Birdman, de Alejandro González Iñárritu

Birdman, de Alejandro González Iñárritu

ignorancia_ (Del lat. ignorantĭa). f. Falta de ciencia, de letras y noticias, general o particular.

virtud_ (Del lat. virtus, -ūtis). 1. f. Actividad o fuerza de las cosas para producir o causar sus efectos. 2. f. Eficacia de una cosa para conservar o restablecer la salud corporal. 3. f. Fuerza, vigor o valor. 4. f. Poder o potestad de obrar.

Birdman_ (Voz ingl.). m. Hombre pájaro.

De Hollywood a Broadway. Del olvido al resurgir de entre las cenizas cual ave fénix. Del todo a la nada. De la nada al todo. Todo ello contado en un (falso) plano secuencia que convalida a Iñárritu como prodigio del cine contemporáneo. Para su quinto film, el mexicano vuelve a contar con Nicolás Giacobone y Armando Bo como guionistas (también lo fueron en Biutiful, su anterior proyecto), quienes junto a Alexander Dinelaris y el propio director, componen a ocho manos una de las mejores películas que nos ha dado el séptimo arte de los últimos años.

imagen a 1

“Birdman” o la inesperada virtud de la ignorancia, dirigida por Alejandro González Iñárritu

Michael Keaton es Riggan Thomson, actor que ha conocido tiempos de éxito mejores y que parece condenado al olvido. Antaño triunfó en Hollywood con la trilogía de Birdman, ahora caída en el ostracismo por culpa de la nueva fiebre superheroica en el cine. Su regreso al mundo del espectáculo será por la puerta grande: estrenará en Broadway una adaptación teatral de Raymond Carver, De qué hablamos cuando hablamos de amor. Entre bambalinas, en las tablas y en las inmediaciones del teatro vamos a ser testigos de los momentos previos al estreno.

Iñárritu otorga solemnidad y grandilocuencia a una comedia ácida entorno al show business. De un humor que llega a tomar las tonalidades más negruzcas de la carta de colores, Birdman idea también un ambicioso ejercicio de metacine, o de metateatro cinematografiado. Arte, sea como fuere, sin poder ser éste tachado de pretencioso, porque el arte nunca debe serlo. Ya sea por la maravillosa ejecución del citado plano secuencia o por la sabia elección de actores (gracias a Birdman, quien esto escribe ha podido ver en Emma Stone las dotes interpretativas que hasta ahora creía inexistentes), como debe pasar en el Circuito de Broadway, todo brilla con luz propia.

birdman_clip_pulls_051514-LUT.00070587.tif

“Birdman” o la inesperada virtud de la ignorancia, dirigida por Alejandro González Iñárritu

Keaton se exorciza ante la cámara, se rasga las vestiduras y abre en canal para dar lo mejor de sí mismo, como si de un reality show se tratara, y lo hace a través de Riggan, el hombre cansado de ser una celebrity que quiere volver a ser un actor de prestigio, tal y como lo es el arrogante Mike Shiner, figura representada por un Edward Norton cuyo papel le viene como anillo al dedo.

Sobrante de satirismo y acidez, estamos ante una de las películas de visión obligada de este año. Una obra maestra, algo que Tabitha Dickinson (Lindsay Duncan) podría corroborar, pues su personaje, el que personifica una parte tan importante (y actualmente denostada) del sector como lo es la de la crítica, se convierte en parte de un engranaje que es vital para que Birdman vuelva a abrir sus alas para volar muy alto. Gloriosa.

¡Viva Iñárritu!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *