir el personaje de la bella Lupe Sino. La autora Alicia Montesquiu se reserva el papel la hermana mayor, una mujer tozuda que actúa al dictado de una lesión mal enseñada, y a la pequeña mas carnal, la hace caminar tocando tierra la actriz Alicia Cabrera.

Ana Turpin redondea un personaje redondo de por sí, su personaje filtrado por Montesquiu, no tiene sobras ni mácula. Fue el gran amor del mito, y  él sin duda, la quiso tal y como era, aunque hay que reconocer que la sombra de su madre pudo más, que la luz de su amor.

En la imagen la actriz Alicia Cabrera -la otra hermana de Manoletes- "Las hermanas de Manolete", de  Alicia Montesquiu dirigida por Gabriel Olivares Fotos Nacho Peña

En la imagen la actriz Alicia Cabrera -la otra hermana de Manoletes- «Las hermanas de Manolete», de  Alicia Montesquiu dirigida por Gabriel Olivares Fotos Nacho Peña

Las dos hermanas, chismosas y algo resentidas, son dos pedazo de pan. Unas mujeres a las que se les ha negado valía y dignidad. Cumplieron su labor en pos del triunfo de un hermano, que tampoco les supo dar el sitio que su madre directamente les arrebató.

La obra es un drama negro y surrealista por momentos roza la hipérbole, como cuando la hermana pequeña para demostrar sus dotes de locutora ante Lupe, narra la capilla ardiente, el cortejo fúnebre y posterior entierro de su hermano. Como si la tragedia no fuera con ella y, en cierta medida no va con ella, la vida demanda vida. Ella de alguna forma tiene que encontrar un punto de flotación, por eso en medio del drama en general, se despiertan los deseos de la carne, y la imperiosa necesidad de reírse, aunque sea del propio drama, en un acto redentor.

Las hermanas  encarnadas por Alicia Montesquiu Alicia Cabreradespiertan ternura y risa cómplice, ante el disparate en que viven instaladas, porque nadie se ha ocupado de enseñarles el tamaño de las cosas, no era conveniente porque hubieran sido menos obedientes.

En la imagen las actrices Alicia Cabrera y Alicia Montesquiu "Las hermanas de Manolete", de  Alicia Montesquiu dirigida por Gabriel Olivares Fotos Nacho Peña

En la imagen las actrices Alicia Cabrera y Alicia Montesquiu «Las hermanas de Manolete», de  Alicia Montesquiu dirigida por Gabriel Olivares Fotos Nacho Peña

Lupe lleva la historia hasta un final, pero en el último momento evita que sea una tragedia. Les salva relativamente, porque las hermanas en su educación han sufrido daños irreparables que les impiden tomar decisiones por sí mismas.

El texto de Montesquiu, la dirección de Gabriel Olivares, y la interpretación de la propia Alicia Montesquiu, Alicia Cabrera y Ana Turpin se deslizan sobre sobre el drama, con la distancia que proporciona la ironía, conjurando la risa. La garantía de que realizan un buen trabajo está, en que no sientes ajeno nada de lo que ocurre en el escenario, y se establece una corriente de complicidad con estas mujeres hermanas que caminan como pato sin cabeza.

Al salir de la sala sabrán cual fue el verdadero «sino», de las hermanas de Manolete, y que el maestro no murió de purísima y oro, como lo imaginó Joaquín Sabina. De cual era la situación de la mujer en la hambruna sangrienta de la larga posguerra, no conocerán mucho más de lo que ya sabían, pero la pieza de Montesquiu es un acertado suma y sigue, porque nunca serán suficientes las veces que se tendrán que repetir creencias y costumbres, que anidaron tanta culpabilidad en quien realmente eran víctimas, para que se instale en el inconsciente colectivo, y se pueda declinar semejante atropello en pasado perfecto.

Cómo les decía más arriba, les animo a que acudan a una función para conocer a Las hermanas de Manolete y a la bella Lupe Sino, sentirán respeto y retiran con ellas.

En la imagen las actriz Ana Turpin -La bella Lupe Sino- "Las hermanas de Manolete", de  Alicia Montesquiu dirigida por Gabriel Olivares Fotos Nacho Peña

En la imagen las actriz Ana Turpin -La bella Lupe Sino- «Las hermanas de Manolete», de  Alicia Montesquiu dirigida por Gabriel Olivares Fotos Nacho Peña

Las hermanas de Manolete estarán del 8 al 30 de enero de 2022 en Teatro Fernán Gómez Sala Jardiel Poncela -Madrid-, más información de horarios y compra de entradas AQUÍ.

Texto: Alicia Montesquiu Dirección: Gabriel Olivares Reparto: Alicia Montesquiu, Alicia Cabrera y Ana Turpin

Escenografía: Marta Guedán Vestuario: Mario Pinilla Iluminación: Carlos Alzueta Espacio sonoro: Ricardo Rey Ayudante de dirección: Jesús Redondo Asesoría vocal: Yolanda Ulloa Asesoría de movimiento: Andrés Acevedo Fotografía cartelería: Javier Biosca Fotografía y vídeo de escena: Nacho Peña Diseño gráfico: Javier Biosca y Sergio Avargues Producción: ElReló en colaboración con TeatroLAB Madrid Producción ejecutiva: Gaspar Soria

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.