Borgman, de Alex van Warmerdam. Pura conjugación de géneros

Borgman, de Alex van Warmerdam. Pura conjugación de géneros

untitledLos cadáveres florecientes en el lecho lacustre cual plantas submarinas son, entre otros, uno de los puntos a tener en cuenta para comprender que estamos ante una de las más bellas estampas de la infamia. Puede resultar complicado hablar de una obra tan rebosante de belleza en cada uno de sus fotogramas como ésta, pues lo más sencillo sería dejar a un lado todo tipo de análisis ya que, le pese a quien le pese, estamos ante una absoluta genialidad, se mire por donde se mire. Con siete títulos a sus espaldas, el neerlandés Alex van Warmerdam se ha convertido (para un servidor) en un realizador a descubrir gracias a Borgman, su octavo film, una fábula sobre el eterno conflicto entre el bien y el mal, contada a modo de surrealista pesadilla y que resultó la ganadora del premio a la Mejor Película Fantástica en Competición en Sitges 2013.

Como en todo cuento que se precie contamos con una serie de enigmáticos personajes (esta vez, y metáforas aparte, salidos de debajo de la tierra), con una casa de diseño en mitad de la nada que cumple a la perfección como cabaña perdida del bosque y, cómo no, con un extraño protagonista cuyas intenciones parecen estar más cercanas a las del lado oscuro que a las del bando de los benévolos. De forma exquisita vamos a ser testigo directo de la desestabilización de la rutina diaria de Marina (Hadewych Minis), una madre de familia que empezará a sentir una extraña atracción por un desconocido, Camiel Borgman (Jan Bijvoet), quien poco a poco irá envolviendo el ambiente en un halo de pesadilla que se irá tornando más lóbrego por momentos.

Borgman

Borgman, es un thriller sobrenatural, de Alex van Warmerdam

Jugando al despiste y a la conjugación de géneros, Borgman es un thriller sobrenatural, es surrealista cine de autor y es también un drama sobre la desestructuración de la familia vista desde el interior, fomentada por lo extraño e inquietante del recién llegado que da título a una película marcada por ciertos grados de sátira y sadismo. Una deliciosa parábola sobre el triunfo del mal para el deleite de cualquier amante del buen cine, porque películas como ésta son las que nadie debería perderse. Fascinante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *