Demasiado tiempo

Demasiado tiempo

-¿Tú crees que en este Jardín Secreto hay ninfas, duendes y todo eso?

Dijo de forma inesperada desde el tronco donde estaba sentada. Yo, con los pies en el agua, dejé de mirar al firmamento abstraída, para mirarla a ella desconcertada. Por no inquietarla, le resté importancia volviendo a mirar el cielo.

-Claro que los hay, por todas partes –contesté-. Lo mismo que hay personas, ¿no es así?

Un tanto molesta, contestó:

-¿Por quién me tomas? De eso no hay duda. La humanidad es rotunda. Y siempre huele a peligro antes de que llegue.

Eso me tranquilizó. Ella, sin más, añadió:

– Bueno, por esta noche me retiro, estoy agotada.

Mientras la miraba ponerse en pie con dificultad, pensé que la eternidad era demasiado tiempo para cualquiera.

-Candelaria –le dije por último-, tu varita, que te la dejas entre las calas.

Autor

Miguelángel Flores
Nacido en Córdoba en el 67 y emigrado a Sabadell en el 68. Escribe microficción y teatro, de oído y sin mala intención. Tiene relatos publicados en recopilaciones y antologías del género, como Relatos en Cadena, de Alfaguara, o De Antologia. La logia del microrrelato, de Talentura. En teatro es autor, entre otras, de Anda Que No Te Quiero, La Vida Qué Bailo y coautor de Consuélame, Consuelo. En noviembre de 2014, Talentura publica su primer libro de microrrelatos titulado De Lo Que Quise Sin Querer.

3 comments

  • Avatar

    ¡Qué bueno, Miguelángel! Me has tenido despistada hasta el último momento, pensé que las que hablaban eran 2 niñas. Me ha gustado mucho ese diálogo entre hadas, lo de que la humanidad huele a peligro antes de que llegue me parece una frase buenísima. Ahora me has dejado pensado en la eternidad, que siempre me ha dado un poco de miedo jeje. Un beso.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *