En el corazón del mar, de Ron Howard

En el corazón del mar, de Ron Howard

“Cuando la leyenda se convierte en hecho, imprime la leyenda”. La célebre línea de diálogo de El hombre que mató a Liberty Valance, una de las obras maestras de John Ford, serviría perfectamente para explicar por qué Moby Dick, la célebre novela de Herman Melville llevada en multitud de ocasiones al cine y la televisión, resulta más interesante que la historia real en la que se inspira, la tragedia del ballenero Essex, que el director Ron Howard pretende mostrarnos en la aburrida En el corazón del mar.

Quizá la razón la encontremos en la falta de un personaje tan potente como el capitán Ahab, ese hombre tullido que encuentra en la persecución de la ballena blanca casi una razón para vivir. Por otra parte, el suceso verdadero, por lo menos tal y como nos la cuenta Ron Howard, acusa una cierta dispersión que provoca que la película vaya a la deriva en más de una ocasión.

La ballena blanca vuelve a tener su lugar dentro de En el corazón del mar

La ballena blanca vuelve a tener su lugar dentro de En el corazón del mar.

El guion de Rick Jaffa, Amanda Silver y Charles Leavitt nunca ahonda demasiado en las diferentes tramas y personajes. Parece como si los responsables del guion simplemente apuntaran algunos elementos interesantes, como las diferencias entre el capitán George Pollard Jr. y el primer oficial Owen Chase o la obsesión por capturar al gran cetáceo blanco, pero acabaran decantándose por centrarse en una cinta de supervivencia más cercana a ¡Viven! que a las películas de Raoul Walsh o a la irregular adaptación que John Huston realizó del clásico de Herman Melville.

Ron Howard, autor de las exitosas Apollo 13 y Una mente maravillosa,  dirige con corrección y escasa fuerza un largometraje que nunca logra encontrar el verdadero tono aventurero, a pesar de unas logradas escenas de naufragio y la excelente fotografía de inspiración pictórica de Anthony Dod Mantle, responsable del look visual de muchas películas del movimiento Dogma y de la productora Zentropa.

Tom Holland encarna a un grumete que se embarca por primera vez en En el corazón del mar.

Tom Holland encarna a un grumete que se embarca por primera vez en En el corazón del mar.

Tampoco el reparto logra brillar a gran altura. Benjamin Walker resulta excesivamente marmóreo como el altivo capitán del barco, mientras que Chris Hemsworth vuelve a hacer gala de su limitado registro interpretativo en el papel del valiente primer oficial. Solamente Tom Holland, el joven actor británico que conocimos gracias a Lo imposible, consigue aportar sensibilidad a su inexperto grumete, aunque su rol, como todo en esta película, esté escasamente perfilado.

Autor

Avatar
Julio Vallejo Herán creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Licenciado en Periodismo y Experto en Comunicación y Arte por la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado su labor como comunicador y crítico en medios como Televisión Española, Europa Press Televisión, Lainformacion.com, Cine para leer, Tendencias Magazine, AB Magazine, Coveritmedia, Pasionporelcine.es, Freek Magazine, Verano Complutense, Supernovapop.com, Macguffin, Muchoruido.com, Basecine.net, Muzikalia.com, Cine 5 Estrellas (www.cine5x.com), Avant Press, Cinema Ad Hoc y Notasdecine.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *