Entrega de premios del Festival Internacional de Cine Invisible 2013 de Bilbao

Entrega de premios del Festival Internacional de Cine Invisible 2013 de Bilbao

La semana pasada Bilbao acogió la quinta edición del Festival Internacional de Cine Invisible organizado por KCD ONG. Durante el certamen los más de 6000 espectadores que acudieron a las salas de proyección tuvieron la oportunidad de ver 66 largometrajes y cortometrajes de 25 países diferentes. Historias de gran contenido social, ético y estético que, sin embargo, permanecen ocultas para gran parte del público por encontrarse fuera de los grandes canales de producción y distribución.

Foto 2

Escena de la película Sleepless Nights

Entre las 8 obras a las que el jurado premió se encuentra Sleepless Nights (2012), película dirigida por Eliane Rehab y galardonada con el Premio de Derechos Humanos “por indagar en la posibilidad de la reconciliación, en su necesidad. Por enfrentarse al dolor para cerrar heridas de un modo visualmente impecable, poético y descarnado, apostando por la memoria para la reconstrucción y la convivencia.”

Sleepless Nights cuenta la historia de Maryam Saiidi, la madre de un chico de 15 años que luchó en el frente comunista contra la derecha de las Fuerzas Libanesas y que “desapareció” con otras 17000 personas durante la guerra, y Assaad Shaftari, un oficial del bando contrario que intenta limpiar su alma por todos los crímenes cometidos durante las batallas.

Esta película nos sitúa en la Guerra Civil del Líbano de 1975 hasta llegar a 1991, momento en el que se exoneró de toda culpa a aquellos que habían delinquido en el transcurso del conflicto. Sleepless Nights muestra al espectador que la amnistía no funciona para las víctimas, pero tampoco para algunos delincuentes, como Shaftari, que al no haber sido castigados sienten que nunca podrán llegar a un estado de paz interior. En definitiva, el largometraje captura perfectamente el dolor de una nación y consigue ahondar en la profundidad de los problemas del Líbano.

Foto 3

Ngutu observa cómo un hombre gasta su dinero jugando a las tragaperras

Ngutu (2012) fue otro de los grandes triunfadores de la noche, el corto dirigido por Felipe del Olmo y Daniel Valledor consiguió 4000 votos convirtiéndose en digno merecedor del Premio a los Estudiantes. Ngutu es un joven senegalés que se dedica a vender periódicos. Aunque se esfuerza por desempeñar su labor lo mejor posible no consigue sacar rendimiento a sus horas de trabajo. Es entonces cuando decide observar a sus posibles compradores para saber qué es lo que está haciendo mal. Ngutu realiza una crítica social en forma de comedia sobre el trato a los inmigrantes. La sencillez del corto, en el que la voz del protagonista aparece casi todo el tiempo en off, hace que el mensaje cale fácilmente en el espectador.

Foto 4

Durante la gala los asistentes también disfrutaron de varias actuaciones musicales

Sin duda alguna hay que felicitar a la organización KCD por la acertada selección de las obras proyectadas en esta edición del festival que, pese a contar con un escaso presupuesto, no tienen nada que envidiar a muchas producciones hollywoodienses. Es importante reflexionar sobre la necesidad de fomentar este tipo de actos que ayudan a promover el cambio en nuestra sociedad, pero que con frecuencia encuentran numerosas trabas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *