“Eva ha muerto”, de César Augusto Cair, o el hombre desnudo ante su soledad

“Eva ha muerto”, de César Augusto Cair, o el hombre desnudo ante su soledad

César Augusto Cair, titula su monólogo “Eva ha muerto”, y enfilando esas tres palabras describe la soledad mayor que un ser humano pudo sufrir. Si Eva ha muerto, Adán se ha quedado solo. El pasaje del antiguo testamento es conocido hasta para el mas profano: Dios creó al hombre, y se dio cuenta de que “no era bueno que el hombre estuviera solo”  provocando en Adán un sueño profundo, le cogió una costilla y de ella creo a la mujer.

CARTELSegún el mito Adán conoció  la verdadera soledad, y si bien nadie añora lo que nunca ha tenido, cuando lo obtiene y lo disfruta, si vuelve a vivir en soledad, la vivirá como el peor de los castigos, esa es la desazón que suscita la propuesta de Cesar Augusto Cair.

Cair, reformula la historia de la primera pareja que habitó la tierra, y nos muestra al Dios cruel y justiciero como aparece siempre en el antiguo testamento, permite que las cosas ocurran y después culpa al hombre del resultado, el autor nos presenta a la pareja que vive aún en el Edén acompañados por sus hijos Caín Abel y Set, no hay un Caín agricultor ni, un Abel ganadero.  Son niños y un día mientras juegan Set, el pequeño muere. Eva no puede superar el tremendo dolor de su muerte y se va tras él, Adán para devolver la vida a Eva le da a comer el fruto de la vida materializada en una granada.

Dios, imparte justicia sin atender a atenuante alguno como que “no era bueno que el hombre estuviera solo“, ni el dolor acumulado de la muerte de Set y sobre todo de Eva y lo castiga a vivir en un reducido espacio, sobre el montón de hojas donde ha sepultado a Eva, le hace inmortal, para mi el mas tremendo de los castigos porque algunos sufrimientos no tienen otro fin que una muerte redentora.

f32Adán será despertado por los ángeles, cada hora para que cuente durante su  infinita existencia, lo feliz que le hizo tener a Eva, y verbalizar una y otra vez su vergüenza.

El monologo de Cair, está bien construido, y es tremendamente lírico. Emociona en momento como en el que relata como vio por primera vez su figura retratada en la pupila de Eva, ella fue su felicidad y su medida hasta que quien se la dio se la quitó, luego le quedó el Edén para el sólo, pero ese edén sin Eva no era mas que el lecho de hojas donde la sepulto y sobre el que duerme.

César Augusto Cair, director nos presenta a su Adán en una escenografía desnuda como el propio cuerpo del actor Mikel Arostegui, que se nos narrará un cuento realmente cruel, el actor encara el papel con una soltura envidiable con su gesto y su voz nos iluminará la primera vez vio a Eva, es fácil de imaginar su sorpresa, su emoción, nos narrará el cuento de como se sucedieron los hechos por los que le infligieron el castigo de tener que penar una vida eterna sin ella.

“Eva ha muerto”, cuenta con un texto realmente hermoso, logrando una función que emociona y desazona a partes iguales, es un poema que clama contra la injusticia, y un grito desesperado que denunciar la soledad. No, no es bueno que el hombre esté solo, quien lo sabía lo dejó en esa situación y César Augusto Cair lo denuncia, Mikel Arostegui, realiza un trabajo físico importante, con una calidad actoral notable, poniendo cada tono de su voz, el gesto y cada poro de su piel al servicio del personaje. No se puede pedir más.

f12

Mikel Arostegui en “Eva ha muerto”, de César Augusto Cair

Título “Eva ha muerto” / Texto y dirección de César Augusto Cair / Interprete: Mikel Arostegui / Producción: Fierabras

La función la vi en La casa del Principe el viernes 10 de abril de 2015 y estará en cartel en:

La Nao 8 Teatro  C/ La Nao nº 8  Metro Callao Madrid

Los jueves 7, 14, 21, 28 de mayo de 2015 a las 20.00 horas

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *