El árbol de las doncellas

El árbol de las doncellas

Ya no quedaba casi nadie en el pueblo. Sólo los ancianos permanecían fieles a su labor diaria de enterrar doncellas. Habían transcurrido muchos años desde que sepultaron a la primera y aún así les seguían temblando las manos al amortajar aquellos rostros de frescura doliente. Antes, eran sus esposas quienes se encargaban de estos rituales preparatorios pero hacía tiempo que ellas se habían marchado. Algunas pocas habían fallecido. La mayoría decidieron abandonar a aquellos hombres que las miraban como si no existiesen. Huyeron de madrugada sin apenas equipaje, maldiciendo aquel monstruoso e inmenso árbol de ramas púrpura que apareció un día, no se sabe cómo, en el centro del pueblo. Aquel de cuyas ramas continuaba brotando cada amanecer una preciosa muchacha muerta.

Autor

Avatar
(Sevilla, 1980) Escribo poemas y microrrelatos. Algunos de mis textos han sido ganadores o finalistas de concursos y han sido publicados en antologías. Fui una de las ganadoras del III Día Internacional de la poesía en Segovia 2012 y ganadora mensual del III Certamen de Microrrelatos ENTC 2013. Estudié Turismo y trabajo en un hotel de mi ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *