Dany Boon y Diane Kruger, en Llévame a la luna, de Pascal Chaumeil

Dany Boon y Diane Kruger, en Llévame a la luna, de Pascal Chaumeil

En la familia de Isabelle los primeros matrimonios fracasan siempre, por lo que nuestra protagonista decide que ha de encontrar a toda costa a un idiota que se case con ella y se divorcie en un tiempo récord, y así poder casarse con su novio: cumplido ese precepto  familiar, será feliz para la eternidad con su marido, o eso piensa ella.

El pretexto de las comedias no tiene porqué tener ningún sentido, en eso se basa, en bordear el disparate para crear situaciones cómicas. Había oído decir que “era una comedia deliciosa”, “una sorpresa”,  en Francia ha arrasado la taquilla con más de 1.200.000 espectadores, y puedo asegurar que acudí a verla totalmente entregado.

Isabelle (Diane Kruger), nuestra protagonista, logra sin excesivo esfuerzo encontrar al tonto y se casa con él, y cuando cree que ya todo está hecho le da la patada para continuar con sus planes. Resulta que el tonto no es tan tonto y está casada con él, por lo que si arrendarse ni un pelo da el siguiente paso: conseguir que el tonto se quiera divorciar de ella, y para conseguirlo le somete a todo tipo de actos de mal gusto que pretenden ser situaciones cómicas -a base de ponerle en ridículo delante de sus amistades, darle bofetones, cambiarle el champú por crema depilatoria o para salir al paso en la consulta de dentista que comparte con su novio, aguijonearle la cara con dosis de anestesia hasta dejarle callado pero desfigurado, en una secuencia en que el actor Dany Boon y el director Pascal Chaumeil hacen un homenaje a Jerry Lewis.

llevame-a-la-luna-07[1]

Dany Boon, no escatima esfuerzo para enamorar a su torturadora esposa

Este humor de gags televisivo, basado en la exageración, es propio de comedias disparatadas para el consumo juvenil, pero de una comedia para adultos dirigida por Pascal Chaumeil (Los Seductores”, A Long Way Down”)  se espera algo más sutil para provocar la risa.

Diane Kruger hace estupendamente de sádica sin escrúpulos y Dany Boon compone un estupendo santo Job del que, claro, Isabelle acaba enamorándose porque a bueno y encantador no le gana nadie. Lo que no queda claro, exceptuando alguna vena masoca del protagonista, es que ve en ella para aguantar semejante suplicio.

Llévame a la luna, (2013), de Pascal Chaumeil, se estrenó en España el 19 de julio de 2013

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *