El Lobo de Wall Street, de Martin Scorsese. Dinero, sexo y drogas

El Lobo de Wall Street, de Martin Scorsese. Dinero, sexo y drogas

Dinero, sexo, dinero, drogas y dinero. El Lobo de Wall Street bien podría resumirse en esos tres pilares fundamentales que conforman la codicia humana.

La nueva colaboración del tándem Scorsese/DiCaprio se corona desde ya como una de mis películas favoritas del presente año y nos regala a un desatado Leonardo DiCaprio (Globos de Oro en la categoría de Mejor Actor en Comedia o Musical por este papel y a la espera de que por fin le premien con el tan deseado Oscar) en uno de los mejores papeles de su carrera. Durante tres vertiginosas horas asistiremos al glorioso auge y estrepitosa caída de Jordan Belfort, corredor de bolsa sin escrúpulos que amasó una ingente fortuna y fue condenado en los noventa por vender bonos basura.

el-lobo-de-wall-street-trailer-final-en-espanol-de-la-nueva-pelicula-de-martin-scorsese-680x453

Leonardo DiCaprio en “El Lobo de Wall Street” de Scorsese

Martin Scorsese se reinventa a sí mismo para volver a coronarse como uno de los grandes del cine, pues pocos hoy en día pueden presumir de ser creadores de obras maestras del séptimo arte sin caer en la monotonía ni ser repetitivos, tan sólo aportando su enfoque propio y personalidad, aspecto que otorga al resultado final la calidad a la que el director italoamericano ya nos tiene acostumbrados. El Lobo de Wall Street es un retrato de la ambición, la traición, el deseo, la codicia y la culpa, elementos puramente scorsesianos presentes en toda su filmografía que lejos de convertirse en clichés son los que, una vez más, se convierten en el motor de la trama, una desmadradísima trama en este caso en la que DiCaprio vuelve a reafirmarse como uno de los mejores actores del panorama actual a nivel mundial.

19537104_20131122150541608_jpg-c_640_360_x-f_jpg-q_x-xxyxx

Leonardo DiCaprio en “El Lobo de Wall Street” de Scorsese

Ante todo, estamos frente una divertidísima y ácida crítica al sistema capitalista enmarcada en un perfecto contexto que no pierde el ritmo en ningún momento, convirtiendo en memorables casi todas las situaciones (véase fiestas) a las que asistimos (incluyendo bacanales en aviones) como elemento esencial de la espiral de lujuria y derroche en la que sobran alcohol, putas, cocaína, strippers y billetes inmiscuidos en un conjunto de hilarantes situaciones y diálogos brillantes. DiCaprio mira a cámara y se dirige directamente al espectador, haciéndole partícipe de su vida, de su ajetreada y fastuosa vida, de su rápido ascenso y de la escandalosa caída que viviría Belfort, arrastrando con él a todo un séquito de personajes que brillan con luz propia: desde un impagable Jonah Hill a una muy sexual Margot Robbie en el papel de la mujer de Belfort (y ojo al pequeño papel reservado para Matthew McConaughey).

THE WOLF OF WALL STREET

El Lobo de Wall Street de Scorsese o Dinero, sexo, Dinero, drogas y Dinero

Estableciendo un nuevo récord del uso de la palabra fuck en una película (repetida 506 veces), El Lobo de Wall Street es políticamente incorrecta, divertida, gamberra y absolutamente imprescindible, cuyo mensaje moral final incluido nos recuerda una vez más que la redención es otro de los temas del cine de Scorsese, quien no defrauda en uno de sus, me atrevería a decir, mejores trabajos de toda su carrera. Como diría el propio Belfort: is a fucking good movie!

El Lobo de Wall Street de Matín  Scorsese se estrenó el 17 de enero de 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *