Erotic Massage Una comedia musical de amor Gay, de Jesús Amate y Jeffrey Pop

Erotic Massage Una comedia musical de amor Gay, de Jesús Amate y Jeffrey Pop

Jesús Amate, Roberto Velasco y Sergio Torres tres actores para Erotic Massage, una comedia de musical de Juan Jesús Sánchez Amate yJeffrey Pop Foto Pablo Olewski.

 

Por Luis Muñoz Díez

 

Juan Jesús Sánchez Amate ha escrito una comedia musical de pequeño formato, con música original de Jeffrey Pop, que han titulado Erotic Massage. Se trata de una función en clave Gay, que deja claro que no todos nos movemos con los mimos afanes. Esta diferencia de forma de mirar, nos puede mover hasta el suelo que pisamos, en este caso al desamor.

El rosa con el rojo, o el caos convive con naturalidad con el orden, de espaldas sin mirarse. Si se encaran, ambas partes se sumirán en el mayor de los desconciertos.

Cómo entremés de la función, nos reciben unos personajes con antifaces. Cubiertos únicamente una toalla a la cintura. Uno de los tres personajes encaramado en unos zancos, nos ofrece darnos él, o sus dos compañeros de escena, un masaje que promete ir más allá de lo que se calificaría como terapéutico. Se trata de una provocación amable, nada invasiva, de la que el público se hace cómplice, y una forma excelente de tomar contacto con el púbico.

Tal que así nos reciben Roberto Velasco Jesús Amate y Sergio antes de iniciar su Erotic Massage de Juan Jesús Sánchez Amate.

Tal que así de oscuros nos reciben Roberto Velasco, Jesús Amate y Sergio antes de iniciar su Erotic Massage de Juan Jesús Sánchez Amate.

La función como tal, arranca con la llegada de un joven fisioterapeuta que viene a comerse Madrid, con todas las ideas muy claras. Como debe ser en una “comedia musical”, nos enteramos de sus planes por medio de una canción que interpreta a modo de apertura el actor-cantante Roberto Velasco que, da vida a Alex.

Alex es un chico al que por su edad no le ha dado tiempo más que para estudiar. Tiene un novio formal que se llama Gael, un cuarentón de buen ver al que da vida Jesús Amate. Les une una relación entre filialconyugal. Sustentada en la paciencia de Gael, ante los desdibujados deseos de libertad que a una edad tratamos de imponer, con esa salud de hierro y la perseverancia, sin fisura, de quien defiende un dogma. Alex no es una excepción, y marca a Gael sin saber, que este le deja hacer.

La primera sorpresa del joven es que, como respuesta al anuncio de sus servicios, recibe la pretensión de clientes que desean algo más que un masaje terapéutico, y directamente le solicitan la tarifa con sexo.

Alex tiene una consejera de vida a la que interpreta la actriz  Cristina Brasero, que da el toque positivo, femenino y fresco. Únicamente la vemos en pantalla, pero está muy bien resuelto, dado que vivimos en la época del Sky.

Una vez ganada la partida aparecen los interesados, pero, aunque un cliente acuda únicamente por una contractura a la consulta, lleva su cuerpo y su deseo. A la consulta de Alex acude Edgar, que aparte de precisar un masaje en los aductores, pone nervioso al inexperto fisioterapeuta.

El motivo del nerviosismo de Alex, es un treintañero con un cuerpo bien dibujado, y un morboso toque de “chico malo” con mucha calle, de los que se dice gustan tanto a las mujeres, aunque luego se casen con uno chico bueno para que sea el padre de sus hijos.

La irrupción de Edgar en la vida de Alex le sume en el mayor de los desconciertos, ambos pertenecen a esos mundos opuestos de los que escribía al inicio. Alex no ha conocido otra forma de amor que la que mantiene con Gael, en que cree controlar. Se encuentra que no solo su deseo sexual, también sus sentimientos están depositados en un hombre que se mueve con otras coordenadas, que únicamente pretende sexo puro, duro y puerta.

Edgar el personaje que interpreta Sergio Torres es legal, cuando surge un problema da la cara, pero Alex quiere mantener una relación como la que mantiene con Gael, relación que Edgar no tiene ni coloreada en parte alguna de su cerebro, no ya, para mantenerla, ni para saber que existe.

Roberto Velasco Jesus Amate y Sergio Torres tres actores para Erotic Massage, de Juan Jesús Sánchez Amate Foto Pablo Olewski.

Roberto Velasco Jesus Amate y Sergio Torres tres actores para Erotic Massage, de Juan Jesús Sánchez Amate Foto Pablo Olewski.

El empeño de Sánchez Amate y Jeffrey Pop, de entrada no es fácil, poner en pie un musical con tres actores únicamente. Ni actuar con la con la correcta expresión corporal, que requiere un escenario que aleje al bailarín del espectador, aquí tan a mano, pero creo que a Erotic Massage se le podría encajar en esas películas, normalmente hechas a la medida de un cantante, que en cualquier situación normal se ponía a catar, mientras los presentes le seguían el ritmo.

Hay una coreografía a tres, que funciona estupendamente. Mientras canta Roberto Velasco enfilados tras él Jesús Amate y Sergio Torres, ayudados por unas simples gafas rosas y unos girasoles, componen un vistoso número musical. Por supuesto el momento más caliente de la función, es cuando Edgar decide quitarse el bóxer voluntariamente para que Alex pueda masajear sus aductores con más facilidad, y el fisioterapeuta ve como es el sentir de su cliente, tan similar al suyo, y Edgar le entra a trapo.

Alex, es el centro del triángulo, no es ni tan prudente como Gael, ni tan audaz como Edgar, parece que no aprende. Se entrega sin usura a la pasión con Edgar, y en cuanto le da la patada vuelve a su lugar de confort. Roberto Velasco, acierta cunado canta, y cuando actúa encarnando ese “egoísmo ciego” de una edad, en que crees que lo merecerlo todo.

Jesús Amate como actor, realiza un buen trabajo dando humanidad a su personaje. Por lo que expresa Gael en sus diálogos, conoce perfectamente su situación. Pasa por un momento estupendo por edad y físico, pero también sabe que nadie va para joven. No le importa perdonar, pero no quiere quedarse con ese trabajo en propiedad, pero es valiente al no renunciar a quien quiere hoy, y ahora.

Conozco el buen la buena labor como actor de Sergio Torres, encaja perfectamente por físico con Edgar, lo interpreta sabiendo muy bien lo que hace, acierta y se luce. Edgar vive peligrosamente, y lo seguirá haciendo, si se viera obligado a llevar la vida Gael, rompería la baraja.

En su despedida Alex le pide a Edgar que le abrace, este se lo niega argumentando que, no es de abrazos, que él es más cañero. Ante la cara de no entender nada de Alex. Edgar afirma “Oye tú eres un poco Disney”, y si que lo es, como Gael es protector, y Edgar es de apostar fuerte con su cuerpo, sin miedo al riesgo.

Gael, Alex y Edgar son totalmente diferentes, porque son piezas únicas e irrepetibles, pero no aptos para jugar al azar de los sentimientos, porque sin advertirlo pueden precipitar al otro, a lo más hondo del desamor.

Los actores Jesús Amate, Roberto Velasco y Sergio Torres en traje de faena para Erotic Massage de Juan Jesús Sánchez Amate Foto Pablo Olewski.

Los actores Jesús Amate, Roberto Velasco y Sergio Torres en traje de faena para Erotic Massage de Juan Jesús Sánchez Amate Foto Pablo Olewski.

Título Erotic Massage Dramaturgia y dirección Juan Jesús Sánchez Amate Reparto Roberto Velasco, Jesús Amate y Sergio Torres Colaboración especial Cristina Brasero Música original Jeffrey Pop Arreglos musicales Pablo Plaza Video Jacopo Mandelli Luces Andrea Aranda Foto Pablo Olewski Producción Benamate

Erotic Massage está en cartel en los teatros Luchana de Madrid, más información de fechas horarios y compra de entradas pinchando aquí.

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *