El mundo sigue (1963), de Fernando Fernán Gómez

El mundo sigue (1963), de Fernando Fernán Gómez

El gran Fernando Fernán Gómez, uno de los grandes nombres del séptimo arte en la piel de toro, es el responsable de dos de las películas malditas más ilustres del cine español: El mundo sigue (1963) y El extraño viaje (1964). Ambas tuvieron problemas para pasar la censura franquista y las dos dibujaban un país donde reinaba la miseria moral y monetaria, elementos que el régimen dictatorial quería esconder a toda costa. De la misma manera, las dos conocieron un estreno casi furtivo en su momento. No obstante, con el paso del tiempo, sendos filmes han conseguido el estatus de clásicos. Sin embargo, mientras El extraño viaje se ha dado a conocer de manera amplia gracias a su edición en DVD y sus numerosos pases televisivos, El mundo sigue (1963) no había gozado de esa masiva difusión. No obstante, gracias a la restauración de Juan Estelrich, poseedor de los derechos del largometraje, y la distribuidora A Contracorriente, la cinta ha conocido un nuevo estreno en pantalla grande que supone una reivindicación en toda regla.

Visto con los ojos del siglo XXI, El mundo sigue continúa manteniendo ese espíritu de gran tragedia española. Curiosamente, la cinta es la adaptación de una novela de Juan Antonio Zunzunegui, una escritor falangista que, sin embargo, se mostró crítico al régimen en muchos aspectos. Fernando Fernán Gómez, admirador del libro, logró llevar la historia a la gran pantalla sin que hubiera ningún tipo de rémora literaria. Quizá lo que más sorprenda precisamente es la naturalidad con la que está reflejada el habla de la época. También asombra, especialmente si lo vemos desde la perspectiva de los espectadores del nuevo milenio, el fiel reflejo de la vida cotidiana del Madrid de la época.

Gemma Cuervo encarna a la hermana díscola de El mundo sigue

Gemma Cuervo encarna a la hermana díscola de El mundo sigue

No obstante, quizá lo más digno de admiración sea lo osado de la propuesta. Desde el punto de vista formal, la cinta está planteada como un larguísimo flashback que comienza y termina extrañamente en el salpicadero de un coche caro. Por otra parte, Fernán Gómez tambien aprovecha para experimentar en algunos momentos, como en la soberbia escena en la que una de las hijas de la familia protagonista regresa a casa después de mucho tiempo ausente. Mientras sube la escalera, el realizador intercala imágenes de esa mujer cuando volvía al hogar en su niñez y adolescencia, aumentando más si cabe el tono emotivo de ese momento.

En el aspecto meramente argumental, la película dibuja una España triste y ruín donde casi todo está fundamentado en el dinero o su falta y las apariencias son meramente una fachada de una presunta moralidad que no existe. Lo hace contraponiendo a las dos hermanas del clan: una mujer desgraciada que fue conocida por su belleza en su juventud, pero ahora tiene que soportar las chaladuras de su marido tarambana, y otra que ha decidido que para triunfar en la vida tiene que acercarse a los hombres ricos. Junto a ellos revolotean una madre que es capaz de pasar por alto las inmoralidades de uno de sus vástagos, un padre algo calzonazos, un hermano que se dedica a dar sus particulares sermones a la primera de cambio y un crítico teatral que vive con el trauma de haber dejado pasar a la hija mayor del clan. Todo ello mostrado de una manera descarnada y con un humor negrísimo.

Francisco Pierrá y Milagros Leal encarnan a los padres de dos hermanas enfrentadas en El mundo sigue

Francisco Pierrá y Milagros Leal encarnan a los padres de dos hermanas enfrentadas en El mundo sigue

Fernando Fernán Gómez logra que el conjunto no se le vaya de las manos gracias a un magnífico guion, escrito por el mismo director, y un espléndido reparto donde destacan una magistral Milagros Leal, como la progenitora que admite la vida disoluta de una de sus hijas; Agustín Gónzalez, entrañable como ese periodista que dejó pasar a su gran amor, o el propio Fernán Gómez, inconmensurable en el papel de ese camarero que quiere sacar a su familia de la pobreza apostando a las quinielas. En definitiva, El mundo sigue solo puede calificarse de obra maestra, una de las pocas de las que cuenta el cine español.

Autor

Avatar
Julio Vallejo Herán creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Licenciado en Periodismo y Experto en Comunicación y Arte por la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado su labor como comunicador y crítico en medios como Televisión Española, Europa Press Televisión, Lainformacion.com, Cine para leer, Tendencias Magazine, AB Magazine, Coveritmedia, Pasionporelcine.es, Freek Magazine, Verano Complutense, Supernovapop.com, Macguffin, Muchoruido.com, Basecine.net, Muzikalia.com, Cine 5 Estrellas (www.cine5x.com), Avant Press, Cinema Ad Hoc y Notasdecine.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *