El paso universal

El paso universal

 

En un paso está contenido todo el saber humano y toda la Naturaleza está en él destilada. Es la más pequeña medida del caminar humano, de la senda que recorremos en nuestros días en este mundo.

¡Pero qué resultado divino constituye! El cuerpo humano tiene que manifestar sus potencialidades para que ese paso pueda ser dado. Y el cuerpo humano, que contiene al cerebro, es la expresión más elevada de la Naturaleza y de la ciencia.

En efecto, la Naturaleza en su máxima expresión más la razón, el inconsciente, las emociones, los sentimientos, las cogniciones, percepciones…a cada instante, todo el conjunto…da un paso.

De este modo, por decirlo de alguna manera, la unidad de medida del Universo es un modesto paso de cualquier ser humano. Del proceso que culmina en ese paso se puede extraer toda la ingente sabiduría que nos constituye, conocida y desconocida.

Debemos ocultar que caminamos, que sentimos, que pensamos, que, a veces, amamos. A cualquier extraño que pueda circular por ahí, buscando placeres salvajes, destripando la muñeca, por ejemplo.

A Dios mismo, sin ir más lejos, o más cerca. No debería saber nada de estos secretos pasos nuestros, del caminar que emprendemos cada día, a cada instante.

Pero esto no deja de ser una contradicción en los términos, pues Dios, si lo hubiere, estaría incluido en ese modesto paso.

No hemos dejado nada de lado, de costado. Todo ha sido aspirado por ese artefacto universal que es el paso, el pasito. Pero tenemos una salida. Atribuirle a la razón el proceso cognitivo que nos ha llevado a semejante punto del razonamiento.

Y pues la razón es otro elemento de esa síntesis corporal y cerebral, nos hemos resguardado escondiendo la cabeza bajo el ala, por así decir.

Y llegados a este punto, la medida universal de todo nos advierte, paso a paso, que nada sabemos, que de nada conocemos y que sólo somos polvo en el Universo.

Del todo a la nada y de la nada al todo, ese es el recorrido circular en que nos hemos empeñado al emprender este camino, este caminar.

A esa rueda nos incorporamos, nos montamos en ella como funambulistas del gran circo de nuestras vidas y paseamos tranquilamente, ascendiendo y descendiendo por los pasajes del conocimiento y de lo desconocido.

Pero volvamos al modesto paso que hemos dado ya o que quizá todavía esté por cumplirse. Nuestra historia se encuentra impresa en la huella que deja nuestro pie al hollar el suelo, arenoso pongamos por caso.

Y si recogiésemos ese polvillo, esa arena que hemos desplazado de su anterior puesto tendríamos el mejor contenido para la elaboración de un reloj de arena que marcase las horas de nuestro nacimiento a nuestra muerte. Encapsulando así nuestra vida.

Autor

José Zurriaga
Soy José Zurriaga. Nací y pasé mi infancia en Bilbao, el bachillerato y la Universidad en Barcelona y he pasado la mayor parte de mi vida laboral en Madrid. Esta triangulación de las Españas seguramente me define. Durante mucho tiempo me consideré ciudadano barcelonés, ahora cada vez me voy haciendo más madrileño aunque con resabios coquetos de aroma catalán. Siempre he trabajado a sueldo del Estado y por ello me considero incurso en las contradicciones que transitan entre lo público y lo privado. Esta sensación no deja de acompañarme en mi vida estrictamente privada, personal, siendo adepto a una curiosa forma de transparencia mental, en mis ensoñaciones más vívidas. Me han publicado poco y mal, lo que no deja de ofrecerme algún consuelo al pensar que he sufrido algo menos de lo que quizá me correspondiese, en una vida ideal, de las sempiternas soberbia y orgullo. Resido muy gustosamente en este continente-isla virtual que es Tarántula, que me acoge y me transporta de aquí para allá, en Internet.

2 comments

  • Avatar

    La perfección del cerebro y todas las funciones que de él se derivan; las bases biológicas del comportamiento humano y los procesos mentales son los temas candentes de la conducta. ¿Qué haríamos los seres humanos sin una mente regida por el flujo de la información y bajo una perspectiva fisiológica que la sustentara? Nada. Nuestra forma de comportarnos y de expresarnos a lo largo de la evolución se manifiesta en base a unas unidades fisiológicas cerebrales y unas conexiones que las unifican; a través de los sistemas sensoriales y motores nos relacionamos con nosotros mismos, los demás y el entorno.

    El sueño y la vigilia nos permiten seguir nuestro ritmo biológico; nuestro reloj interior nos acelera el ritmo y nos activa; nos orientamos a base de estímulos que bombardean nuestro cerebro y a través de esas expresiones que estos producen, las llamadas sensaciones se rigen una serie de sentimientos, emociones y por consiguiente pensamientos.

    ¿Cómo medimos ese conjunto de emociones, sentimientos, deseos y sensaciones? A través de la motivación, la razón, la memoria y el recuerdo…y su expresión. La vida es pues Alma y espíritu, mente o intelecto, unido al conocimiento a través del cual llegamos por los sentidos y el raciocinio.

    Magnífico e interesante artículo de un gran escritor y psicólogo como es nuestro José Zurriaga, sin duda un excelente pensador e inmejorable amigo que siempre plantea problemas del ser humano…Enhorabuena. Un beso

    Contestar
    • Avatar

      Mi estupenda amiga y gran escritora Almudena Mestre con sus elucubraciones psicológicas de gran vuelo me pone en el disparadero como vien siendo habitual. Un beso.

      Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *