Entrevista a May Rios por “THE ROOM, trabajando para el diablo”

Entrevista a May Rios por “THE ROOM, trabajando para el diablo”

“Cómo podemos enfrentarnos al crimen organizado. Junto con la corrupción y el narcotráfico, ha constituido una fuerza que no es paralela al Estado. Es realmente el Estado dentro de él”. 

Rigoberta Menchú

Hace más de un año tuve la oportunidad de ver este impresionante trabajo de May Rios en La casa de la portera: “The Room, trabajando para el diablo”. Una obra que recomendé hasta la saciedad a través del “boca oreja” y que todo el que la ha visto ha quedado impactado, tanto por el tema como por el increíble, preciso y duro trabajo que hace May en esta puesta en escena, denominada Teatro Documental.

Una obra que ha ido y venido de La Casa de la Portera  en su andadura, y que ahora regresa, solo por dos días, con motivo de que la sala anuncia su despedida y recopila espectáculos que han tenido una buena trayectoria entre el público.

Tengo la oportunidad de entrevistar a la artífice de esta adaptación teatral y también actriz de raza.

252656_10150978840479847_1271761782_n

“The Room, trabajando para el diablo” Con May Rios
Fotos de J.A. Villegas

¿Cómo se gesta “The Room, trabajando para el diablo”?

Mi pareja, por entonces, me relata la historia real de un asesino a sueldo que había visto en “Documentos TV”. Mientras él me iba explicando sentí el deseo de hacer el personaje, de adaptar la historia al teatro, y así lo hice.

¿Por qué eliges este tema?

En un primer momento porque suponía un reto de interpretación. Una actriz, una mujer interpretando un personaje masculino me subyugaba. Desde el primer instante tuve claro que no sabrían cómo era su rostro y, que además, era imperativo un importante trabajo de voz: acento mexicano y trabajar la voz masculina desde el vibrato mas  grave que pudiese llevar a cabo. Mantener ese tipo de voz durante una hora, que es la duración que me impuse, es un extremo muy complicado. Me gusta lo difícil.

¿Desde cuando llevas con el montaje?

La idea se gestó en el año 2012. Entonces en plena pre-producción contraté un stand en la Feria de Huesca, donde conseguimos el primer contrato para The Room en Francia, en el Festival Latinoamericano de Pau. La acogida fue espectacular, el público se volcó con nosotros, aplaudiendo puestos en pie. Nos esperaron en el hall del teatro y me bombardearon a preguntas. Nunca lo olvidaré.

¿Cómo acepta el público a priori la idea de teatro documental?

Se acepta muy bien, en ese sentido sienten curiosidad y despierta su deseo de saber mucho más sobre el tema. Se implican con verdadero interés sobre el tema.

Pero es un teatro que no se hace mucho ¿verdad? ¿Por qué?

No, no se hace mucho porque no es comercial. Además, el público español no está acostumbrado al teatro documental, lo desconocen bastante.Por un lado, de impacto, desasosiego e incomodidad, por otra parte de una maravillosa curiosidad sobre lo que les estoy comunicando, sobre el narcotráfico y su repercusión. También de esperanza lo cual siempre me sorprende.

May Rios

May Rios, actriz y creadora del espectáculo de Teatro documental “The Room, trabajando para el diablo”

¿Qué ha sido lo más difícil de la construcción del personaje?

La voz y la adaptación sin duda, fueron dos meses trabajando la voz. Me recuerdo mordiendo un corcho – un tapón de botella- colocado en la boca. Y grabándome la voz y escuchando el acento que iba consiguiendo. Mi objetivo era mantener la respiración durante una hora. Es muy cansado, físicamente te agota.

Los movimientos masculinos y su ritmo corporal me fue más sencillo, y una delicia investigarlo. Trabajé desde imágenes, mi padre fue mi inspiración: cómo se movía, cómo se sentaba, etc.
 La adaptación fue lo más duro y fabuloso. Nunca había realizado una adaptación más de ocho meses de trabajo, más de nueve borradores tirados a la basura hasta encontrar la línea argumental deseada.

¿Qué repercusión tiene en ti este personaje?

Potente, me he implicado mucho en el problema del consumo de drogas, de la captación de muchachos que desean ganar dinero fácil a cualquier precio. El sicario dice:”…recuerdo que yo era el único en toda la escuela que llevaba unos reebok” lo describe cómo algo muy importante, esto es terrible.Además, me ha marcado a la hora de elegir un camino sobre el teatro que deseo realizar.

En estado embrionario se encuentra el próximo proyecto: teatro histórico, mujeres republicanas en las cárceles españolas en la dictadura. En esta ocasión, tengo la suerte de contar con el escritor y periodista Joaquín Robledo que realiza su primera incursión en la dramaturgia.

580006_10150978838564847_731009877_n

“The Room, trabajando para el diablo” basado en el bet seller “Sicario, Confesiones de un asesino de Ciudad Juarez”

¿Qué te gustaría conseguir con The Room?

Despertar el interés de los gerentes culturales por el mensaje que lanzamos con el espectáculo. Es importante que se vea porque crea conciencia, eso lo puedo asegurar. He trabajado para un público de a partir de 15 años para institutos y los profesores me lo comunicaron. Los chicos estaban impresionados y preguntaban al tiempo que reconocían visionar los videos que lanza el narco por youtube.

Tú eres y vives en Valladolid, ¿qué tal actuar en Madrid?

¡Maravilloso! Estamos muy cerca, geográficamente hablando. La Casa de la Portera me abrió sus puertas y de ahí conseguimos buenas críticas y reseñas; lo que es muy importante para cualquier espectáculo, algo que en Valladolid no ha ocurrido de momento. Gracias todo a Alberto Puraenvidia y a José Martret y a todo su equipo por creer en el proyecto y apostar por ello.

Es el primer espectáculo de teatro documental que se hacía en La Casa de la Portera de lo cual estoy muy orgullosa. Son más de 45 actuaciones – entre todos los lugares recorridos – que vamos realizando, casi siempre a taquilla y arriesgando mucho. Ir a taquilla realmente deberían hacerlo las grandes compañías e intérpretes ya famosos porque estos tienen las ventas aseguradas.

the-room-cartel

Cartel de la obra

Cuéntanos algo que te haya sorprendido, alguna anécdota de la función…

Llevo dos tipos de adaptaciones con el montaje; una para sala con escenografía y demás y otra para lugares reducidos muy cercana al público. En estos lugares la interpretación es realmente difícil y estimulante; interactúo mucho con el público en ciertos momentos.

En uno de esos momentos, el personaje (el sicario) “juega” con una navaja de mariposa – una de sus armas – tenía al público tan cerca que al sacar la navaja y jugar en el aire con ella, toda la fila de espectadores se movió hacia atrás al mismo tiempo. Parecía como que quisieran fundirse dentro de la pared, no podían hacer otra cosa, no tenían más espacio. ¡Miedo, tenían miedo! Yo tan pequeña mido 1,63 jajaja. ¡Fue fabuloso! Me hizo mucha gracia, yo me reía dentro de mi verdugo de sicario. En otra ocasión, el sicario relata las violaciones, mire a una mujer del público y estaba llorando a mares; se me hizo un nudo en la garganta, casi no pude continuar. ¡Una maravilla!

Como ya hemos dicho, quedan un par de ocasiones de ver este montaje en La Casa de la Portera. Imaginamos que volverá a los escenarios por la calidad que lo caracteriza. Por si acaso…no se lo pierdan.

 

Titulo: The Room, trabajando para el diablo/ Adaptación (*) May Rios / Director: Saul de la Fuente/ Interpretes: May Rios/ Compañía:  Phentesileateatro.

La Casa de la Portera C/Abades, 24 bajo dcha.

Domingos 24 y 31 de mayo a las 20:00 h

 

* Obra basada en la entrevista que el periodista Charles BOWDEN le realizó en 2009: “SICARIO, CONFESIÓNES DE UN ASESINO DE CIUDAD JUAREZ“ (libro prohibido actualmente en México) y en el documental cinematográfico de Gianfranco Rosi: ”EL SICARIO, ROOM 164”.

Autor

Coral Igualador Poveda
Desde que me recuerdo me han gustado los actos de narración: teatro, literatura, cine... Me apasiona la narración, la psicología y la comunicación y por eso de los caminos no rectos, pero que conducen a lo mismo, acabe estudiando logopedia. He tenido la oportunidad de formarme y trabajar como consultora de comunicación, voz, teatro creatividad y desarrollo personal para diversas entidades y personas. También escribo guiones, obras de teatro, dirijo y actuó. Otra oportunidad que me ha brindado la vida es la de escribir sobre el teatro que se sigue vivo, eternamente vivo, y poder difundirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *