Carlos Be dirige y adapta El cuarto jinete, de Gustavo Van Lee

Carlos Be dirige y adapta El cuarto jinete, de Gustavo Van Lee

En un futuro apocalíptico demasiado próximo, dos hombres se baten en duelo por sus principios. Jan opina que nada le ata a un mundo que ya no reconoce; Ludvík, que aún hay mucho por hacer, un futuro por el que apostar.

El cuarto jinete es un thriller futurista que enfrenta la humanidad contra sus propios límites hasta el punto de transgredirlos y mostrarnos qué sucede.

Gustavo Van Lee, con El cuarto jinete, nos presenta una pieza teatral futurista, lo que de entrada es una novedad para la cartelera. Nadie es optimista con el futuro y siempre que se intenta rasgar su velo, es para ofrecer una imagen apocalíptica. No se puede acusar a los escritores de pesimismo,  porque los humanos como género, siempre tendemos a la nostalgia de cualquier tiempo pasado, en un desconcierto que muchas veces se confunde la bonanza de algún tiempo pasado, con la simple salud o la juventud.

La estampa que nos pinta Van Lee, excepto en alguna pincelada de idealización, como puedan ser los simuladores de placer y ocio, no dista nada de la escabrosa realidad en que vivimos, y cuando Ludvík, enumera los argumentos para ejecutar el afán  que se propone, sus razones existen ya.

Somos testigos de un poder globalizado, que tuvo su embrión en el siglo pasado y crece con vigor en este. Un poder que va más allá de los países de referencia, un poderío económico sin bandera ni himnos, con un posible cerebro en el acomodo norte, y residencia en el siempre vulnerable y maleable sur.

El texto, está bien armado  y se mantiene en alto durante toda la representación, un texto que expone una lucha entre los dos protagonistas, casi simbólica porque Ludvík, tiene todos los ases en la manga, y lo único que hace mas libre a Jan, es precisamente que es consciente de que lo único que le pueden quitar ya, es la vida.

Una vida sentenciada por una enfermedad incurable, que en su provisionalidad se le antoja mas preciosa que nunca, poco o nada creo que he de contar de la historia, para que el espectador acuda a la sala con una mirada mas párvula, con el fin de que sea la función quien le sorprenda.

De la dirección y la adapatación se ha hecho cargo Carlos Be, al estar cimentado todo el peso de la representación en el texto de Van Lee, y en la interpretación de Jose Ygarza y Manuel Moya, los dos actores que no abandonan en ningún momento el escenario. Se puede afirma que Carlos Be ha realizado un trabajo sin fisura, porque la función tiene fuerza.

En la presentación de la obra, y ayudado quizá por el vigoroso físico de los dos actores, se podría pensar que va a discurrir por un derrotero homo erótico,  pero eso solo está en el esbozo, y a pesar de contener una escena muy del hacer de Be, con una figuración de sexo duro y lluvia dorada como humillación. La obra se encauza en lo que es, en una historia de ciencia ficción, con los mejores deseos para que nazcan nuevas generaciones, y encuentren un planeta mas habitable, o si no ha de ser así, en un pensamiento de pura raíz anarquista, mejor la apocalipsis.

El trabajo de Jose Ygarza y Manuel Moya es compacto y excelente, lo que desvela la buena labor de Carlos Be.  Un descubrimiento el de Gustavo Van Lee, como autor, al que seguiré con atención a partir de ahora.

12400979_1693096797597604_8491393266360238610_n

En la imagen los actores Jose Ygarza, Manuel Moya. Foto Álvaro Villarrubia

Titulo El cuarto jinete  / Autor: Gustavo Van Lee / Adaptador y director: Carlos Be / Elenco: Jose Ygarza y Manuel Moya / Productora: SerieTeatro – Eduardo de los Santos / / Director de vestuario: Antonio Velasco / Director de arte: Manuel Albarrán / Fotografía: Álvaro Villarrubia

Se estrenó el 3 de abril de 2015, en el  Teatro Alfil  de Madrid. En cartel  del 3 abril al 29 mayo de 2016 a los domingos a las 18.00.horas

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *