Esposas de invierno

Esposas de invierno

Los hombres regresaban antes de las primeras nieves. Al principio, les costaba reconocer a sus esposas en esas jóvenes de rostros endurecidos que esperaban en el puerto, pero, tras un momento de vacilación, las estrechaban entre sus brazos con cuidado, como si fuesen ramas secas a punto de quebrarse. Luego se sucedían las frases acostumbradas, las mismas sonrisas tibias y el mismo camino hacia las cabañas.

Esa noche se cenaba pronto, los niños comían sin levantar vista del plato y se les mandaba a acostarse antes de lo habitual.

Ya en el dormitorio, los maridos apagaban las luces y se desnudaban deprisa. Ellas habían aprendido a hacer el amor con los ojos abiertos, adivinando a oscuras cada ruido de la casa: el crujir de un mueble, un grifo que gotea o el ronroneo solitario del frigorífico.

Así pasaban los inviernos y llegaba la primavera con una nueva despedida. Las mujeres aguardaban en pie en el muelle, pendientes de las últimas maniobras. Cuando finalmente arrancaban los motores, dejaban caer los brazos a ambos lados del cuerpo. Una brisa repentina recorría sus manos. Las iban sintiendo más y más ligeras a medida que el barco se alejaba.

Autor

Avatar
(Sevilla, 1980) Escribo poemas y microrrelatos. Algunos de mis textos han sido ganadores o finalistas de concursos y han sido publicados en antologías. Fui una de las ganadoras del III Día Internacional de la poesía en Segovia 2012 y ganadora mensual del III Certamen de Microrrelatos ENTC 2013. Estudié Turismo y trabajo en un hotel de mi ciudad.

2 comments

    • Avatar

      Muchas gracias por tus palabras, compañero Miguelángel. A veces es más interesante sugerir que mostrar ¿verdad? Me alegra mucho que te haya gustado, Estoy segura de que nos vas a sorprender con un gran micro. Un beso.

      Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *