Citizenfour, de Laura Poitras

Citizenfour, de Laura Poitras

¿Y si el mundo fuera transparente? ¿O al menos translúcido? Y alguien, que no es el diablo cojuelo, puede verlo todo, saberlo todo. ¿Dios ha vuelto por sus fueros? Pero no, es sólo el Leviatán que viene para quedarse con nosotros.

Planteada como un jaque en toda regla al sistema, Citizenfour, de Laura Poitras es una película documental que nos hace sentir, vívidamente, su presión (la del sistema), permanente y sin oquedades.

Por un ratito, alrededor de dos horas, el ciudadano logra pedir, y obtener, cuentas de sus gobernantes, se reequilibra la balanza entre poderosos y gobernados. La empatía que se establece con los protagonistas del film nos vuelve, por un instante, poderosos.

Sabemos qué ocurre y cuando ocurre, esto es, aquí y ahora, durante el lapso de la proyección de la película, en esa habitación de hotel hongkonesa lugar de reunión de Snowden con los periodistas, que se convierte en el centro del mundo.

Citizenfour_article_story_large

Dos de los protagonistas.

Naturalmente, sabemos que nos van a arrebatar ese poder omnímodo en cuanto se enciendan las luces de la sala, pero la sensación no deja de ser por ello menos reconfortante.

Edward Snowden, el héroe de la función, el villano para el sistema, se explica como los ángeles, con lógica y coherencia cristalinas como si supiera de antemano el guión de su parlamento.

Glenn Greenwald, el periodista que levanta la liebre, en connivencia con Laura Poitras, no deja de ser un ser humano como nosotros, con sus debilidades y sentimientos en vilo y zarandeados por un mundo cruel a ratos.

La verdad es que la red mundial de los insumisos saca músculo por momentos y si nos dejamos llevar podemos llegar a creer que la victoria esté cantada. Sabemos que no es cierto, que habrá que luchar mucho y duro para lograr obtener unas briznas de satisfacción a modo de recompensa.

klawans_whataremoviesgoodfor_ba_img

Imagen del Leviatán.

Pero el mensaje irredento de la película lleva a hacernos sentir que podremos vencer o al menos aflojar los herrajes que nos oprimen y aprisionan. Esta es una gran fuerza, una de las que mueven el mundo, el optimismo, la voluntad de vencer tras lucha combativa.

¿Qué sabemos de nuevo tras el visionado de Citizenfour? En realidad nada, todo lo aquí expuesto ya ha sido aireado convenientemente por los medias mundiales, pero la película nos ofrece una visión entre bambalinas del poder de los oprimidos, de ese 1% de concienciados que logra mover al 98% de la población a levantarse contra el 1% de los opresores.

Y tal es su gloria, devolvernos una parte de la verdadera trama que movió infinitesimalmente al mundo que nos conmueve y nos mueve todos los días, a todas horas, aquí y ahora.

Citizenfour ha cosechado numerosos premios en su trayectoria, siendo uno de los de mayor fuste el Óscar de 2015 a la Mejor Película Documental.

Citizenfour, de Laura Poitras (2014), se estrenó en España el 27 de marzo de 2015.

Autor

José Zurriaga
Soy José Zurriaga. Nací y pasé mi infancia en Bilbao, el bachillerato y la Universidad en Barcelona y he pasado la mayor parte de mi vida laboral en Madrid. Esta triangulación de las Españas seguramente me define. Durante mucho tiempo me consideré ciudadano barcelonés, ahora cada vez me voy haciendo más madrileño aunque con resabios coquetos de aroma catalán. Siempre he trabajado a sueldo del Estado y por ello me considero incurso en las contradicciones que transitan entre lo público y lo privado. Esta sensación no deja de acompañarme en mi vida estrictamente privada, personal, siendo adepto a una curiosa forma de transparencia mental, en mis ensoñaciones más vívidas. Me han publicado poco y mal, lo que no deja de ofrecerme algún consuelo al pensar que he sufrido algo menos de lo que quizá me correspondiese, en una vida ideal, de las sempiternas soberbia y orgullo. Resido muy gustosamente en este continente-isla virtual que es Tarántula, que me acoge y me transporta de aquí para allá, en Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *