EVA CONTRA EVA de Pau Miró.

EVA CONTRA EVA de Pau Miró.

Por NACHO CABANA 

“Cuando miré para atrás ya no tuve miedo” dice la Eva adulta, el personaje de Emma Vilarasau en esta, llamémosle así, variación del clásico de Joseph L. Mankiewicz que ha adaptado para la escena Pau Miró y que se puede ver en el teatro Goya en su versión catalana hasta el 1 de noviembre.

¿A qué miedo se refiere la Eva veterana? ¿Al paso de tiempo? ¿A perder el favor de la crítica, el peso en la representación, la atención del director o el amor de su pareja (estos dos últimos coinciden)? ¿O quizás todos estos miedos no sean más que una fila de fichas de dominó empujándose unas a otras?

¿Por qué desaparecen todos esos temores al desvanecerse (no sabremos si oníricamente o no) la Eva joven? ¿O es que acaso la rival de la diva no es sino el recuerdo de lo que ella misma fue años atrás?

Todas estas preguntas, que son las que dotan de orientación y sentido a la obra Eva contra Eva, Miró las hace depender de una secuencia filmada (y proyectada en dos espejos en una brillante solución escénica de la directora del espectáculo, Silvia Munt) que resulta, paradójicamente, la que (aliada con el recuerdo del argumento original) añade confusión a lo que acontece en el escenario. 

No hay problema alguno con la ambigüedad en un texto (o en la interpretación de este en su puesta en escena) si es que el director deja claro que es esa es la intención que le da a determinado pasaje. Pero el incidente automovilístico que vértebra la trama conduce a un desconcierto temporal que acaba empañando la recepción de la obra. 

Eva contra Eva es, por otro lado, un espectáculo diseñado con extrema cautela para satisfacer a un público amplio sin perder ni rigor ni calidad. Tanto la elección de Emma Vilarasau para interpretar a la protagonista (tan obvia y acertada como la de Ana Belén en el montaje en castellano) como la escenografía con un pie en lo clásico (sin caer en los temibles “escenografías a la madrileña”) y otro en lo modernito, pasando por un cierto sentido del humor que, sin llevar el show a la comedia, alivia la tensión dramática así como un buen y variado trabajo de vestuario de luces y vestuario…

El resto del reparto se mueve con seguridad en torno a Vilarasau, destacando el excelente trabajo de Nausica Bonnin contrastando sin obviedades los modos y maneras de su contrincante. Muy en su sitio Andreu Benito y Álex Casanovas; un poco más evidente el alivio cómico con el que Míriam Alamany aborda a su agente literario y con el que se pretende llegar al público más básico.

Eva contra Eva resulta, a la postre, un espectáculo donde se ha buscado en todo momento el equilibrio para, al final, jugar a romperlo y al que le vendría bien aclarar lo que se quería ambiguo pero deriva en confuso. 

 

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial. Acaba de publicar en México su nueva novela VERANO DE KALASHNIKOVS (Harper Collins). Su nueva serie, MATADERO, este año en Antena 3 y Amazon Prime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *