Carta ardiente a Burt Reynolds de Alexia la Gwendolina

Carta ardiente a Burt Reynolds de Alexia la Gwendolina

 Apreciado Sr. Reynolds:

Déjeseme tutear al monstruo y llamarle Burt. No creo sea una gran licencia y a mi me permite mantener encendida la llamita de la pasión, poca o mucha, que pueda seguir anidando bajo mi piel, entre mis huesos.

Sabrás que has hecho arder la pantalla con tu mirada, tu apostura y tu ademán, tan propios de apareamientos con ubres lecheras como las de Dolly. Verdad o leyenda, esa relación te define, Burt. Te perseguirá a través de todas las salas oscuras y estancias a media luz donde se visionen imágenes que te contengan.

Fuiste uno de los primerísimos caballos del deseo que cabalgué en mi ebria adolescencia de sesudas, arduas y pingües masturbaciones que la traspasan de cabo a rabo. De piel a piel, pues siempre me hiciste sentir bien, muy bien, Burt.

Tu estructura facial y corporal cuadrangular, que tan bien llena la pantalla, me venía como un guante para cubrir mi impronta sexual básica. Al estilo de la impronta de los patitos de Konrad Lorenz, tú eres el hombre que descansa en lo más hondo de la simplicidad de mis sueños húmedos.

Fuiste en tus buenos tiempos una bomba sexual que cada cual detonaba con mayor o menor retardo. Verte en la pantalla y arder era todo uno. Entonces el deseo sexual sí que era deseo…Eros era jovencito y tú lo taladrabas en mi imaginación hasta dejarlo yerto, enervado y sin fuerza, a merced de mi fantasía.

Moreno de clara luna, anglosajón bien montado, jinete enfundado en su cabalgadura. Esos labios, esos ojos, esas cejas de tizne soberano, ese casquete piloso rotundo y único, esa sonrisa lobuna, ese bigote de potencia sexual que inyectaba en mis ingles la suavidad y la dureza de todos los prolegómenos que Scheherezade pudiera narrar durante mil y una noches antes de la entrega sexual al sultán.

Pachá un punto macarra al que siempre salvaba la sonrisa de dientes perfectos, de un blanco que prometía desgarros de tersas carnes adolescentes. Siempre fuiste para mi, Burt, lo que está a un tiempo más allá (de mi alcance) y más acá (de mi deseo erguido).

¿Que quedó de aquellas coyundas perfectas, multiplicadas por cien o por mil en el espejo de cada imagen mental, perdida en la Sodoma y Gomorra de un cine siempre ideal y, por un tris, al alcance de mi mano?

Queda un hombre de 78 años ya un poco consumidos, un espadachín un poco Scaramouche de sonrisa algo irónica pero nunca, nunca, sabia, porque Burt, no puedes ser más que una fuerza de la naturaleza o bien, por defecto, sus secuelas y efectos colaterales.

Y sobre todo, en lo que a mi concierne, queda, guardo, mejor dicho, el deseo del deseo, un deseo al cuadrado o más bien en regresión hacia la semilla primigénea, aquella que se lanzó al ruedo mundano en la primera, mítica, eyaculación.

Milord, su reino de este mundo por una mirada, o por una sonrisa, como prefiera, pero pronto, antes de que las nieves de antaño terminen de cubrir su frente o la mía, como mejor venga al caso.

P.S.:  A vuelta de correo te envío una selección de mis mejores cuentos y relatos, no para que los leas, eso como tú veas, sino para que me reenvíes un surtido de efluvios, mechones, ensortijados pélvicos o perfumes varios. Me es indiferente si recibo afeites un poco o mucho trasnochados y pasados de rosca. Es que mi amor no tiene edad, ni porvenir…

_59944322_br_cosmo624

Burt Reynolds en el polémico poster central de la revista Cosmopolitan, que sin duda vio baronesa Von Stoliden

Nota del Editor: Transcribo ut supra una de las cartas perdidas y vueltas a encontrar de la  travesti Alexia la Gwendolina. Tras su reciente retirada del mundo artístico, Alexia se ha dedicado con ardor incansable a la recopilación de viejos papeles y memoriales propiedad de su linajuda familia. Sirva esta edición parcial de sus memorias encontradas en el boudoir, de honra y prez de quien, como se ve, amó platónicamente a la quintaesencia del hombre viril, y, hasta cierto punto un pelín cromagnónico.

Autor

Alexia Gwendolina
Alexia la Gwendolina, famosa travesti fieramente transitada por el mundo, el demonio y la carne, entró en escena un 29 de febrero de algún año ido en el bataclán “La Ponderosa”, de la feliz villa de Essen (Germania citerior), cuando al Imperio Romano le quedaban restos de cordura prendidos de los cabellos de viejos vates que no desdeñaban un buen revolcón mental y, por qué no, emocional, en el afamado bataclán donde debutó la Gwendolina. Creció en ropavejez y hondura interpretativa (quejío) año a año, es decir, lustro a lustro, dando a luz personajes que el mundo recordará de sus giras por antros y locales de Sydney, Smolenko, Alepo, Anchorage o Tegucigalpa, por citar sólo algunos de relumbrón. (Sydney sí que relumbra más que el sol pero como está a la vuelta de la esquina no se atisba su fulgor desde este lado del globo). Buena fabuladora, Alexia relataba a menudo el encuentro que tuvo en Nuestra Señora de los Vapores de Barcelona con Burt Reynolds, o alguien que se le parecía mucho; decía que emergió de la sauna húmeda como un dios recién llegado al mundo o su sombra peluda, tanto da. Alexia, ya retirada de los escenarios, se dedica a revolver en su fondos de armario y entre papeles viejos para deleitarnos con su prosa esmerada a la espera de tiempos ¿mejores? Su sobrino, José Zurriaga, se encargará de preparar la edición de estos escritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *