Eco y Narciso, de Calderón de la Barca. Versión de Íñigo Rodríguez-Claro y Carlota Gaviño

Eco y Narciso, de Calderón de la Barca. Versión de Íñigo Rodríguez-Claro y Carlota Gaviño

En la imagen Pilar Enguídanos Montoro, Pepe Serrano, Marta Hervás, Maria Pizarro, Eva March, Alex Marcos y Noelia Ballesteros en  Eco y Narciso de Calderón de la Barca, en versión y dirección de Íñigo Rodríguez-Claro y Carlota Gaviño

Eco y Narciso, dirigido por Carlota Gaviño e Íñigo Rodríguez-Claro, es el resultado de un proceso de investigación en el que los alumnos del Proyecto Anual de Montaje 2015/2016 de la Escuela Nave 73 han creado un espectáculo que, siendo coherente con el legado de la tradición, actualiza el teatro clásico de Calderón de la Barca para el público contemporáneo.

Por Luis Muñoz Díez

Dentro del IV ClasicOFF – Festival Experimental de Teatro Clásico de Nave 73, se ha representado los días 30 y 31 de julio Eco y Narciso de Calderón de la Barca en versión y dirección de Íñigo Rodríguez-Claro y Carlota Gaviño.

Eco y Narciso 1En Eco y Narciso, está la esencia de las maneras de nuestro tiempo, que vivimos sumergidos en el potente espejismo de la imagen. Somos Eco de otros como estimulo de repetición, y somos Narciso siempre, en nuestra necesidad de ser amados como Icono, aunque ese icono no sea reflejo de lo que somos.

Las redes nos abren la puerta a la simulación de lo que no somos, sin necesidad de serlo. Incitándonos al juego de variar y modificar nuestro aspecto para adaptarlo a nuestras necesidades narcisistas del momento, tomando y repitiendo los ecos que nos suenan bien.

Es una falacia, una impostura con la que vivimos conformes. Narciso cayó en un estado que le condujo a la locura como podría haberle conducido a la muerte, en la misma medida que a Eco a la incomunicación. Ahí está la gran diferencia, ellos vivían entregado sin codicia a lo que creía real, y nosotros por el contrario damos por bueno el autoengaño de la simulación.

Saliendo bien en la foto de instagram nuestra verdadera belleza interior o exterior no tiene ninguna importancia, es un parecer sin precisar ser, que aquieta nuestra necesidad de ser amados pero no la sacia. Celebramos la victoria de una ficticia apariencia, y volvemos a nuestra insufrible levedad de mediocridades y su run, run, como el asesino que conoce su condición, pero se siente a salvo porque nadie lo ha visto matar a su anciana madre.

Los trabajos de Carlota Gaviño e Íñigo Rodríguez-Claro, son siempre luminosos, tienen un sentido de la puesta en escena espectacular, y juegan con el movimiento de los actores de una manera que hipnotiza.  Afrontan Eco y Narciso con su habitual vitalidad, tienen en su particular caja de pandora los polvos mágicos para crear y transmitir vida desde el escenario, en este caso juegan con el espejo y el eco, por lo que todo es doble, dobles las pastoras, dobles sus galanes, dos filas de sillas, dos micrófonos, doble en su esencia pero singular en su representación.

Escribir sobre el trabajo de Carlota e Iñigo es una tarea difícil, porque su primorosa labor es para ser vista, de la misma manera que se puede gozar de la lectura de una obra bien escrita, pero el teatro se acaba de configurar cuando se celebra la representación y el espectador recibe el texto pasado por el tamiz de la iluminación, la escenografía la dirección y la interpretación de los actores. Y es este proceso, siempre mágico, es el que ellos manejan con una destreza que hace que todo fluya y parezca fácil, cuando es un complicado ejercicio de equilibrios inestables.

Quiero nombrar a los siete actores porque realizan un trabajo excelente, pero sería injusto destacar el trabajo de uno sobre el de otro, el reparto está formado por cinco actrices: Noelia Ballesteros, Pilar Enguídanos, Marta Hervás, Eva March, María Pizarro-Pérez y Mar Cánovas y dos actores que son un especial contrapunto Alex Marcos y Pepe Serrano.

Enhorabuena el montaje de Eco y Narciso es un soplo de aire fresco.

En la imagen Pilar Enguídanos Montoro, Pepe Serrano, Marta Hervás, Maria Pizarro, Eva March, Alex Marcos y Noelia Ballesteros en Eco y Narciso de Calderón de la Barca versión y dirección de Íñigo Rodríguez-Claro, Carlota Gaviño

En la imagen Pilar Enguídanos Montoro, Pepe Serrano, Marta Hervás, Maria Pizarro, Eva March, Alex Marcos y Noelia Ballesteros en Eco y Narciso de Calderón de la Barca versión y dirección de Íñigo Rodríguez-Claro y Carlota Gaviño

TITÚLO Eco y Narciso TEXTO Calderón de la Barca VERSIÓN Y DIRECCIÓN Íñigo Rodríguez-Claro, Carlota Gaviño AYUDANTE DE DIRECCIÓN Javier Rojo INTÉRPRETES Noelia Ballesteros, Pilar Enguídanos, Marta Hervás, Eva March, Alex Marcos, María Pizarro-Pérez, Mar Cánovas y Pepe Serrano MÚSICA Eva March y Noelia Ballesteros FOTOGRAFÍA, AUDIOVISUALES Y DISEÑO GRÁFICO La Dalia Negra UN PROYECTO DE Grumelot y Escuela Nave 73

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *