Ediciones Invasoras edita la Antología “SEN(O)FOBIA

Ediciones Invasoras edita la Antología “SEN(O)FOBIA

 “SEN(O)FOBIA” es el término que acuña Julio Fernández sobre el odio a lo viejo de esta sociedad sintomática que da título a la antología de Ediciones Invasoras

Por Sebastian Moreno Sambruno

 

 

Si algo ha hecho desde su nacimiento Ediciones Invasoras, al abrigo del incansable Julio Fernández Peláez, además de apoyar a la dramaturgia contemporánea española – basta ver en su catálogo a los autores más laureados y prolíficos de los últimos años – ha sido poner el dedo en la llaga –las llagas- de este, nuestro momento histórico y social.  Son varias ya las antologías en las que reúne a autores y amigos  invitándonos a reflexionar sobre alguna de las heridas de nuestro tiempo. Una suerte de artivismo discursivo y formal, al que el propio editor aludía así recientemente: “En la búsqueda de la rareza y la subversión, de la dramaturgia que despierta emociones desde lo no previsible, Invasoras se ha ido encontrando auténticos tesoros.” (Primer Acto, núm. 358)

En esta ocasión, en fechas en las que lamentamos andar inmersos en la segunda ola de la pandemia, llega a las librerías, y ojalá también a las estanterias de sus casas el número 88 de la colección bajo el sugerente título de “Sen(o)fobia”.

Término que acuña Julio sobre el odio a lo viejo de esta sociedad sintomática, el tratamiento que ha tenido la vejez durante estos meses y la crítica implícita a la gestión de las residencias, y que propone definir en el prólogo: “Es sen(o)fobia, odio a lo viejo, odio visceral a lo que ya no sirve. No es que tengamos miedo a ser ancianos, lo que sucede es mucho más grave: los ocultamos, los olvidamos y los dejamos morir. Odio. A pesar de que con ese odio estemos fusilando y contra un muro la memoria, nuestra memoria, nuestra Historia”.

Bajo este grito gutural clamando a los lapiceros de las/os autoras/es por la dignidad de nuestros mayores, -esa generación arrugada y asustada-, nos arremolinamos ante la propuesta de arrullar con el lenguaje la vulnerabilidad, el abandono y desprecio que han sufrido.

Abre la antología Jerónimo López Mozo (Premio Nacional de Literatura Dramática 1998) imaginando una residencia de ancianos más cercana al imaginario del Teatro de la Muerte de Tadeusz Kantor.

También se acercan a las residencias los textos de Guillermo Heras o Alberto de Casso.

Portada e ilustraciones para varias de las piezas a cargo de Jesús Román.

Portada e ilustraciones para varias de las piezas a cargo de Jesús Román.

Los textos de Paloma Pedrero, Laura Aparicio, Pilar Zapata o Carmen Abizanda hacen corpórea la voz de la anciandad: una voz familiar, frágil, experta, luminosa, en ocasiones costumbrista y causal, en otras, intensamente lúcidas…

Otros escenarios les sirven a Ruth Vilar, Antonio Nieto o Juan Mairena, entre otros, para denunciar alegóricamente el injusto desprecio de la vejez.

Las páginas se llenan de Angelitas, Blases, Anselmos, Ciprianas, Paulinos, Saturninas o Hermenegildas; personajes con nombres que nos transportan directamente a los hijos de una época de la que todos reconocemos aromas y músicas. Nombres que calzarían “unas zapatillas de cuadros usadas, muy usadas” -como dice en su texto Carmen Menager – “forma del pie que albergaron. Dedo de martillo. Juanete. Forma de salón de 4 metros cuadrados. Forma de calor de estufa catalítica, de pasos apresurados y cortos…”

Un honesto homenaje a los que están y a los que se han ido, volando como jilgueros en la emotiva propuesta de reencuentro de Antonio Miguel Morales, o preparando el viaje como en la escena de Raquel Calonge aunque como bien advierte: “a esa edad se sabe bien viajar sin maleta”.

Listado Completo de Piezas y Autores

¡Que revienten los viejos! (el depósito de los cadáveres vivos), Jerónimo López Mozo
El mosquito, Paloma Pedrero
Sentido y sensibilidad, Guillermo Heras
1.9.3.6, Lola Correa
La última revelación, Alberto de Casso
Cinco frases con puntos suspensivos, Pilar Zapata
El jilguero, Antonio Miguel Morales
Perros al sol, Laura Aparicio
La sopera, Antonio Cremades & Pedro Montalbán-Kroebel
No es una opción, Ruth Vilar
La barahúnda (tragedia griega para residencia), Sebastián Moreno
Valeria y yo, Carmen Abizanda
Manos, Ana Abad de Larriva
Flores que nadie ve, Enrique Torres Infantes
El fotógrafo de surcos, Antonio Nieto
La puntilla, Gonzalo Campos Suárez
El viejo roble, Francisco J. De los Ríos
Skype, Julio Fernández
Alas, Carmen Menager
Lágrimas, música, silencio, Asunción Díaz Alcuaz
Réquiem, Bryan Vindas
Dios odia a los cobardes, Juan Mairena
Al otro lado de la tapia (o La noche que no ladrarán los perros), Raquel Calonge

¡Ya a la venta en Ediciones Invasoras y librerías especializadas! ¡No se lo pierdan!

Autor

Sebastian Moreno
Sebastián Moreno es coautor de la obra “Nadie come tierra”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *