«Fuck Me» de Marina Otero

«Fuck Me» de Marina Otero

“Siempre me imaginé ocupando el centro de la escena, como una heroína vengándome de todo
y todo. Pero el cuerpo no me dio para tanta batalla. Hoy dejo mi lugar a los intérpretes. 
Voy a mirar como ellos le prestan su cuerpo a mi causa narcisista”.  

Marina Otero

Por Luis Muñoz Díez

 

Fuck Me, de Marina Otero, parte de una propuesta dramática, como es la de una persona con tres hernias discales convaleciente de una operación que apenas le permiten andar. No es difícil ponerse en el lugar de una persona que ha soportado tanto dolor, de los que no hay redención ni cuando amagan, porque el movimiento limitado te hace presente la situación.

El cuerpo vive con precisión el presente, a diferencia de la cabeza que anda pergeñando un futuro que igual no llega o se enreda en arreglar el pasado, olvidando que es inamovible.

Tengo la seguridad – y disculpen que la exprese de una manera tan directa, pero lo hago porque ya lo he escrito y lo volveré a escribir -que los bailarines en la ejecución de la danza se aproximan a sentir con precisión ese presente continuo en que vivimos instalados. 

“Fuck Me” de Marina Otero Foto @Matias Kedak Pulsar en la imagen para ampliarla.

“Fuck Me” de Marina Otero Foto @Matias Kedak Pulsar en la imagen para ampliarla.

Un contratiempo semejante sería dramático para cualquier persona, pero para una bailarina la sombra se agranda y comienza apareciendo el espectro de que jamás volverá a moverse, algo difícil de asumir para una persona que ha vivido y pensado por y para el movimiento. 

La función lleva como título «fóllame», en imperativo, como compensación al tiempo que la creadora ha estado obligada a la abstinencia, con el vértigo de dejar de ser deseada y que ese verbo se decline en pasado perfecto.

La pieza, aparte de poner el foco en el dolor físico, se ocupa de esa forma de morir que es asumir el tiempo de la vejez que con la estrategia del agua va calando, situándolo todo en el pasado. El espejo te devuelve una imagen que ni reconoces ni te gusta, y de pronto descubres que ya no vas a ser deseado jamás.

“Fuck Me” de Marina Otero En la imagen Juan Francisco López Bubica. Foto @matiaskedak Pulsar en la imagen para ampliarla.

“Fuck Me” de Marina Otero En la imagen Juan Francisco López Bubica. Foto @matiaskedak Pulsar en la imagen para ampliarla.

El bailarín e interprete Juan Francisco Lopez Bubica lo expresa con toda credibilidad en un parlamento que dice en primera persona, por ser el más grande de todos los chicos del elenco, a pesar de que aun puede alegrar la vista del personal y su cuerpo aun le reserva muchas alegrías.

La creadora, sobre el escenario en su papel ficticio y de realidad, se confiesa narcisista, y justifica su discurso en el que es protagonista con el argumento de que le gusta que hablen de ella y que quien lo va a hacer con más dedicación que ella misma, por esa teoría es natural que si el dolor le impide moverse busque quien lo haga en su nombre. 

Otero ha elegido un elenco de bailarines performers para hacer una revisión de su trabajo, en el que ella se veía deseada por uno o varios hombres. Ante la imposibilidad de bailar, ha elegido a Miguel Valdivieso para que la represente, y la calca en la forma sin notar especial diferencia entre la coreografía que podemos ver en la pantalla con la que reproducen los intérpretes en el escenario. Si bien, también es cierto que no se siente el mismo dolor cuando vemos la imagen en blanco y negro en que la bailarina cae una y otra vez que cuando los hombres la ejecutan de una manera precisa, pero que duele menos.

“Fuck Me” de Marina Otero En la imagen se cruzan Fred Raposo, Juan Francisco Lopez BubicaFoto @matiaskedak Pulsar en la imagen para ampliarla.

“Fuck Me” de Marina Otero En la imagen se cruzan Fred Raposo, Juan Francisco Lopez BubicaFoto @matiaskedak Pulsar en la imagen para ampliarla.

Los intérpretes bailan desnudos desde que se inicia la función, cinco hombre a los que dirige una mujer que no se corta en proclamar su deseo y a los que llama Pablo, una manera de cosificar porque con ese nombre tuvo varios amantes, para que la performance, cumpla su función de provocar. Incluso juegan en la contraposición de roles, en la queja del brasileño Matias Rebossio de que la directora le mira con deseo, incidiendo en que todo el mundo le mira el culo, pero pronto pasa a segundo plano haciéndose protagonista un dolor que pesa en la atmósfera y la danza poderosa.

Las coreografías son duras como el dolor que quieren transmitir, y los performers Augusto Chiappe, Matias Rebossio, Fred Raposo, Juan Francisco Lopez Bubica y Miguel Valdivieso, realizan un trabajo fascinante dirigido por Marina.

Al final, y después del saludo de agradecimiento, Marina será más directora que nunca: pedirá que se apaguen las luces del escenario, las de la sala, incluso dirá que cesen los aplausos, para abrir un punto de ruptura en que la realidad y lo ficticio se solapan, y la aptitud de la creadora es correr aunque sea en contra corriente.

“Fuck Me” de Marina Otero Foto @Matias Kedak Pulsar en la imagen para ampliarla.

“Fuck Me” de Marina Otero Foto @Matias Kedak Pulsar en la imagen para ampliarla.

El espectáculo Multidisciplinar Fuck Me, de Marina Otero, ha estado programado dentro del 40º Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid, Teatros del Canal, Sala Verde, los días 15 y 16 de noviembre de 2022 a las 20:00h.

El de estará programado dentro de La Temporada Alta de Girona en

País: Argentina / Duración aproximada: 1 h 10 min (sin intermedio) / Idioma: español / Año de producción: 2020 /Público adulto / MULTIDISCIPLINAR / Estreno en la Comunidad de Madrid

Dramaturgia y dirección: Marina Otero Performers: Augusto Chiappe, Cristian Vega, Matias Rebossio Fred Raposo, Juan Francisco Lopez Bubica, Miguel Valdivieso y Marina Oter

Diseño de iluminación y espacio: Adrián Grimozzi Espacio e iluminación en gira /Dirección Técnica: David Seldes, Facundo David Diseño de vestuario: Uriel Cistaro
Edición digital y música original: Julián Rodríguez Rona Asesoría en dramaturgia: Martín Flores Cárdenas Asistencia en dirección: Lucrecia Pierpaoli Asistencia coreográfica: Lucía Giannoni Asistencia en iluminación y espacio: Carolina Garcia Ugrin Artista visual: Lucio Bazzalo Montaje técnico audiovisual: Florencia Labat
Estilismo de vestuario: Chu Riperto Fotografía: Matías Kedak Realización de vestuario: Adriana Baldani Producción ejecutiva: Mariano de Mendonça, Marina D ́Lucca
Productor: Mariano de Mendonça Distribución en España: Timbre 4 – PTC Teatro Espectáculo producido en 2020, en el marco del Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA).

 

Autor

Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *