IN- EDIT Festival Barcelona 2014. 1ª Crónica: Los alrededores de una canción.

IN- EDIT Festival Barcelona 2014. 1ª Crónica: Los alrededores de una canción.

Que el mundo de la música es terreno abonado para todo tipo de excentricidades es una obviedad tan antigua como la música pop. Desde fans adolescentes que, generación tras generación, siguen sufriendo ataques de histeria ante la cercanía de su ídolo hasta coleccionistas compulsivos que hacen de la caza y captura de un disco el motivo central de su ocio pasando por quienes usan la música para escapar de una existencia gris; todo cabe en los alrededores de una canción.

El fenómeno fan es aún más divertido y excéntrico cuando l@s fanátic@s están más cerca de los cincuenta que de los veinte. Esto es lo que ocurrió en el pase del lunes del, por otro lado espléndido, documental sobre Spandau Ballet que ha dirigido George Hencken a mayor gloria de la banda londinense. La sala cinco de los multicines Aribau (es decir, el cine abierto más antiguo de la Ciudad Condal) se llenó de hombres y mujeres que habíamos crecido al ritmo de To cut a long story short y que estábamos expectantes ante la presencia de los que fueron nuestros ídolos a unos cuantos metros de nosotros. Y la velada no defraudó en absoluto. Tony Hadley, John Keeble, Gary Kemp, Martin Kemp y Steve Norman superaron las rencillas que les llevaron a juicio y se presentaron en carne mortal ante nosotros para anunciarnos que estarán tocando en España a finales de marzo o primeros de abril, que tienen intención de que las tres canciones nuevas incluidas en el nuevo recopilatorio The Story tengan continuidad en el futuro y, en resumidas cuentas hacer válida la máxima de que la música que te gusta cuando tienes 18 años es la música que te gustará el resto de tu vida.

soulboys_quad_final

“Soul boys of the western world” es un repaso a la trayectoria de Spandau Ballet

Soul boys of the western world es un repaso a la trayectoria de Spandau Ballet que no elude los momentos escabrosos y, sobre todo, un excepcional trabajo de documentación y montaje. Quizás porque los miembros del grupo se conocían desde pequeños, es ingente el material fílmico disponible sobre su ascenso y caída. Tanto que Hencken renuncia a los bustos parlantes apoyándose únicamente en entrevistas en off a los músicos cuyas voces identifica a través de unos (a ratos redundantes) rótulos sobre la pantalla. Consigue con ello no  viajar constantemente del pasado al presente y darle todo el protagonismo a la cronología histórica. Especialmente divertido es el fragmento de un concurso televisivo británico en el que Spandau Ballet competían en conocimientos sobre sus propias bandas con Duran Duran y que se saldó con una victoria de los de Simon Le Bon.

mitch_kezin_04

Mitchell Kezin en “Jingle Bells rocks”

El coleccionismo (da igual que sea cinematográfico que musical o de cualquier otro tipo) es más una forma de vida que una afición. Que en el momento actual (cuando prácticamente todo se puede encontrar on line porque siempre habrá sobre la tierra alguien a quien le guste lo mismo que a ti) siga existiendo, como si el tiempo no pasara, personas que escudriñan las tiendas de discos en busca de una rareza es algo, cuanto menos, digno de ser documentado. Si estas rarezas además son discos navideños, como le ocurre a Mitchell Kezin,  director y  uno de los protagonistas del Jingle Bells rocks, el asunto entra dentro de la mítica. Al principio de su película vemos a Kesin literalmente tirado en el suelo de una tiendas de discos nervioso y rebuscando en cajas singles y LP´s usados con la música navideña más bizarra. Durante la proyección descubriremos que no está solo en el mundo y que hay más gente con  idéntica afición, entre ellos personajes tan ilustres como John Waters o Run DMC. No hay mejor felicitación navideña, parece decirnos el documental, que regalar a tus seres queridos un CD con canciones como Back Door Santa, Santa Claus Is A Black Man o Santa Came On A Nuclear Missile. Preguntado su director en el debate posterior a la proyección qué era más importante si encontrar un disco o escucharlo, Kesin contestó sin dudar:  “encontrarlo”.

mateo-cuba

“Mateo” de Aaron I. Naar

Matthew Stoneman es un estadounidense residente en Los Ángeles que malvive en un caótico cuarto lleno de chinches y se dedica a cantar en restaurantes mexicanos “para gente que no me quiere escuchar” como él mismo confiesa. Dotado de una bonita voz y un escaso dominio del español, se convierte en otra persona (la que realmente quiere ser) cuando ahorra el dinero suficiente para irse a Cuba y allí alquilar un estudio de grabación, contratar a varios músicos de estudio, grabar boleros y luego irse de putas. Mateo es un retrato de este personaje más divertido que patético porque él es así, vive como quiere vivir y Aaron I. Naar el director, no le juzga en ningún momento.

Mateo no vino al festival, pero tengan por seguro que si se decide a caer en un futuro por Barcelona iremos a verle antes de que pierda la cabeza y la cartera en la parte baja de las ramblas.

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial. Acaba de publicar en México su nueva novela VERANO DE KALASHNIKOVS (Harper Collins). Su nueva serie, MATADERO, este año en Antena 3 y Amazon Prime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *