“Futbolín”, de Campanella, no es Pixar pero sí divertida

“Futbolín”, de Campanella, no es Pixar pero sí divertida

Las pasiones que despierta el fútbol son incuestionables e innumerables son los fieles seguidores nacidos en torno a este deporte. De hecho, obviando el efecto pernicioso que en ocasiones genera su fanatismo desmedido y los millones quizás innecesarios que mueve su industria, muchos son los niños y no tan niños de cualquier nacionalidad (entre los que me incluyo) que han pasado horas y más horas jugando a la pelota, soñando despiertos que son astros del balón. Es más, ¿qué chaval de apenas 10 años no se ha imaginado marcando por toda la escuadra el gol más importante de la historia vistiendo la camiseta de su equipo favorito, siendo luego ovacionado por todos los aficionados en el estadio?

Este fuerte sentimiento es el telón de fondo de Futbolín, una coproducción hispano-argentina realizada por el gran Juan José Campanella, que aprovecha la pasión que suscita este popular juego de mesa y en el que probablemente varios aficionados hayan dedicado muchos duros y horas de su vida a jugarlo. Sin embargo, el uso del fútbol como elemento primordial de la historia no se limita a mitificar al deporte rey (opción que considero no hubiese sido la más acertada), sino que sirve de base para tratar de transmitirnos temas más amplios como son la amistad, las relaciones entre padres e hijos, el amor, la resistencia al cambio, el afán de superación basado en el respeto con el clásico ganar no lo es todo, sino intentarlo, y aprender a valorar lo que realmente importa.

cnt489435_h348_w619_aNoChange_futboln-inaugurar-el-festival-de-san-sebastin

“Futbolín”, de Campanella

A nivel técnico la película ésta realmente muy conseguida, resulta visualmente espectacular y no tiene nada que envidiarle en este aspecto a los estudios con mayor reconocimiento en el medio. Sin embargo, a diferencia de varias de las películas de este tipo rodadas durante los últimos años, Futbolín es una película que probablemente denota algunos fallos que suponen que no sea del todo redonda. El primero puede ser que, aunque pretende abarcar a un público amplio, no termina de conseguirlo por el exceso de tópicos de la trama, suponiendo que finalmente parezca tan solo dedicada al espectador infantil (supuestamente menos exigente). No obstante, ello no quiere decir que el público adulto vaya a aborrecer necesariamente Futbolín, pues es realmente divertida y simpática, con escenas bastante memorables y unos personajes simples pero entrañables.

La narración se enmarca en un cuento que le relata un padre a su hijo, en donde como cuento que es, cualquier cosa tiene cabida. Ello justifica un relato fantástico en el que los protagonistas serán los jugadores de un futbolín que, ante la necesidad y desesperación del joven que juega con ellos (Amadeo), cobrarán vida para ayudarle a recuperar a la chica de la que siempre ha estado enamorado. La joven ha sido secuestrada por una superestrella del fútbol que a muchos recordará a Cristiano Ronaldo, que antaño fue un residente más del pueblo de los protagonistas y que regresa con sed de venganza, pues en su infancia se consideró humillado por Amadeo tras ser vencido por este en una partida de futbolín. Acompañado de los divertidos “futbolistas” del futbolín, Amadeo afrontará un increíble desafío en un partido de fútbol que determinará quién se queda con la chica y con la gloria.

Metegol-Futbolin-Zinemaldia_Hunger-culture

“Futbolín”, de Campanella

Con reminiscencias al Western y un claro homenaje a 2001: Una odisea en el espacio, la película comienza con mucha fuerza, si bien es cierto que sin alcanzar la brillantez mostrada por ejemplo en UP o Toy Story de Pixar, lo que no por ello deja de resultar prometedor. Sin embargo, luego pierde bastante fuelle posiblemente por un guión algo simplista e impersonal, al que quizás le falta más ingenio y picardía (al contrario que en la mayoría de filmes de Pixar por ejemplo), así como la calidad demostrada en anteriores películas del realizador argentino, aunque en otro estilo muy diferente a la animación desde luego, como las excelentes El mismo amor, la misma lluvia, “El hijo de la novia” y sobre todo la imprescindible El secreto de sus ojos. Debe reconocerse, no obstante, que en el tramo final del metraje la película es realmente entretenida, pero con un resultado final que quizás se vea ligeramente lastrado por el insatisfactorio intermedio.

En cualquier caso nos encontramos con una meritoria, aunque un tanto desangelada y anodina, primera incursión en la animación en 3D de un director de sobra consagrado como es Campanella, cuyo resultado si bien puede desilusionar a muchos, supone una cinta bastante divertida para todos los públicos, aunque especialmente dirigida a los más pequeños. Por lo anterior no podemos catalogarla como una película totalmente acertada, lo que es realmente una pena, pues esto, conjuntamente con un guión algo más esmerado pudiera haber supuesto presenciar una de las mejores películas del año 2013.

 Futbolín, (2013), de Juan José Campanella, se estrena en España el 20 de diciembre de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *