Chappie, una distopía infantiloide, divide al público en la 12ª Muestra Syfy

Chappie, una distopía infantiloide, divide al público en la 12ª Muestra Syfy

El director sudafricano Neill Blomkamp parece disfrutar creando distopías . En District 9, el largometraje que le dio a conocer mundialmente, el realizador ambientaba su trama en un barrio marginal de Johannesburgo donde residían los extraterrestres. Menos lograda que la anterior, Elysium imaginaba una sociedad venidera donde los pobres residen en un planeta Tierra degradado y los privilegiados se han marchado a La Luna, que se ha convertido en un particular paraíso.

Chappie, el tercer filme del realizador, prosigue en cierta medida con la obsesión del cineasta por dibujar porvenires casi apocalípticos. En esta ocasión, la película, que se ha estrenado en España dentro de la 12ª Muestra Syfy, nos traslada a un mundo donde los robots han sustituido a los policías de carne y hueso en las labores de salvaguarda de la ley y el orden.

Hugh Jackman es el malo de la película en Chappie

Hugh Jackman encarna al malo de la película en Chappie

En medio de esta sociedad casi marcial, una banda de peligrosos bandidos obligará al creador de estas máquinas a reprogramar una de ellas para que sirva a sus propios intereses. El joven genio aprovechará la ocasión para poner a prueba su última invención: una particular forma de inteligencia artificial que imita los métodos de aprendizaje de los humanos.

En un intento quizá por lograr una mayor audiencia, Blomkamp infantiliza en exceso su discurso y pierde gran parte del tono reflexivo de sus dos anteriores cintas. Es cierto que inserta tímidamente algunos elementos interesantes acerca de la vida humana considerada más allá de un cuerpo orgánico, aunque son meros apuntes dentro de un espectáculo donde prima la histeria, la acción adrenalítica y el sentimentalismo barato, especialmente evidente en el comportamiento del androide al que pone voz Sharlto Copley.

Yolandi Visser, la madre adoptiva de Chappie

Yolandi Visser, la madre adoptiva de Chappie

Tampoco ayuda demasiado el deficiente trabajo de todo el reparto. Especialmente insoportable es el histrionismo del dúo de hip hop sudafricano Ninja y Yolandi Visser, que encarnan a la extrema pareja de criminales que ejercen de padres adoptivos del robot. De la quema tampoco se salvan un melindroso Dev Patel, excesivamente blando como el creador de la criatura, y un paródico Hugh Jackman, que encarna a su competidor en la compañía donde trabaja, un hortera de look imposible y oscuras intenciones. Todo ello aliñado con batallas propias del peor Michael Bay, ese que confunde acción con barullo.

El resultado es un producto que puede ser disfrutado como desvergonzado placer culpable, pero que adolece de un guion imposible y supone el punto más bajo de la corta carrera de Blomkamp. Entre el público de la Muestra Syfy, donde la película se exhibió por primera vez en España, hubo división de opiniones: unos valoraron su mero carácter festivo, mientras que otros no dudaron en calificarlo como un gran bodrio.

Autor

Avatar
Julio Vallejo Herán creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Licenciado en Periodismo y Experto en Comunicación y Arte por la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado su labor como comunicador y crítico en medios como Televisión Española, Europa Press Televisión, Lainformacion.com, Cine para leer, Tendencias Magazine, AB Magazine, Coveritmedia, Pasionporelcine.es, Freek Magazine, Verano Complutense, Supernovapop.com, Macguffin, Muchoruido.com, Basecine.net, Muzikalia.com, Cine 5 Estrellas (www.cine5x.com), Avant Press, Cinema Ad Hoc y Notasdecine.es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *