El beso

El beso

Pisó el acelerador y el coche alcanzó los 130 kilómetros por hora sin mayores problemas.

El ordenador le avisó de que tenía que reponer el aceite en cuanto llenara el depósito de gasolina. Subió aún más el volumen de la música y avanzó durante otra hora. Estaba decidido a no mirar atrás y olvidarla cuanto antes. En la gasolinera compró el bote de aceite, se tomó un cortado y, mientras se dirigía al aseo, se fijó en el periódico deportivo. El equipo de fútbol de sus amores había vuelto a perder. Quitó el tapón del motor con dificultad, pero al final se le escapó de los dedos y se perdió en la selva de tubos del coche. El encargado de la gasolinera le recomendó que se acercara a un taller que no estaba lejos; allí lo encontrarían sin problemas. En efecto, el mecánico no tardó en dar con el tapón, aunque también encontró otra cosa perdida.

Volvió al coche y arrancó mientras el rock de Status Quo volvía a sonar con fuerza. Bajó la ventanilla y dejó escapar el beso abandonado en el interior del vehículo.

 

 

Autor

Justo Sotelo
Novelista y catedrático de Política Económica, es profesor en los prestigiosos ICADE (Universidad Pontificia de Comillas) y CUNEF (Universidad Complutense de Madrid). Licenciado y doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y máster en Estudios Literarios y en Literatura Española. Ha escrito varios libros de economía y decenas de artículos, así como cinco novelas (La muerte lenta”, 1995, “Vivir es ver pasar”, 1997, “La paz de febrero”, 2006, “Entrevías mon amour”, 2009 y “Las mentiras inexactas”, 2012), sendos ensayos sobre los escritores Manuel Rico, 2012, y Haruki Murakami, 2013, y un libro de microrrelatos, los "Cuentos de los viernes", 2015. En la actualidad está escribiendo un segundo libro de microrrelatos: "Cuentos de los otros" y una nueva novela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.