El Secreto; una obra para gozar.

El Secreto; una obra para gozar.

 

“Aquí estoy, amigo, para celebrar una fiesta, la mejor posible mientras viva en la tierra.

Creo que ese es también tu deber”.

Janis Joplin

La leyenda que acompaña a la obra El Secreto dice así: Una fiesta sensual cargada de poesía y goce.

Exacta definición para el especial proyecto de Teatro en el Aire, la compañía que desde hace más de 10 años tiene como cometido la investigación, el trabajo  y el juego de elevar a acto teatral los sentidos.

No hay lugar para la indiferencia ni para el aburrimiento en ninguna de sus puestas en escena y en  El Secreto aún menos porque de una fiesta se trata,  y como en una fiesta agasajan a sus invitados, nosotros el público, con las mejores herramientas de las que disponen para gozar de un teatro-ritual de puro deleite y entretenimiento.

IMG-20141204-WA0000

Sentados: Mercedes Salvadores y Rodrigo Villagrán.
En el centro, de negro: Lidia Rodriguez Correa
Musicos: La Banda de Stevanov
Y la colaboración de “El Hilo de la Creación”

Los invitados acudimos al divertimento descalzos para tomar tierra y rendir homenaje a los anfitriones por un camino que nos marcan unos zapatos atados con hilo rojo, ese del que debemos estar conectados unos con otros  desde nuestras más profundas raíces; y así, descalzos, entramos en un laberinto suave que acaricia nuestra cara para descubrir a un hombre y una mujer que se aman, son Belinda (Mercedes Salvadores) y Santiago (Rodrigo Villagrán), el yin y el yan destinados a encontrarse para fundirse en los placeres sensuales y amatorios del goce carnal y espiritual al que nos lleva el amor.

Nos narran con alegre voz que cada año celebran su encuentro, porque estaban solos y dejaron de estarlo, porque todos estamos en comunión  con nuestra soledad y con nuestra compañía, y nos muestran que en el laberinto de la vida el conocimiento del otro es posible.

3-El Secreto-Anfitriones

Santiago y Belinda son los anfitriones de la fiesta de El Secreto

Su fiesta nos alerta de verdades universales, sencillas recetas al alcance de cualquiera para disfrutar de este transito llamado vida: el goce olvidado de comerse un tomate carnoso y repleto de jugos, o de beber en una bota de vino deslizando el sagrado liquido con deleite entre la boca y la garganta. Elementos simbólicos de nutrición corporal metáforas del acto sexual y sensual de unión entre dos cuerpos, pero ante todo redescubrimiento poético de acciones cotidianas que cobran significado dirigidas por estos sabios de la escena y de lo sensitivo.

Lo anfitriones muestran una generosidad extrema  con el público, sello distintivo de la compañía Teatro en el Aire. Despliegan medios y talento, marcando un ritmo cadente, sensual, reflexivo en un ambiente de fiesta que no decae, porque deciden que el propósito de nuestro paso por el mundo sea un festín y festival, a la usanza de la fiestas de pueblo, las dionisiacas o los rituales africanos.

El mimo y cuidado con el que envuelven las escenas consigue que el espectador sea participe de una forma progresiva, sin esfuerzo, de instantes íntimos e intensos formando parte del todo teatral, que es el propósito  mágico y ancestral del nacimiento del teatro. La mezcla de sorpresa e interacción se mitiga en un ambiente de confort y bienestar fruto de la honestidad del trabajo escénico de Teatro en el Aire, donde lo onírico, lo real, lo reflexivo, lo corporal y lo nutritivo -de cuerpo y espíritu- se cuela por todos los recovecos del espectador haciendole único e importante para el desarrollo de la función.

1-El Secreto-Lidia

La Madre Tierra alimentando a los comensales en El Secreto de Teatro en el Aire.

Acompañan a los anfitriones la Madre Tierra (Lidia Rodríguez, también directora del sarao),  El Pícaro (Rocío Herrera) y los Scarpines (Esther, Chus, Eva, Paola, Cristina, Tina y Sergio del proyecto “El Hilo de la Creación”)  y como de una fiesta se precia, la música de charanga popular de La Banda de Stevanov (trompeta, percusión y acordeón) que va más que al pelo de lo que acontece.

Da gusto ver que a la salida una sonrisa generalizada se ha impreso en el rostro del público. Se percibe  el disfrute en los cuerpos.

Y ¿cuál es el secreto? Lo tienen al alcance de sus manos, pero es más gratificante que lo descubran en la fiesta teatral que estos magos, excelsos anfitriones de la escena, han tenido a bien prepararnos.

Redescubrir la sencillez y el goce acompañados de buenos profesionales que trabajan para y por el público siempre es un placer.

 

Titulo: El Secreto/ Directora: Lidia Rodríguez Correa / Compañía: Teatro en el Aire / Actuación: Mercedes Salvadores, Rodrigo Villagrán, Lidia Rodríguez, Rocío Herrera /Música: La Banda de Stevanov, Alexander Stevanov, Miroslau Boriesov, Mijail MiailovImpresiones Olfativas: Carlos Javier Sarmiento / Iluminación: Jesús Lucio Isidro / Prensa: Raquel Berini

Nave 73 C/Palos de la Frontera, 5

Miércoles y jueves 3, 4,  10, 11, 17 y 18 de diciembre

20:30

Autor

Coral Igualador Poveda
Desde que me recuerdo me han gustado los actos de narración: teatro, literatura, cine... Me apasiona la narración, la psicología y la comunicación y por eso de los caminos no rectos, pero que conducen a lo mismo, acabe estudiando logopedia. He tenido la oportunidad de formarme y trabajar como consultora de comunicación, voz, teatro creatividad y desarrollo personal para diversas entidades y personas. También escribo guiones, obras de teatro, dirijo y actuó. Otra oportunidad que me ha brindado la vida es la de escribir sobre el teatro que se sigue vivo, eternamente vivo, y poder difundirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *